Breaking News

Aprendizajes para el futuro de la manufactura remota

En el escenario actual, la dependencia a la tecnología se ha multiplicado en México.

En el escenario actual, la dependencia a la tecnología se ha multiplicado en México. Debemos centrarnos en soluciones remotas que ayuden a las industrias a operar de manera segura y eficiente. Aquí es donde la tecnología juega un papel clave debido a que le brindará a cada país y, en particular a cada empresa, una ventaja competitiva.

La manufactura es un sector estratégico para México, en el que se apalanca en gran medida la recuperación económica, por lo que las empresas deben apostar por fortalecerla con tecnologías que lo pongan a la vanguardia.

Solo para darnos una idea, la OCDE pronostica que en 2021 el PIB de México será 4.5% impulsado por las exportaciones, especialmente de las empresas manufactureras integradas en cadenas de valor regionales y globales.[1]

Los avances tecnológicos como la inteligencia artificial (IA), el aprendizaje automático o machine learning (ML), el Internet de las cosas industrial (IIoT) y por supuesto, la automatización, han fomentado operaciones fluidas y una mayor productividad en la industria manufacturera.

La importancia de estas tecnologías radica en que son la base de la revolución industrial de nuestra época. Como muestra, cifras de Statista estiman que la industria de la automatización generará alrededor de 214 mil millones de dólares en el mundo durante 2021, mientras que el software industrial por sí solo tiene un valor de 43 mil millones actualmente.[2]

Si bien el concepto de operaciones remotas no es nuevo, las condiciones actuales aceleran su adopción cada día más. La demanda de acceso y trabajo remotos seguirá creciendo a medida que las industrias adopten y hagan cumplir las normas de distanciamiento social para promover los procesos relacionados con la seguridad de los empleados.

La automatización es un aspecto clave en la aplicación inteligente de tecnología, lo cual resulta en que las empresas tienen perspectivas optimistas para los próximos cinco años sobre estas soluciones y de acuerdo con un estudio de Honeywell, más de la mitad de las empresas planean incrementar sus inversiones en tecnología de automatización, con el objetivo de sobrevivir las cambiantes condiciones del mercado. Los sectores que más prevén invertir en automatización son: eCommerce (66%), Alimentos y bebidas (59%) y Logística (55%)[3].

Por otra parte, las empresas que optan por incorporar IA y ML en sus soluciones obtienen mayor claridad en cuanto el rendimiento de activos, la gestión y control avanzado de procesos, además de una vista integral de las operaciones industriales y ayudar a identificar el tiempo de inactividad incluso antes de que suceda.

El desafío es la seguridad

El trabajo remoto habilitado por tecnología debe usarse de manera efectiva y productiva para gestionar las operaciones industriales digitalmente con la ayuda de datos. Sin embargo, estos avances tecnológicos a menudo ponen en riesgo la seguridad de las industrias conectadas. Por lo tanto, a medida que avanzan los sistemas de control y automatización industrial, las industrias también deben examinar los estándares actualizados para fortalecer su configuración de ciberseguridad.

Un ejemplo de ello es el reciente ciberataque a la mayor red de oleoductos de Estados Unidos en el cual un grupo de hackers se robaron más de 100 GB de información lo que ocasionó un paro temporal de las actividades de la refinería que transporta más de 2,5 millones de barriles por día, 45% del suministro de diésel, gasolina y combustible que consumen los aviones de la costa este.

Las soluciones de ciberseguridad junto con otras tecnologías industriales aumentan la visibilidad de las vulnerabilidades y amenazas. Esto permite una acción proactiva para mitigar los riesgos y mejorar la eficiencia de la gestión de la ciberseguridad. Además, existen tecnologías que ofrecen evaluación en tiempo real y actualizada al minuto de los riesgos de seguridad operacional, a diferencia de los informes manuales tradicionales, relativamente poco frecuentes.

El software es nuestra mano derecha

Cuando hablamos de operaciones remotas, podemos hablar de productividad a partir del uso de software que mide las tasas de producción, además de darle retroalimentación a los colaboradores sobre cómo pueden mejorar su productividad. La tecnología está a la disposición de la eficiencia empresarial.

También, podemos considerar que una de las aportaciones de la automatización es el aumento de la productividad de los colaboradores porque facilita la realización de sus actividades y permite evitar el enfoque en acciones repetitivas y más en tomas de decisión.

Los robots, los sistemas y el software automatizados se están convirtiendo en la “mano derecha” de los empleados para mejorar la productividad, la seguridad y la eficiencia en las operaciones.

El mundo está cambiando constantemente y será diferente al que estamos acostumbrados. Las industrias deben invertir en las tecnologías adecuadas en el momento adecuado para adaptarse a las necesidades cambiantes. Es fundamental desbloquear nuevas oportunidades para hacer que el futuro sea más seguro, inteligente y sostenible para la industria.

El futuro de la manufactura será cada día más digitalizado y remoto.   


[1] https://www.oecd.org/perspectivas-economicas/

[2] https://www.statista.com/statistics/257170/global-automation-market-revenue-by-end-market/

[3] Intelligrated Automation Investment 2020 elaborado por Honeywell.

Contacto:

José Fernandes, Vice- Presidente de Honeywell Performance Materials & Technologies, Latinoamérica*

Fuente Forbes

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *