Arzobispo Viganò: Las «bendiciones» de Bergoglio para las parejas homosexuales demuestran que es un «siervo de Satanás»

0
Compartir

El arzobispo Carlo Maria Viganò dice que las bendiciones recientemente aprobadas por el Vaticano para las «parejas» homosexuales muestran que la «jerarquía bergogliana» son «sirvientes de Satanás y sus aliados más celosos».

Cuando el diablo trata de persuadirnos a pecar, enfatiza el supuesto bien de la mala acción que quiere que hagamos, mientras eclipsa los aspectos que son necesariamente contrarios a los mandamientos de Dios. Él no nos dice: Pecan y ofenden al Señor que murió por ti en la Cruz, porque sabe que una persona normal no quiere el mal en sí mismo, sino que generalmente hace el mal bajo la apariencia del bien.

Esta estrategia de engaño se repite invariablemente. Para inducir a una madre a abortar, Satanás no le pide que se sienta complacida con el asesinato del niño que lleva en su vientre, sino que piense en las consecuencias del embarazo, en el hecho de que perderá su trabajo o en que es demasiado joven e inexperta para criar y educar a un niño; Y casi parece que esa madre, al hacerse asesina por infanticidio, muestra un sentido de responsabilidad al querer salvar a la criatura inocente una vida sin amor. Con el fin de convencer a un hombre de adulterio, el espíritu tentador le muestra las supuestas ventajas de encontrar una salida en una relación extramatrimonial, todo en beneficio de la paz en la familia. Para instar a un sacerdote a aceptar las desviaciones heréticas de sus superiores, enfatiza la obediencia a la autoridad y la preservación de la comunión eclesial.

Estos engaños sirven obviamente para alejar a las almas de Dios, para borrar la gracia en ellas, para mancharlas con el pecado, para oscurecer su conciencia de tal manera que la próxima caída es tanto más casual cuanto más grave es. En cierto modo, la acción del diablo se expresa como la «ventana de Overton», haciendo que la ofensa contra Dios sea menos horrible, haciéndonos creer que el castigo que nos espera es menos terrible y las consecuencias de nuestra culpa más aceptables.

El Señor es bueno: perdona a todos, nos susurra, cuidando de mantenernos alejados del pensamiento de la Pasión de Cristo, del hecho de que cada golpe de la flagelación, cada bofetada, cada espina clavada en su cabeza, cada clavo clavado en su carne es el fruto de nuestros pecados. Y luego, si cedes a la tentación, no es tu culpa, es tu fragilidad. Y una vez hundida, pecado tras pecado, en el hábito del mal y del vicio, el alma se deja arrastrar cada vez más abajo, hasta que la petición del diablo se presenta en todo su horror: Rebelarse contra Dios, rechazarlo, blasfemarlo, odiarlo porque te ha privado de tu derecho a la felicidad con preceptos opresivos.

Esto, si se examina más de cerca, es el elemento recurrente en la tentación, desde el pecado de Adán: mostrar el mal bajo falsas apariencias de bien, y el bien como un obstáculo molesto para el cumplimiento de la voluntad rebelde de uno.

La Iglesia, que es nuestra Madre, sabe bien lo peligroso que es para un alma cristiana ignorar esta estrategia infernal. Los confesores, los directores espirituales y los predicadores consideraban esencial explicar a los fieles cómo actúa el demonio, para que comprendieran con su intelecto el fraude del maligno, a fin de poder oponerse a él con su voluntad, ayudados en ello por la asiduidad en la oración y el uso frecuente de los sacramentos. Por otro lado, ¿cómo podríamos imaginar a una madre que anima a su hijo a no progresar en el amor de Dios, y que le asegura que el Señor le concederá la salvación incondicionalmente? ¿Qué madre sería testigo de la ruina de su hijo, sin tratar de advertirlo e incluso castigarlo, para que comprenda la gravedad de sus acciones y no se dañe a sí mismo por la eternidad?

La delirante Declaración Fiducia Supplicans, recientemente publicada por la parodia del antiguo Santo Oficio rebautizado como Dicasterio, traspasa definitivamente el velo de la hipocresía y el engaño de la jerarquía bergogliana, mostrando a estos falsos pastores como lo que realmente son: servidores de Satanás y de sus más celosos aliados, empezando por el usurpador que se sienta -abominación desoladora- en el Trono de Pedro. El mismo íncipit del documento suena, como todos los emitidos por Bergoglio, burlón y engañoso: porque la confianza en el perdón de Dios sin arrepentimiento se llama presunción de salvación sin mérito y es un pecado contra el Espíritu Santo.

La falsa solicitud pastoral de Bergoglio y sus cortesanos con respecto a los adúlteros, concubinarios y sodomitas debe ser denunciada en primer lugar por los presuntos beneficiarios del documento vaticano, que son las primeras víctimas del sulfúreo fariseísmo conciliar y sinodal. Es su alma inmortal la que es sacrificada al ídolo despierto, porque el día del Juicio Particular descubrirán que han sido engañados y traicionados por aquellos que en la Tierra tienen la autoridad de Cristo. La culpa de la que el Señor acusará a estos desdichados no sólo se refiere a los pecados cometidos, sino también y sobre todo a haber querido creer en una mentira diabólica, en un fraude de falsos pastores -empezando por Bergoglio y Tucho- que la conciencia les había mostrado como tales. Una mentira que muchos miembros de la jerarquía quieren creer, que esperan tarde o temprano poder recibir la misma bendición junto a sus cómplices en el vicio, ratificando ese estilo de vida sacrílego y pecaminoso que ya practican, y con el consentimiento ostentoso de Bergoglio.

El hecho de que la declaración de Tucho Fernández aprobada por Bergoglio reitere que bendecir a una pareja irregular no debe parecer una forma de rito matrimonial, y que el matrimonio es solo entre un hombre y una mujer, es parte de la estrategia del engaño. En efecto, no se trata aquí de si el matrimonio puede ser contraído por dos hombres o dos mujeres, sino si las personas que viven en un estado gravemente pecaminoso pueden merecer, como pareja irregular, una bendición impartida por un diácono o un sacerdote, con la única precaución de que no dé la impresión de ser una celebración litúrgica.

La atención del Sanedrín Vaticano se dirige enteramente a tranquilizar al pueblo cristiano de que no tiene intención de formalizar nuevas formas de matrimonio, mientras que el estado de pecado mortal y grave escándalo de aquellos que quieren recibir tal bendición, y el peligro de condenación eterna que pesa sobre esas pobres almas, se pasa totalmente por alto. Por no hablar del impacto social que esta declaración tendrá en aquellos que no son católicos, y que gracias a ella se considerarán con derecho a excesos mucho peores. Cabe preguntarse si, en esta carrera por legitimar la sodomía –obtenida sin llegar a celebrar matrimonios entre sodomitas– existe un conflicto de intereses en quienes la proponen con tanta insistencia: es como si los gobernantes se protegieran con un escudo legal contra la responsabilidad antes de imponer a la población un suero genético experimental de cuyos efectos adversos no son ajenos.

No hay duda al respecto: es un duro despertar para los llamados conservadores, que se encuentran descaradamente burlados por el prefecto Tucho, que se preocupa de que la bendición de una pareja no se parezca a un matrimonio, pero no tiene nada que decir sobre la pecaminosidad intrínseca del concubinato público y la sodomía. Lo importante es que los moderados -defensores del Vaticano II- puedan considerarse satisfechos con esa apostilla jesuítica (en este caso que estas bendiciones espontáneas y no rituales no son un matrimonio) que se supone que salva la doctrina sobre el papado mientras empuja a las almas a condenarse a sí mismas.

Para los sacerdotes que no acceden a bendecir a estas personas desafortunadas, se están preparando dos caminos: el primero, ser expulsados de la parroquia o de la diócesis ad nutum Pontificis; la segunda, resignarse a cambiar su derecho a disentir a cambio del reconocimiento del derecho de aprobación de otros hermanos; algo que ya se ha visto en el campo litúrgico con Summorum Pontificum. En resumen, la operación de Bergoglio es una salida de la fe, donde se puede encontrar de todo, desde los ritos de la Semana Santa anterior a 1955 hasta las «eucaristías» LGBT, siempre y cuando no se cuestione nada sobre su «pontificado».

A esto se suma el escándalo de los católicos, que, ante los horrores de la secta de Santa Marta, se ven tentados a abrazar el cisma, o a abandonar la Iglesia. Y también: ¿con qué amargura y sentimiento de desilusión mirarán a Roma aquellas personas que, conscientes de su situación de irregularidad objetiva, han buscado y buscan con todas sus fuerzas y con la gracia de Dios no pecar y vivir en conformidad con los mandamientos? ¿Cómo se sienten aquellas personas que piden una voz paterna que les exhorte a seguir por el camino de la santidad, y no el reconocimiento ideológico de sus vicios que saben que son incompatibles con la moral natural?

Preguntémonos: ¿qué quiere lograr Bergoglio? Nada bueno, nada verdadero, nada santo. Él no quiere que las almas se salven; no proclama el Evangelio oportunamente, importunamente, para llamar a las almas a Cristo; no les muestra al Salvador azotado y ensangrentado para estimularlos a cambiar sus vidas. No. Bergoglio quiere su condenación, como un tributo infernal a Satanás y un descarado desafío a Dios.

Pero hay un propósito más inmediato y simple que debe lograrse: provocar a los católicos para que se alejen de su iglesia y dejarlo libre para convertirla en la concubina del Nuevo Orden Mundial. Las mujeres sacerdotes, las bendiciones homosexuales, los escándalos sexuales y financieros, el negocio de la inmigración, las campañas de vacunación forzada, la ideología de género, el ecologismo neomaltusiano, la gestión tiránica del poder son las herramientas con las que escandalizar a los fieles, disgustar a los que no creen, desacreditar a la Iglesia y al papado. Pase lo que pase, Bergoglio ya ha logrado su objetivo, que es la premisa para conseguir el consentimiento de herejes y fornicarios que lo reconocen como Papa, expulsando cualquier voz crítica.

Si este documento, junto con otros pronunciamientos más o menos oficiales, realmente tenía como propósito el bien de los adúlteros, concubinarios y sodomitas, debería haberles señalado el heroísmo del testimonio cristiano, recordarles el sacrificio que Nuestro Señor pide de cada uno de nosotros y enseñarles a poner su confianza en la gracia de Dios para superar las pruebas y vivir en conformidad con Su Voluntad. Al contrario, los anima, los bendice como irregulares, como si no lo fueran; pero al mismo tiempo los priva del matrimonio, y de esta manera admite que son irregulares. Bergoglio no les pide que cambien de vida, sino que autoriza una farsa grotesca en la que dos hombres o dos mujeres podrán presentarse ante un ministro de Dios para ser bendecidos, junto con sus familiares y amigos, y luego celebrar esta unión pecaminosa con un banquete, el corte de la torta y regalos. Pero no es una boda, seamos claros…

Me pregunto qué va a impedir que esta bendición se imparta no a una pareja, sino a varias personas, en nombre del poliamor; o a menores de edad, en nombre de la libertad sexual que la élite globalista está introduciendo a través de la ONU y otras organizaciones internacionales subversivas. ¿Bastará con señalar que la Iglesia no aprueba las uniones polígamas y la pedofilia para permitir que se bendiga a polígamos y pedófilos? ¿Y por qué no extender este truco a aquellos que practican la bestialidad? Siempre sería en nombre de la acogida, la integración, la inclusión.

La misma falsificación diabólica está ocurriendo con las mujeres sacerdotes. Si, por un lado, el Sínodo sobre la sinodalidad no abordó la ordenación de las mujeres, por otro lado, ya se está planificando una forma de «ministerio no ordenado» que les permitiría presidir celebraciones espurias con el pretexto de que ya no hay sacerdotes y diáconos. También en este caso, los fieles ven en el altar a una mujer con alba leyendo el Evangelio, predicando, distribuyendo la Comunión, como lo haría un sacerdote, pero sin serlo. Se hace con la nota a pie de página del Vaticano que es un ministerio que no pone en tela de juicio el sacerdocio católico.

El sello distintivo de la Iglesia conciliar y sinodal, de esta secta de rebeldes y pervertidos, es la falsedad y la hipocresía. Su propósito es intrínsecamente malo, porque quita el honor de Dios, expone a las almas al peligro de la condenación, les impide hacer el bien y las anima a hacer el mal. Aquellos en la iglesia bergogliano que continúan siguiendo la doctrina y los preceptos de la Iglesia Católica están fuera de lugar y tarde o temprano terminarán separándose de ella o cediendo.

La Iglesia Católica es la única arca a través de la cual el Señor ha ordenado la salvación y la santificación de la humanidad. Dondequiera que lo que parece ser la iglesia actúa y trabaja para la condenación de la humanidad, no es la Iglesia, sino más bien su falsificación blasfema. Lo mismo puede decirse del papado, que la providencia quiso como un vínculo de caridad en la verdad, y no como un instrumento para dividir, escandalizar y condenar a las almas.

Exhorto a todos los que han recibido la dignidad de cardenal, a mis hermanos en el episcopado, a los sacerdotes, a los clérigos y a los fieles, a oponerse con la mayor firmeza a esta loca carrera hacia el abismo a la que una secta de apóstatas renegados quiere obligarnos. Imploro a los obispos y ministros de Dios -por las Santísimas Llagas de Nuestro Señor Jesucristo- que no sólo alcen la voz para defender la enseñanza inmutable de la Iglesia y condenar las desviaciones y herejías, bajo cualquier apariencia que puedan aparecer; pero también para advertir a los fieles y evitar estas bendiciones sacrílegas en sus diócesis. El Señor nos juzgará sobre la base de su santa ley, y no sobre la base de las seducciones farisaicas de los que sirven al enemigo.

+ Carlo Maria Viganò, Arzobispo

20 de diciembre de 2023
Feria IV Quattuor Temporum Adventus

Fuente LifeSites


Descubre más desde PREVENCIA

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Deja un comentario

Descubre más desde PREVENCIA

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo