Breaking News

Desalojan con gases lacrimógenos a familias peruanas sin vivienda que habían ocupado un terreno para instalar carpas

La Policía Nacional de Perú desalojó la mañana de este miércoles, con gases lacrimógenos, a un grupo de familias sin vivienda que habían ocupado un terreno en el sector Lomo de Corvina, en el distrito de Villa El Salvador, en el departamento de Lima.

Estas personas se habían asentado en el lugar desde el pasado 11 de abril, donde instalaron carpas y bautizaron el sitio con el nombre de ‘Grupo de Familia Luis Bambarén’.

En algunos carteles, además del nombre del lugar, se podía leer: «Señores gobernantes, pedimos ayuda. El covid nos dejó sin familia y sin hogar» y «Señores gobernantes del Perú, venimos a pedir una vivienda digna para nuestras familias».

«El covid-19 nos dejó sin familia, sin hogar, sin trabajo. Venimos a pedir una vivienda digna. Pedimos diálogos con las autoridades. Pedimos a la policía que no intervenga con violencia», también escribieron.

Pero este miércoles, la Policía, tras un operativo que se extendió por unas cuatro horas y en el que participaron 2.700 efectivos, tomó el control del sitio.

En la operación, los uniformados lanzaron gases lacrimógenos, mientras los ocupantes del terreno resistían lanzando piedras, botellas y llantas, según reseña la agencia Andina. 

César Cervantes, comandante general de la Policía, informó que fueron detenidas 11 personas durante el desalojo.

Una vez desalojadas las personas, la Policía comenzó a desarmar las carpas y a recolectar los objetos que las familias dejaron en la zona.

Días atrás, el Instituto Nacional de Defensa Civil (Indeci) dijo que el terreno era inestable y sumamente peligroso para las personas que pretendiesen residir en esa zona. También se informó que el área esta cedida en concesión a una empresa privada, concretamente a una ladrillera que reclama sus dominios.

«Que se vayan ordenadamente»

En declaraciones a la televisora Latina, Giselle Huamaní, titular de la Secretaría de Gestión Social y Diálogo de la Presidencia del Consejo de Ministros, sostuvo que, antes del desalojo, hubo un diálogo con las familias que tomaron el lugar.

«Hemos hablado con varios ciudadanos del lugar porque esto es patrimonio cultural y de alta peligrosidad», mencionó Huamaní, indicando que las autoridades hicieron un esfuerzo para que las familias abandonasen el lugar «ordenadamente».

En su declaración, añadió que «se puede dar apoyo de otro tipo». «Hay que entender que esta es una problemática que no se va a resolver en tres días ni en tres meses», insistió.

Antes, Huamaní dijo que el Gobierno no reubicaría a estas familias, a las que invitó a regresar a «sus hogares de origen».

Fuente: RT

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *