Breaking News

Colombia: Los violentos disturbios serían parte de la táctica nazi ‘revolución molecular disipada’

Mientras sigue la destrucción generalizada de la infraestructura del país, y los habitantes sufren privaciones de todo tipo, se establece un polémico diálogo entre el gobierno colombiano y los supuestos representantes de los manifestantes.      

No obstante: “Nadie sabe por qué y nadie sabe para qué ni bajo cuáles condiciones” sostiene el destacado abogado, economista y político colombiano, Fernando Londoño Hoyos, en su editorial del 7 de mayo. 

Para Londoño no hay garantía de que los disturbios cesen con el llamado diálogo, porque si esa hubiera sido una condición para iniciarlos ya los colombianos tendrían garantizado el libre acceso de alimentos, y la normalización del ritmo de vida habitual.

Por el contrario, continúan los disturbios que serían causados por la táctica revolución molecular disipada, con el objetivo de imponer un régimen marxista leninista, de acuerdo con Londoño.

Con este demoledor procedimiento los promotores del diálogo pasan a sustituir la voluntad de la nación, que se asume representada solo por el Congreso al que eligió democráticamente.

Un diálogo tan anómalo podría resultar funesto, porque, aunque las atribuciones del presidente, Iván Duque, están contenidas en la constitución, sus interlocutores podrían exceder esas disposiciones con sus exigencias, llegándose así a un golpe de estado, objetivo de la revolución molecular disipada en términos del chileno Alexis López. 

López fue miembro del movimiento nazi en su país, y entrenó en esas estrategias a estudiantes colombianos. Fue vinculado con el expresidente Álvaro Uribe, de quien habría sido su ‘ideólogo’ según refiere el internauta @EpicuroDeSamos_.

“El “ideólogo” que estuvo hace unos meses enseñando la “revolución molecular disipada” en las escuelas militares en Colombia”.

Y agregó: “Uribe citó un trino referente a ese concepto y, casualmente, se desató un baño de sangre sobre el pueblo”.

De hecho, los interlocutores no tienen ninguna legitimidad y para empeorar la situación Duque no exigió el fin de los disturbios, entregando la nación en manos de sus adversarios apoyados solo en la violencia. 

De seguir por ese camino, la Constitución sería cambiada: “para sustituir la economía del mercado por la planificación central del comunismo”, presagia Londoño, lo que conduciría al país a la miseria: “nos llevan a la esclavitud, nos llevan a la ruina de las instituciones, a la ruina del país”.

Por otro lado, el globalismo estaría tras la posesión de Colombia, un país con grandes riquezas naturales, bañado por los dos océanos y con una posición geoestratégica incomparable.

En este sentido, el multimillonario financiador de los grupos izquierdistas del mundo, George Soros, ha empleado décadas de su vida interfiriendo en los gobiernos sudamericanos para crear un subcontinente marxista.

Una de las señales de esta labor que Soros pretende completar en vida, la aporta el usuario de Twitter @MaruMarisa05, en uno de sus mensajes al que agrega fotos de Soros con los mandatarios argentinos de los últimos 30 años: Cristina Fernández de Kichner, Carlos Menen, Néstor Kichner y el actual Alberto Fernández, nombrados por su posición en las fotos. 

Desde luego Soros también ha interferido con la institucionalidad colombiana durante un período parecido, y está vinculado con los más importantes políticos del país, además de financiar a muchas de sus ONG supuestamente imparciales. 

Por su parte, el autor argentino Agustin Laje identifica en Colombia el mismo procedimiento aplicado en otros países de América.  

“En Colombia están aplicando la misma estrategia de Chile, de Estados Unidos, de Perú… Todo muy trillado. Un chispazo; todo arde; llega la izquierda al poder y todo se calma de repente. La centro-derechita boba no sabe qué hacer, porque no se ha preparado para esto”

Asimismo, la periodista Vanessa Vallejo confirma que no se trata de manifestaciones pacíficas, iniciadas por ciudadanos indignados por la mala administración del país, y postula que al menos los colombianos no se entregarán fácilmente. 

“Lo que ocurre en Colombia es la misma táctica de siempre de la izquierda: como NO ganaron las elecciones, ahora se quieren tomar el poder por la fuerza”, advierte. 

Y agrega esperanzadora: “El gran valor de la sociedad colombiana es que los buenos siempre han estado dispuestos a enfrentarse para defender su país”.

Fuente José Hermosa – BLes.com

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *