Breaking News

Acorralado, el PCCh pide investigar el origen del virus en un laboratorio militar de EE. UU

Ante la creciente presión internacional sobre el gobierno chino por la posibilidad de que el virus que causó la pandemia se haya escapado de un laboratorio en Wuhan, y que como consecuencia sea demandado por millones de dólares en daños, el PCCh pidió que se investigara el origen del coronavirus en una base militar estadounidense.

Estados Unidos “debería iniciar inmediatamente una investigación sobre los orígenes de los virus en sí mismo” y darles acceso a científicos a sus laboratorios militares, afirmó el jueves el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Zhao Lijian.

Lijian apuntó específicamente al laboratorio biológico del ejército estadounidense en Fort Detrick, Maryland.

“¿Cuántos secretos se esconden en el laboratorio estadounidense de Fort Detrick y en otros biolaboratorios en el extranjero del resto del mundo? ¿Cuál es la verdad de los brotes de enfermedades respiratorias en el norte de Virginia en julio de 2019 y el brote de lesión pulmonar asociada al e-cigarrillo, o vaping, en Wisconsin? Estados Unidos le debe una explicación al mundo”, acusó el funcionario comunista.

En 2019 se reportaron varios casos de una enfermedad pulmonar en Maryland que el vocero del PCCh acusa al gobierno americano de encubrir, aunque finalmente diagnosticaron como lesiones pulmonares causadas por los cigarrillos electrónicos.

Lo más irónico de las acusaciones del gobierno chino es que las investigaciones posteriores descubrieron que las lesiones pulmonares fueron causadas por sustancias ilícitas de origen chino que se vendían para los cigarrillos electrónicos.

De todos modos no hubo epidemia en Maryland, tampoco las lesiones pulmonares se contagian, por lo que los dichos del Lijian ridiculizan al funcionario y su torpe intento de evadir la responsabilidad, mínimamente de haber mentido sobre el origen del coronavirus.

Wisconsin ni siquiera tuvo casos de lesiones pulmonares por lo que queda aún menos claro dónde quiere apuntar el vocero del régimen comunista chino.

El constante cambio de narrativa del PCCh y sus campañas de propaganda, no lograron enterrar la teoría de la fuga

Las primeras noticias del brote del virus PCCh en Wuhan, tomaron por sorpresa a todo el mundo. Inicialmente el gobierno chino con la fuerza de sus medios estatales y voceros de su propaganda, le dieron vida a la teoría de que un mercado de mariscos en Wuhan habría sido el foco de contagio del COVID, donde apareció una persona murió infectada a los pocos días.

Internet se llenó de videos de chinos comiendo murciélagos casi vivos en sopa o directamente como si fuera sushi. Las escenas convencieron al mundo que los ‘sucios chinos’ y sus prácticas insalubres, eran culpables de que un virus tan mortal hubiera logrado infectar a las personas.

Sin embargo, inteligencia estadounidense apuntaba al Instituto de Infectología de Wuhan (WVI) que quedaba a unos metros del mercado de mariscos, como el posible foco del virus, ya que científicos allí venían experimentando con los peligrosos coronavirus que se encuentran principalmente en murciélagos.

Sumado a eso, los murciélagos no pueden pasar el virus directamente a los humanos, mínimamente tendría que haber una evolución o un intermediario para que este pueda infectar las células del hombre.

Videos de la científica principal del WIV dando charlas sobre la posibilidad de modificar las puntas proteicas de los coronavirus para que puedan infectar a los humanos surgieron en Internet y la teoría cobró fuerzas.

El WVI es una entidad que trabaja bajo el patrocinio del gobierno chino y de hecho, como se supo a medida que la información surgía, este laboratorio hasta recibió fondos millonarios del gobierno de Estados Unidos, específicamente de la oficina a cargo del Dr. Fauci en los Institutos Nacionales de Salud (NHI).

Desde el inicio, el PCCh intentó matar esta hipótesis acusando a la Administración Trump de haber llevado el virus durante unos juegos militares que ocurrieron durante el invierno en China.

Luego, en una operación orquestada por el PCCh, la OMS envió un grupo de científicos para ‘investigar independiente’ la teoría, pero ninguno de ellos pudo acceder a los datos, pruebas ni lugares por lo que esa investigación fue descartada y la teoría continuó en pie.

Ahora cuando todos los ojos del mundo están sobre el WIV, el PCCh una vez más crea una nueva versión de los hechos para desviar la atención, pero ¿por qué?

Demandas millonarias pondrían al PCCh en el banquillo de los acusados

Según un análisis de Breitbart, si se llegara a confirmar que el virus se escapó del laboratorio con la complicidad del PCCh, los estadounidenses podrían demandar al gobierno chino bajo una excepción de la Ley de Inmunidad de los Extranjeros (FSIA).

La excepción de FSIA explica que los estadounidenses podrían demandar a China en los “casos en los que se solicita una indemnización por daños y perjuicios contra un Estado extranjero por lesiones personales o muerte, o por daños o pérdida de bienes, ocurridos en los Estados Unidos y causados por la acción u omisión torticera de ese Estado extranjero o de cualquier funcionario o empleado de ese Estado extranjero mientras actúa en el ámbito de su cargo o empleo”.

Luego del ataque a las torres gemelas, el gobierno de Estados Unidos permitió a los damnificados demandar al gobierno de Arabia Saudita bajo esta excepción dentro de la Ley de Inmunidad de los Extranjeros, por lo que existe el precedente y esto podría ser exponencialmente más grande.

Muchos países alrededor del mundo podrían seguir el ejemplo de Estados Unidos y unirse a las demandas, algo catastrófico para el régimen comunista chino que teniendo en cuenta los crímenes de lesa humanidad que ha cometido en sus más de 70 años al poder en China, es hora de que se siente en el banquillo de acusado y responda por sus crímenes.

 Fuente Alvaro Colombres Garmendia– BLes.com

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *