La CPI emite una «orden de arresto» contra Putin

HEMOS SIDO CENSURADOS, ASÍ QUE POR FAVOR COMPARTE ESTE ARTÍCULO: únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.

Rusia es uno de los muchos países que no reconocen la institución con sede en La Haya.

La Sala de Cuestiones Preliminares de la Corte Penal Internacional (CPI) emitió órdenes de arresto el viernes contra el presidente ruso Vladimir Putin y Maria Lvova-Belova, la comisionada presidencial para los derechos del niño.

El tribunal con sede en La Haya no es reconocido por Moscú, y la medida no tiene validez legal en Rusia. Estados Unidos tampoco reconoce al organismo, que ha sido acusado de ser eurocéntrico y sesgado hacia Occidente.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia desestimó inmediatamente el anuncio. «Las decisiones de la Corte Penal Internacional no importan a nuestro país, incluso desde un punto de vista legal», escribió la portavoz Maria Zakharova en Telegram.

  • «Consideramos que la premisa misma es indignante e inaceptable». Dijo el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov. «Rusia, como muchos otros estados, no reconoce la jurisdicción de este tribunal. En consecuencia, cualquiera de sus pronunciamientos es nulo y sin efecto para la Federación de Rusia desde el punto de vista legal».

El senador Andrey Klishas, un alto miembro del partido gobernante Rusia Unida, calificó el anuncio de «absurdo», diciendo que la CPI se está poniendo en el camino de la autodestrucción.

La CPI alegó que Putin y Lvova-Belova participaron en la «deportación ilegal de población (niños) y la de transferencia ilegal de población (niños) de áreas ocupadas de Ucrania a la Federación Rusa».

Miles de residentes de Donetsk, Lugansk, Zaporozhye y Kherson, cuatro regiones que votaron abrumadoramente para unirse a Rusia en septiembre pasado, han sido evacuados al interior de Rusia debido al bombardeo deliberado de civiles por parte de las fuerzas ucranianas, a menudo utilizando armas suministradas por la OTAN.

El tribunal afirma que Putin y Lvova-Belova tienen responsabilidad individual y de mando por el presunto crimen en virtud de varios artículos de su tratado establecido, el Estatuto de Roma. Sin embargo, como señaló Zakharova, Rusia nunca ratificó el estatuto y no está bajo la jurisdicción de la CPI.

Tampoco lo es Estados Unidos, que ha defendido las afirmaciones de Ucrania de «crímenes de guerra» rusos. El Congreso de Estados Unidos adoptó una ley en 2002 que prohíbe a cualquier estadounidense cooperar con la CPI, o la extradición de ciudadanos estadounidenses para ser juzgados allí. La Ley de Protección de los Miembros del Servicio Estadounidense (también conocida como Ley de Invasión de La Haya), también autorizó «todos los medios necesarios y apropiados» para liberar a cualquier estadounidense detenido, o sus aliados, de La Haya.

La CPI se inspiró en el tribunal ad hoc para crímenes de guerra en la ex Yugoslavia (TPIY), que dependía de los países de la OTAN para financiar sus investigaciones y juicios, y hacer cumplir sus órdenes y veredictos.

Fuente RT

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *