Breaking News

Alarmante: 6.113 muertos incluidos 576 abortos provocados por la vacuna del Virus PCCh, según datos del CDC

Los CDC informan ahora que 6.113 personas han muerto debido a las inyecciones de COVID-19, incluyendo 576 abortos con su más reciente publicación de datos hoy en el Sistema de Notificación de Eventos Adversos a las Vacunas (VAERS), una base de datos financiada por el Gobierno de los Estados Unidos que rastrea las lesiones y muertes relacionadas con las vacunas, informó el Health Impact News.

Según el VAERS de los CDC, se han notificado más muertes tras las inyecciones de COVID-19 desde diciembre de 2020 que el total de muertes notificadas tras las inmunizaciones en los 30 años anteriores, desde el 1 de enero de 1991 hasta el 30 de noviembre de 2020.

Además de las 6.113 muertes, se han notificado 5.172 discapacidades permanentes, 6.435 casos de riesgo vital y 51.558 visitas a urgencias.

También se descubrió que 576 casos de muertes de bebés no nacidos se produjeron después de que la madre recibiera la vacuna.

Los CDC siguen sugiriendo que las mujeres embarazadas reciban la vacuna, a pesar de que muchos médicos y científicos están ahora advirtiendo contra ella, refiriéndose a la vacuna como un “arma biológica”.

El Dr. Peter McCullough afirmó que COVID es un arma biológica y que las vacunas son la “fase dos” de esa arma biológica.

Señaló: “Tanto el virus respiratorio como la vacuna suministran al cuerpo humano la proteína spike, el objetivo de ganancia de función de esta investigación de bioterrorismo”.

En un seminario web celebrado el 11 de junio con el abogado alemán Reiner Fuellmich y varios otros médicos, McCullough declaró que en realidad se trataba de mantener a la población en el miedo y el aislamiento y de prepararla para recibir la vacuna, lo que parecía ser la segunda fase de una campaña de bioterrorismo.

El Dr. Peter McCullough es profesor de medicina en la Universidad de Baylor y vicedirector de medicina interna. También da clases en la Universidad A&M de Texas.

Con más de 600 citas en la Biblioteca Nacional de Medicina, es el clínico más mencionado en el tratamiento del COVID-19.

Ha testificado ante el Senado del Estado de Texas sobre el tratamiento del COVID-19 como epidemiólogo, cardiólogo e internista.

Según McCullough, el virus COVID-19 se dirigía principalmente a los mayores de 50 años que tenían varios problemas médicos. En el caso de los niños, prácticamente no supone ningún riesgo.

Afirma que un tratamiento multimedicamentoso suministrado en las fases iniciales y medias de la enfermedad podría haber evitado el 85% de las 600.000 muertes en Estados Unidos.

En cambio, se aconsejó a los pacientes que se quedaran en casa y no volvieran al hospital a menos que sus síntomas empeoraran, como dificultades respiratorias importantes. Para muchos, era demasiado tarde. Se les conectó a respiradores y acabaron muriendo.

Fuente: Kathy Vittetoe – TheBL

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *