Breaking News

Argentina: Los libertarios impulsan la caída de los socialistas en el Senado por primera vez en 40 años

La coalición socialista peronista de Argentina recibió una paliza en las urnas el domingo, perdiendo el Senado por primera vez desde 1983 y sufriendo importantes derrotas en Buenos Aires, la capital y ciudad más grande.

Los votantes rechazaron rotundamente la coalición formalmente conocida como Frente para Todos ( Frente de Todos ) después de dos años desastrosos para el presidente Alberto Fernández, definidos por la indignación nacional por el protocolo de cuarentena del coronavirus chino, el enmascaramiento forzado y la devastación económica. 

El régimen de Fernández soportó meses de protesta  en respuesta a los bloqueos por coronavirus, el aumento de impuestos y un escándalo en el que los informes revelaron que los socialistas habían acumulado y usado vacunas contra el coronavirus entre ellos antes de compartirlas con el público. 

Entre otros escándalos relacionados con el coronavirus estaban un legislador peronista acariciando a una mujer que no era su esposa durante una sesión de Zoom del Congreso; un senador peronista declarando, «Tiene derechos, pero no durante una pandemia»; y violencia de la mafia durante el funeral de la infiel leyenda del fútbol argentino y ferviente comunista Diego Armando Maradona.

Para complicar la situación de los socialistas, ha surgido un movimiento a favor de la libertad liderado por el economista libertario Javier Milei, quien comenzó su carrera como un carismático personaje televisivo y desde entonces ha construido una coalición política conocida como Liberty Advances ( La Libertad Avanza ). 

Los informes locales colocan la mayor parte de la energía del domingo en la sede de Liberty Advances, señalando un gran número de seguidores jóvenes y una atmósfera descrita como similar a un concierto de rock.

El Frente para Todos es la última versión del “peronismo”, que lleva el nombre del difunto dictador Juan Perón. Dada la notoria negativa de su fundador a alinearse con cualquier ideología, el «peronismo» durante gran parte de su existencia ha atraído tanto a socialistas como a fascistas y se ha identificado públicamente solo como vagamente «populista». 

Ahora encabezado por socialistas de extrema izquierda y redefinido a la imagen de los ex presidentes Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner, el Frente para Todos es un partido abiertamente socialista y elitista. Fernández de Kirchner se desempeña actualmente como vicepresidenta a pesar de un largo historial de acusaciones de corrupción y evidencia de que usó la presidencia para proteger a terroristas iraníes.

Las pérdidas del Frente para Todos beneficiaron más directamente a la coalición de centro-derecha del ex presidente Mauricio Macri, Juntos por el Cambio ( Juntos por el Cambio ). Juntos por un cambio es ahora el bloque más grande en el Senado y logró avances significativos en la cámara baja del Congreso. Los observadores señalaron que esto no significaba necesariamente que el establecimiento de centro derecha hubiera regresado a la buena voluntad del público.

“Si miras ayer, la oposición ganó. Si miras el proceso de los últimos dos años, nadie ganó ”, remarcó el columnista Carlos Pagni de  La Nación . Pagni describió la elección como «un desafío a la clase política y, en algunos momentos, a la política misma».

Las victorias locales de Liberty Advances, que se convirtió en el tercer partido más poderoso de la región de Buenos Aires a pesar de no tener apoyo del establishment y ser una creación de un experto en televisión, destacan esto. Se cree que ese experto, Milei, se dirigirá al Congreso, aunque no se han contado todos los votos al cierre de esta edición. Milei describe regularmente a los políticos de carrera como una «casta alta» que desea destruir y expresa visceralmente un disgusto por el socialismo y el estado en general.

Durante las declaraciones del domingo por la noche, Milei, el líder del partido, afirmó que no permitiría que su partido participara en ninguna coalición con los partidos del establishment.

“Le estamos diciendo al tirano Alberto Fernández que no nos sentaremos a negociar”, dijo , entre los cánticos de “libertad” de la audiencia.

“Nos decían que los liberales [libertarios] éramos lindos pero no conseguíamos votos y que no íbamos a derrotar a la izquierda”, declaró Milei, según el diario argentino  Clarín .

Milei también anunció que se postularía para presidente en 2023.

Clarín describió la sede de la coalición Milei como “eufórica” y excéntrica, poblada por una variedad de votantes jóvenes a favor de la libertad claramente inspirados en el conservadurismo estadounidense.

“[Algunos] llevaban el sombrero ‘Make America Great Again’ que popularizó el ex presidente Donald Trump y también había algunos personajes”  , detalló Clarín , “como un joven con una diadema, una túnica y una clave de sol gigante que tocaba como una guitarra eléctrica «. Otros presentes incluyeron celebridades de Internet conocidas como «la Barbie humana» y el «Elfo humano». Los vendedores ofrecieron a los juerguistas mercancía con la marca de la imagen de Trump, así como la de Milei y el presidente brasileño Jair Bolsonaro. Algunos ofrecieron tarjetas al estilo de las tarjetas de oración de los santos católicos adornadas con la imagen de Milei.

A pesar de algunas de las extrañas exhibiciones en la fiesta de Milei, los medios argentinos parecieron burlarse más de la fiesta de Fernández que de la de Milei. La pérdida histórica pareció no tener ningún efecto en el enfoque de la noche del Frente para Todos, lo que resultó en que Fernández y varias otras figuras clave del establishment ofrecieran discursos de “victoria”. Según los informes, Fernández pidió a la audiencia que «celebrara este triunfo de manera apropiada», una cita que el medio de comunicación argentino Infobae modificó cómicamente con un «[sic]». Infobae señaló que el gobernador de la provincia de Buenos Aires, el pilar kirchnerista Axel Kicillof, celebró extrañamente que la participación en las elecciones generales fue ligeramente más alta que en las primarias de este año, lo que ocurre en casi todas las elecciones.

“Cualquiera que no tuviera información y viera lo que sucedió anoche concluiría que este es un grupo de personas que han tenido éxito en algo”, bromeó Infobae. «La verdad es exactamente lo contrario».

“El partido gobernante perdió, pero parece decidido a fingir que no pasó nada”,  observó Clarín  en una columna titulada “Alguien debería decirle a Alberto Fernández que perdió”. “Se entiende: esperaban una paliza electoral y fue solo una derrota importante e inevitable, a pesar del inmenso y obsceno uso de los fondos públicos y del aparato estatal para su propio beneficio”.

Fuente: Breibart

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.