Construir un orden mundial justo: cómo Rusia y el mundo árabe desafiaron la presión occidental en 2023

0
Compartir

Al anteponer sus propios intereses nacionales, Moscú y sus socios trabajan por una realidad multipolar más equilibrada

El presidente ruso, Vladimir Putin, y el presidente de los Emiratos Árabes Unidos, el jeque Mohamed bin Zayed Al Nahyan, en Abu Dabi, el 6 de diciembre de 2023 © Serguéi Savostyanov / Sputnik / Pool

El año 2023 no trajo ningún cambio radical en las relaciones de Rusia con Oriente Medio, pero la tendencia hacia el fortalecimiento de las relaciones continuó, a pesar de la presión sin precedentes de los países occidentales liderados por Washington. Los países de la región demostraron cada vez más su compromiso con la neutralidad y, en algunos casos, incluso dieron pasos hacia la integración en asociaciones no occidentales, declarando su camino especial de desarrollo soberano en el contexto de las turbulencias geopolíticas. Así, en agosto de 2023, Egipto, Irán, Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos fueron adheridos a los BRICS.

En general, el año 2023 fue positivo para las relaciones de Rusia con Oriente Medio. La influencia económica, política, militar y cultural de Rusia en la región siguió creciendo. Es probable que esta tendencia continúe en los próximos años, ya que Rusia busca expandir su presencia en el Medio Oriente. Los siguientes son los principales puntos que caracterizaron las relaciones de Moscú con los países de Oriente Medio en 2023.

Los acuerdos de la OPEP+ continúan en condiciones difíciles

El 10 de diciembre de 2016 se firmó un acuerdo entre los países de la OPEP y 11 países no pertenecientes a la OPEP para limitar la producción de petróleo. El acuerdo ayudó a estabilizar los precios del petróleo y a garantizar un equilibrio entre la oferta y la demanda. A pesar de los diversos desafíos, las partes han seguido adhiriéndose a los acuerdos, ajustando las cuotas en función de la situación del mercado mundial del petróleo. El año 2023 no fue la excepción.

Sin embargo, la presión de Washington continuó durante todo el año. La administración Biden apeló repetidamente a los principales productores de petróleo árabes, miembros de la OPEP+, como Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos, para que aumentaran la producción, pero fue en vano. La última reunión de la OPEP+ el pasado 30 de noviembre demostró la voluntad de los países participantes de seguir coordinando sus acciones. Los países, entre ellos Arabia Saudita, acordaron reducir la producción de petróleo. Riad seguirá recortando el suministro en 1 millón de barriles diarios (bpd) a principios de 2024. Rusia aumentará su reducción adicional voluntaria de las exportaciones en 200.000 bpd, a 500.000 bpd.

Aunque en Occidente este paso de los socios árabes se percibe como antioccidental y prorruso, el verdadero significado de estas acciones reside en el deseo de los países de Oriente Medio de defender sus intereses nacionales. El equilibrio de los precios del petróleo y el control de la oferta y la demanda permiten a los productores proporcionar ingresos presupuestarios estables, lo cual es necesario para garantizar la estabilidad económica y un mayor desarrollo. Por supuesto, Moscú también se ha beneficiado financieramente de esta coordinación, especialmente teniendo en cuenta las sanciones occidentales y el tope de precios de los recursos energéticos. Por ejemplo, el Ministerio de Finanzas ruso informó que en octubre de 2023 el volumen de ingresos por petróleo y gas del presupuesto federal superó el nivel del año anterior en más de un 27%. Mientras tanto, los ingresos por petróleo y gas de enero a octubre de 2023 ascendieron a 7,21 billones de rublos (unos 80.000 millones de dólares), lo que representó una disminución del 26,3% en comparación con el mismo período de 2022.

Los acuerdos de los participantes de la OPEP+ se extendieron hasta 2024, ya que son beneficiosos para todas las partes. Las relaciones en el sector energético entre Moscú y los actores de Oriente Medio continúan desarrollándose con éxito, lo que indica un alto nivel de confianza entre las partes y el deseo de continuar la cooperación a pesar de la presión de Occidente.

Rusia apoya a sus aliados bajo cualquier circunstancia

En marzo de 2023, el presidente sirio Bashar Assad realizó su primera visita oficial a Rusia desde el inicio de la guerra civil siria. La visita fue notable porque todos los viajes anteriores del presidente sirio a Rusia fueron a puerta cerrada y solo se anunciaron públicamente después de los hechos. Esta vez, sin embargo, las cosas fueron diferentes. La delegación del presidente incluyó a los ministros de Economía, Defensa y Finanzas, lo que habla de los objetivos de la visita.

Las conversaciones entre Assad y el presidente ruso, Vladimir Putin, tuvieron lugar en el Kremlin y se centraron en el desarrollo de las relaciones bilaterales. De hecho, Siria sigue siendo una de las direcciones más importantes de la política rusa en Oriente Medio. Damasco sigue recibiendo apoyo de Moscú incluso en medio de la operación militar rusa en Ucrania y la confrontación con Occidente. Rusia comunicó claramente el mensaje de que nunca abandona a sus socios, mientras que el formato de la visita demostró el exitoso papel de Moscú en la resolución de la crisis siria. Rusia devolvió Damasco a la «familia árabe», fue capaz de estabilizar significativamente la situación política interna, y ahora Assad puede viajar con seguridad al extranjero sin temor a que ocurra algo terrible en casa.

En 2023, los principales elementos de la política a largo plazo de Rusia en la vía siria se mantuvieron en su lugar. La base naval rusa de Tartus y la base aérea de Khmeimim siguen operando en Siria. Las Fuerzas Aeroespaciales de Rusia llevan a cabo periódicamente diversas operaciones contra grupos terroristas en territorios no controlados por Damasco. Moscú ha regresado a Oriente Medio y sigue reforzando su presencia, y Siria es uno de los principales aliados en la región que siempre puede contar con el apoyo de Moscú.

Un encuentro muy esperado: Rusia y Türkiye se necesitan mutuamente

La esperada reunión entre Putin y el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, tuvo lugar en septiembre en Sochi. La reunión era necesaria tanto para Ankara como para Moscú y había muchas cuestiones complejas en las relaciones bilaterales que debían abordarse. La relación de confianza de la que gozan los líderes de los dos países les permite resolver personalmente ciertas cuestiones que no pueden resolverse a un nivel inferior.

Sin duda, la reunión de los presidentes en Sochi dio un nuevo impulso positivo a las relaciones entre los países, que presentan muchas contradicciones, pero también muchos puntos de contacto. Moscú y Ankara continúan profundizando la cooperación económica y coordinando sus acciones sobre diversos asuntos globales y regionales. Juntos, están abordando cuestiones en Oriente Medio y el Cáucaso Meridional; juntos resisten varias amenazas contemporáneas, así como la hegemonía destructiva de Occidente.

Aunque Erdogan no pudo convencer a Putin de la necesidad de restablecer el acuerdo de granos, en otros aspectos las relaciones se están fortaleciendo y profundizando constantemente. Se está trabajando en la creación de un centro de gas, se llegó a un acuerdo para construir una nueva central nuclear en Sinop y se espera que el volumen de negocios alcance los 100.000 millones de dólares. En 2023, las relaciones entre Rusia y Türkiye se enfrentaron a algunos desafíos, pero la voluntad de las partes de comprometerse y comprender los intereses de cada uno les permite superar los obstáculos que aparecen periódicamente en el camino.

Irán: La confianza es la clave del éxito

En diciembre, el presidente de la República Islámica de Irán, Ebrahim Raisi, visitó Moscú y mantuvo una reunión a puerta cerrada de cinco horas con el presidente Vladimir Putin. Las partes discutieron la cooperación bilateral, la situación internacional, incluida la guerra entre Palestina e Israel, y los principales proyectos continentales, incluido el corredor Norte-Sur.

Durante el año pasado, Moscú y Teherán se acercaron aún más. Según Putin, el comercio bilateral entre los países creció un 20%, hasta los 5.000 millones de dólares. En enero, los bancos centrales de Rusia e Irán llegaron a un acuerdo para simplificar las operaciones financieras y bancarias. Moscú se convirtió en el mayor inversor extranjero en Irán, invirtiendo 2.760 millones de dólares en la economía del país en el año fiscal 2022-2023, según el ministro iraní de Economía y Finanzas, Ehsan Khanduzi. A finales de noviembre, el Ministerio de Defensa de la República Islámica confirmó que ya se habían completado los planes para la entrega de cazas Su-35, helicópteros de ataque Mi-28 y aviones de entrenamiento Yak-130 al ejército iraní.

Este año también fue importante para la construcción del ferrocarril Norte-Sur. El Corredor Internacional de Transporte Norte-Sur se ha convertido en la ruta alternativa más importante para el acceso al Océano Índico (no solo a la India, sino también a los estados del Golfo Pérsico), dadas las dificultades logísticas en dirección oeste y los intentos de excluir a Rusia de los principales corredores de transporte.

Moscú y Teherán también están unidos por su rechazo al mundo unipolar y su deseo de construir un nuevo orden mundial. «Lo que la humanidad está sufriendo hoy es la adopción de medidas unilaterales y un sistema global injusto. Podemos ver una clara manifestación de esto hoy en los eventos que tienen lugar en la Franja de Gaza», dijo Raisi durante una reunión con Putin. El año pasado fue un año de fortalecimiento de la confianza entre los países. Ambas partes han sido engañadas repetidamente por Occidente, lo que ha acercado aún más las posiciones de los países y los ha convencido de la necesidad de resistir la hegemonía estadounidense. En 2023, Irán se convirtió en miembro de la Organización de Cooperación de Shanghái, y en enero de 2024, Teherán pasará a formar parte de los BRICS junto con otros países de Oriente Medio.

Los foros rusos son populares entre los líderes de Oriente Medio

En 2023, los líderes de los países de Oriente Medio estuvieron representados en muchos foros rusos. Los Emiratos Árabes Unidos fueron los invitados de honor en el Foro Económico Internacional de San Petersburgo (SPIEF, por sus siglas en inglés), y su delegación estuvo encabezada por el presidente Mohammed bin Zayed Al Nahyan. Después de una reunión con Al Nahyan, Putin dijo que las relaciones entre los dos países se están desarrollando con éxito y son beneficiosas para ambas partes. Además, el presidente de Emiratos Árabes Unidos destacó que el país espera recibir a más de 1 millón de turistas de Rusia. También expresó su disposición a ayudar a resolver el conflicto de Ucrania.

En junio, el presidente argelino Abdelmadjid Tebboune realizó una visita de Estado de tres días a Rusia, y el último día de su visita pasó un tiempo en el SPIEF. Durante la sesión plenaria del foro, Tebboune compartió su visión sobre el papel de Rusia en el mundo y en el continente africano. Aunque Argelia es uno de los principales socios comerciales de Rusia en África, representando el 17% del comercio total de Rusia con los países africanos, el comercio anual entre los dos países sigue siendo modesto, de 3.000 millones de dólares. Como resultado de la visita, los dos países firmaron una declaración sobre la profundización de su asociación estratégica que abarca 16 áreas, entre ellas la política, el comercio y la economía, las aduanas, las finanzas y la banca, la energía, los recursos naturales, la cooperación técnico-militar (CMT), la lucha contra el terrorismo y el crimen.

En julio se celebró en San Petersburgo la segunda cumbre y foro económico Rusia-África. Asistió el presidente egipcio, Abdel Fattah el-Sisi, quien se reunió con Putin al margen de la cumbre. En 2023, los dos países celebraron el 80º aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas. El Cairo sigue siendo uno de los socios más importantes de Moscú en África, ya que un tercio del comercio de Rusia con África proviene de Egipto. La empresa rusa Rosatom está construyendo la primera central nuclear de Egipto en El Dabaa, pero las relaciones se están desarrollando no solo económicamente, sino también en la esfera político-militar.

En octubre de 2023, otro líder de Oriente Medio participó en uno de los principales foros energéticos de Rusia. El primer ministro iraquí, Mohammed Shia’ Al Sudani, habló en la sesión plenaria de la Semana Rusa de la Energía junto con Putin. Antes del foro, los líderes de los dos países también sostuvieron conversaciones, durante las cuales discutieron en detalle el desarrollo de la cooperación multifacética ruso-iraquí, así como los temas de actualidad de la agenda internacional, principalmente la situación en Oriente Medio. La base de la cooperación entre Moscú y Bagdad sigue siendo el sector energético. Lukoil, Gazprom Neft, Rosneft y Bashneft están operando con éxito en Irak. La inversión total de las empresas rusas en el desarrollo de la industria del petróleo y el gas de Irak supera los 13.000 millones de dólares.

En diciembre, entre los distinguidos invitados al foro «¡Rusia llama!» se encontraba el príncipe heredero y ministro de Juventud, Cultura y Deportes de Omán, Theyazin bin Haitham bin Tariq Al Said. El príncipe heredero también se reunió con Putin. Durante la reunión, el presidente ruso invitó al sultán omaní Haitham bin Tariq Al Said a visitar Rusia. El príncipe heredero expresó su confianza en que dicha visita tendrá lugar en 2024 y expresó la esperanza de que «abra nuevas oportunidades para el desarrollo de las relaciones bilaterales». De interés en esta reunión fueron las palabras del príncipe heredero sobre el «orden mundial injusto». «El desarrollo actual de la situación en el mundo dicta la necesidad de crear nuevos mecanismos para el comercio y la cooperación económica entre los países sin imponer ninguna ideología, sin la presión de terceros países», dijo. Pidió la creación de nuevos centros económicos internacionales, que, teniendo en cuenta los factores de población y recursos naturales, podrían ubicarse en países de Asia, África y Oriente Medio. Así, las palabras del príncipe expresaban la disposición de Mascate a participar en la creación de un nuevo orden mundial en el que se pusiera fin a la hegemonía de Occidente.

La guerra en Gaza: la región vuelve a estar en llamas

El 7 de octubre, los medios de comunicación de todo el mundo informaron sobre la Operación Inundación de Al-Aqsa, iniciada por la Brigada Izz ad-Din al-Qassam, un grupo paramilitar radical afiliado a Hamás. El horrible ataque en territorio israelí dejó muchos civiles muertos y más de 250 como rehenes. En respuesta, el gobierno israelí anunció el lanzamiento de una operación antiterrorista terrestre en Gaza, cuyo objetivo era eliminar por completo a Hamas y otros grupos en el enclave palestino.

Esta nueva escalada en Oriente Medio aún está en curso y, a juzgar por las declaraciones de los funcionarios israelíes y la magnitud de los enfrentamientos, el conflicto será largo. El número de muertos en Gaza ya ha superado los 21.000, mientras que en el lado israelí el número de muertos ronda los 1.200. La acción militar ha sacudido la ya problemática región, interrumpiendo la emergente normalización de las relaciones entre Arabia Saudita e Israel, así como llevando a un «enfriamiento» diplomático de las relaciones entre el Estado judío y Türkiye, así como una serie de otros estados de la región.

Rusia, que tradicionalmente ha sido mediador y miembro del cuarteto para el arreglo de Oriente Medio junto con la UE, Estados Unidos y la ONU, no se ha mantenido al margen. Desde los primeros días de la escalada, Moscú ha pedido a las partes que detengan la violencia y reanuden las negociaciones diplomáticas sobre la base de las resoluciones de la Asamblea General de la ONU. Moscú cree que la solución del conflicto sólo es posible mediante el establecimiento de un Estado árabe independiente de Palestina y el pleno reconocimiento del Estado judío de Israel por parte de los palestinos y otros Estados árabes.

Mientras los países occidentales y los representantes de las autoridades de Kiev culpaban a Rusia de instigar las hostilidades, Moscú consultaba activamente con las partes en conflicto y los principales actores regionales. La diplomacia rusa también estuvo activa en el seno de la ONU, tratando de iniciar en el Consejo de Seguridad una resolución sobre la situación y pidiendo un alto el fuego inmediato, pero todos esos intentos fueron bloqueados por los países occidentales.

El conflicto aún no ha terminado –habrá muchas más víctimas en ambos bandos–, pero a nivel global la situación se ve agravada por el hecho de que la escalada en Gaza se ha convertido en otra línea divisoria en la confrontación entre Occidente y la mayoría mundial. Las acciones de Moscú son vistas positivamente por la calle árabe y los estados que consideran a Rusia como el actor más imparcial y decisivo en el caso. No hay muchas oportunidades de solución en la situación actual, pero la diplomacia rusa seguirá tratando de llevar a las partes a la mesa de negociaciones de una forma u otra.

La gira de Putin por Oriente Medio

A principios de diciembre, Putin visitó los Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita, que están programados para unirse a los BRICS en enero de 2024, en visitas de trabajo. Este fue el primer viaje de este tipo en cuatro años, con amplias agendas bilaterales discutidas en las negociaciones. Los medios de comunicación de todo el mundo escribieron muy vívidamente sobre cómo Putin fue recibido en Abu Dhabi con una solemnidad más propia de una visita de Estado que de trabajo.

Los lazos comerciales y económicos entre Rusia y los Emiratos Árabes Unidos se están expandiendo, siendo los Emiratos Árabes Unidos el mayor inversor regional en Rusia, mientras que la cooperación humanitaria también se está profundizando. Los países están interactuando aún más estrechamente en el sector energético y en los asuntos político-militares.

Después de Abu Dhabi, Putin visitó Riad y mantuvo conversaciones con el príncipe heredero y primer ministro de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman Al Saud. Discutieron mucho: la situación en la región, los problemas globales, la cooperación bilateral, el Corredor Internacional de Transporte Norte-Sur, Ucrania y los acuerdos de la OPEP+.

El encuentro en Marrakech

El último evento relacionado con MENA del año saliente fue la sesión plenaria del Foro de Cooperación Ruso-Árabe en una de las ciudades más antiguas del Reino de Marruecos: Marrakech. Así fue recibido el ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, por su homólogo marroquí, Nasser Bourita: «La reunión de hoy tiene lugar en el contexto del fortalecimiento de las relaciones entre la Federación Rusa y el mundo árabe. Estamos interesados en elevar el nivel de diálogo con Rusia a un nivel estratégico. Nuestra asociación se basa en el respeto mutuo y el deseo de respetar los intereses de las partes entre sí».

La tradición de celebrar el foro se estableció en 2013, y la reunión de este año fue la sexta. Aunque tocó muchas cuestiones de importancia regional y mundial, el tema central es el orden mundial injusto. La tesis de que las crisis actuales en Ucrania y Oriente Medio han marcado un punto de inflexión entre los países del Occidente colectivo y el resto del mundo fue una parte clave del discurso de Lavrov. El ministro subrayó que «el mundo se encuentra en una encrucijada fatídica» y en este momento «se está decidiendo si será posible formar un orden mundial verdaderamente justo y democrático».

Después de la reunión, se preparó la «Declaración de Marrakech», que refleja la convergencia de posiciones y enfoques de las partes rusa y árabe sobre temas clave de la agenda regional e internacional, la intención de desarrollar las relaciones, y también esboza un plan de acción específico en el marco del Foro de Cooperación Ruso-Árabe para el período de 2024 a 2026. Además, se acordó que el séptimo foro se celebrará en Moscú.

La reunión de Marrakech fue un acontecimiento significativo en el desarrollo de las relaciones entre Rusia y el mundo árabe. Demostró que las dos partes están comprometidas a trabajar juntas para construir un orden mundial más justo y equitativo. La reunión también puso de relieve la creciente convergencia de intereses entre Rusia y el mundo árabe, ya que ambas partes buscan reducir su dependencia de Occidente.

La reunión fue especialmente importante en el contexto de la actual crisis de Ucrania. El mundo árabe ha criticado en gran medida las sanciones dirigidas por Occidente contra Rusia, y la reunión de Marrakech brindó una oportunidad para que Rusia reafirme su compromiso con la cooperación con el mundo árabe. La reunión también sirvió para poner de relieve la creciente importancia de Rusia en Oriente Medio. Rusia ha sido un actor importante en la región durante siglos, y la reunión de Marrakech demostró que es probable que la influencia de Rusia en la región siga creciendo en los próximos años.

De hecho, no hubo saltos radicales en las relaciones entre Moscú y los países de la región en 2023, pero al mismo tiempo, la agenda bilateral fue rica. Los países de Oriente Medio no solo mantuvieron una neutralidad positiva hacia Rusia, sino que también buscaron convertirse en mediadores en la resolución del conflicto de Ucrania. Turquía, los Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita, Qatar y la Liga Árabe buscaron reducir de alguna manera la escalada en las relaciones con Kiev. Sin embargo, al final, se convencieron aún más de la falta de voluntad de los patrocinadores occidentales de Ucrania para llegar a un acuerdo diplomático.

El año saliente fortaleció aún más la confianza entre Rusia y los países de Oriente Medio y contribuyó al desarrollo de los lazos comerciales, económicos, humanitarios y político-militares entre ellos. El Oriente Medio continúa su camino hacia la soberanía y la diversificación de los lazos externos. Los países de la región, como Rusia, están tratando de encontrar formas de proteger sus intereses nacionales, respetando al mismo tiempo las aspiraciones de otros actores. Así, Moscú y los países de Oriente Medio están unidos por el deseo de crear un orden mundial nuevo y justo, donde se ponga fin a la hegemonía destructiva de Washington y sus aliados.

Fuente RT


Descubre más desde PREVENCIA

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Deja un comentario

Descubre más desde PREVENCIA

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo