Breaking News

Crisis humanitaria: cerca de 1.000 indígenas colombianos emberá están desplazados en el departamento de Antioquia

Una nueva crisis humanitaria se registra en Colombia, debido a que 977 personas, de 286 familias, pertenecientes a la etnia emberá, tuvieron que desplazarse hasta el resguardo Pueblo Nuevo, en el municipio de Dabeiba, departamento de Antioquia.

Estas personas pertenecen a siete veredas, ubicadas a tres días de camino del casco urbano, y desde esos lugares comenzaron a desplazarse al resguardo de Pueblo Nuevo, donde ahora se encuentran confinadas.

Según informó el director de la Unidad de Víctimas de Antioquia, Wilson Córdoba, los indígenas emberá se desplazaron ante las amenazas de grupos ilegales y la siembra de minas antipersona.

«Las minas antipersona en sus caminos no les han permitido a ellos trabajar la tierra y sus proyectos; y sobre todo las amenazas que tienen de los grupos al margen de la ley, por lo que todos se desplazaron a un sitio desde las siete veredas», dijo el funcionario, citado por Blu Radio.

De acuerdo con la Defensoría del Pueblo, en su Alerta Temprana 009-19, en Dabeiba y los municipios cercanos hay presencia de diferentes grupos armados ilegales, como el Clan del Golfo, el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y las disidencias de las extintas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Entrega de alimentos

Córdoba informó que se puso en marcha un operativo para entregar alimentos a las comunidades desplazadas y así mitigar el confinamiento, hasta que puedan volver a sus tierras.

«Esta ayuda humanitaria garantiza la seguridad alimentaria y manutención para mitigar el confinamiento en estas comunidades emberá, gracias a la gestión con un consorcio de cooperación internacional hasta que los indígenas puedan volver a labrar sus tierras», comentó.

Situaciones similares se han vivido en otras zonas de Colombia en septiembre. A principios de mes, ocurrió un masivo desplazamiento en varias comunidades rurales cercanas a la ciudad de Cúcuta, en el departamento colombiano del Norte de Santander, luego de que los habitantes recibieran amenazas de muerte por parte de grupos ilegales armados.

Asimismo, diez familias tuvieron que huir de sus casas en los municipios rurales Isla de la Cruz y San Miguel, en el departamento de Chocó, ante el recrudecimiento de la violencia causada por los enfrentamientos de grupos armados que se disputan el control territorial.

Estos enfrentamientos, que ocurren desde junio, han afectado a 1.309 personas, que han tenido que confinarse en sus casas; y 1.227 de ellos se han movilizado a comunidades cercanas para resguardarse.

Fuente: RT

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *