Breaking News

Argentina: Autopsia reveló que la vacuna AstraZeneca causó la muerte de una persona

Por primera vez se realizó la autopsia de una persona que murió a causa de los efectos causados por la aplicación de la polémica vacuna contra el virus de PCCh (Partido Comunista de China) en la Argentina, cuyos resultados fueron certificados oficialmente.

El fallecimiento de la persona ocurrió el 22 de abril a las seis horas de haber recibido la dosis de la vacuna Astrazeneca, por lo que ante estos preocupantes indicios su hijo presentó una demanda legal, según relató el abogado Miguel Lanolfi en un video el 21 de mayo. 

“Por suerte [la demanda] cayó en las manos de un fiscal [quien]hizo lo que tenía que hacer y solicitó las medidas adecuadas para el caso”, declaró Lanolfi refiriéndose a la realización de la autopsia del cadáver. 

Y agregó: “La realizó el director de la morgue y logró determinar con firma y sello que la persona esta que falleció, fue directamente por la consecuencia de la inoculación del tratamiento génico este que conocemos [la vacuna]”.

Más impactante aún resulta que a la víctima del tratamiento contra el virus del PCCh le habían realizado la también polémica prueba PCR molecular, y el resultado fue negativo, lo que señaló que no estaba infectado por el virus.

A continuación, los resultados obtenidos de la autopsia se informaron a las autoridades judiciales correspondientes y al Ministerio de Salud de Argentina, por lo que es de esperar que se efectúen las investigaciones correspondientes. 

Esta pasa a ser otra de las decenas de miles de muertes causadas por la campaña mundial del tratamiento experimental que se cataloga como vacuna, cuando todavía no está terminada, y por supuesto tampoco ha sido aprobada.  

Normalmente, al desarrollar una vacuna si se informan 50 muertes al Sistema de notificación de efectos adversos de las vacunas (VAERS, por la sigla en inglés) se retira de inmediato el medicamento del mercado. 

Lo preocupante es que ya se han notificado miles de muertos, y sin embargo se siguen impulsando los programas de vacunación masiva.

Para el reconocido médico cardiólogo estadounidense, Peter McCullough, ese manejo irregular de los tratamientos contra una enfermedad que tiene un índice de fallecimiento de sus víctimas cercano al 0, 2% es solo la punta del iceberg.

“No estoy recomendando a las mujeres embarazadas que se vacunen”, afirmó McCullough en el programa ‘Tucker Carlson Today’, agregando que estaba “profundamente preocupado” porque “algo se ha descarrilado en el mundo” con el tratamiento del virus PCCh de acuerdo con Fox News del 7 de mayo. 

Entre los motivos de su preocupación McCullough destaca que tras más de un año de pandemia, los médicos todavía no tienen un protocolo oficial de tratamiento para esa enfermedad. 

Adicionalmente, la ciencia, la literatura médica y la respuesta irregular al virus han mantenido a las poblaciones “en el miedo, en el aislamiento y la desesperación”.

Asimismo, hizo notar ciertas irregularidades cometidas por la FDA y las grandes compañías farmacéuticas en los procedimientos para el desarrollo de las vacunas, siendo una de ellas la exclusión de los ensayos clínicos de grandes grupos de población. 

Así, excluyeron a las personas que se habían recuperado de la infección del virus PCCh, a quienes tenían anticuerpos, a las mujeres embarazadas y a las mujeres en edad fértil que no podían asegurar la anticoncepción, pero al parecer ahora pretenden vincularlas al interminable experimento. 

Fuente José Hermosa – BLes.com

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *