10 de abril de 2021

PREVENCIA

Seguridad | Salud | Prevención

Canadá y la eutanasia: una historia de advertencias

Médicos de eutanasia o suicidio asistido (EAS, por sus siglas en inglés) afirmaron que hubo “una crisis” porque muy pocos médicos estaban dispuestos a realizar la eutanasia y el suicidio asistido. Esta alarma parece haber estado provocada por un aumento del 46,8 % en las muertes por EAS en el segundo semestre del primer año de la legalización. La tasa de muertes por EAS en Canadá en el primer año (en torno al 0,9 % de todas las muertes) no fue alcanzada por Bélgica durante los primeros 7-8 años.

Además, otro punto importante es el caso de los médicos que no están dispuestos a aplicarla. Es cierto que no hay nada en el Código penal que obligue a los médicos a matar a los pacientes personalmente o ayudarles a suicidarse. Sin embargo, el organismo médico más importante de Canadá exige que los médicos que no están dispuestos a administrar personalmente la eutanasia y el suicidio asistido colaboren obligadamente en el homicidio y el suicidio remitiendo a los pacientes a colegas que están dispuestos a hacerlo.

En Canadá, el acceso a la eutanasia y el suicidio asistido, es contemplado como un ‘derecho’ que el ciudadano paga con sus impuestos, se describe como un “derecho humano y civil amparado por la Constitución”. El homicidio y el suicidio se definen legal y profesionalmente como servicios médicos terapéuticos.

Estadísticas en Canadá según el Ministerio de Salud

2018: 4467 eutanasias
2019: 5631 eutanasias
-La cifra supone un aumento de un 26% respecto del año 2018.
-Representen un 2% del total de fallecimientos.
-De las más de 287.000 muertes que se produjeron en 2019 en Canadá,
aproximadamente 1 de cada 50 fueron “médicamente asistidas”.

Quiénes piden la Eutanasia:
-Enfermos oncológicos representan 2 de cada 3 muertes asistidas.
-Con cardiopatías (10,1%).
-Con enfermedades respiratorias crónicas (10,8%).
-Con dolencias neurológicas/degenerativas (10,4%).

Edades:
-La edad promedio es de 75 años.
-Las peticiones mayores incluyen personas de entre 65 y 70 años.
-Menos del 7% de las muertes asistidas fueron entre menores de 55 años.

Tras lo sucedido en España con la legalización, el mundo debe prestar atención a un drama que atenta contra la dignidad y la vida humana, al igual que con el aborto, pero focalizado por el otro sector más vulnerable de nuestra sociedad: los mayores.

Fuente: Bles