Breaking News

Desaparecieron las hospitalizaciones y muertes por COVID, después de que la Ciudad de México introdujera el plan de ivermectina

Una iniciativa en toda la bulliciosa ciudad capital de México, para recetar ivermectina a los pacientes positivos al COVID-19 ha dado lugar a una reducción de entre el 52 y el 76% de las hospitalizaciones, según una investigación de la Agencia Digital Mexicana para la Innovación Pública (DAPI), la Secretaría de Salud de México y el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Preocupado por la capacidad de los hospitales en el verano de 2020, el gobierno mexicano diseñó un agresivo régimen de pruebas, pasando de 3.000 pruebas diarias en junio a unas 24.000 pruebas de antígenos diarias en noviembre, según TrialSiteNews. La titular de la Secretaría de Salud de México, Oliva López, anunció posteriormente que los médicos administrarán ivermectina y azitromicina para tratar el COVID-19.

«La Secretaría de Salud ha identificado que hay evidencia suficiente para utilizar en personas positivas al SARS-CoV-2, aún sin síntomas, algunos medicamentos como la ivermectina y la azitromicina», confirmó López en conferencia de prensa.

Las autoridades locales crearon un kit de tratamiento a domicilio, que incluye ivermectina, para sus 22 millones de habitantes el 28 de diciembre de 2020, tras un pico de casos de COVID-19.

Las personas que dieron positivo en una prueba de antígenos del COVID y que presentaban al menos síntomas leves empezaron a recibir uno de los kits de tratamiento del gobierno a base de ivermectina a partir del 29 de diciembre.

Como parte del programa de pruebas y tratamiento precoz, el gobierno mexicano abrió un estudio para seguir el efecto que el tratamiento precoz del COVID con ivermectina estaba teniendo en la población de la ciudad. Dirigido por la Secretaría de Salud de México, la DAPI y el IMSS, un programa de seguimiento telefónico rastreó la salud de las personas que daban positivo en las pruebas de COVID con una prueba de antígeno. El estudio siguió dos cohortes -los que recibieron ivermectina y los que no- e incluyó a 200.000 personas, reveló TrialSiteNews.

Utilizando los datos obtenidos de su sistema de vigilancia basado en llamadas telefónicas y los datos hospitalarios sobre ingresos por COVID-19, los investigadores descubrieron una reducción significativa de las hospitalizaciones para el grupo al que se le administró la ivermectina frente al grupo al que no se le administró, con una eficacia total de entre el 52% y el 76% en la prevención de las hospitalizaciones.

El Dr. Juan J. Chamie-Quintero, analista de datos de la universidad privada colombiana EAFIT, siguió las tendencias de las hospitalizaciones y muertes en Ciudad de México antes y después de que el gobierno pusiera en marcha su programa de tratamiento con ivermectina.

Los resultados de Chamie-Quintero corroboraron las observaciones del gobierno mexicano. Los siguientes gráficos, publicados en la página de Twitter de Chamie-Quintero, muestran que tanto las hospitalizaciones como las muertes por COVID alcanzaron su punto máximo a mediados de enero de 2021, unas dos semanas después de que la ivermectina comenzara a distribuirse el 29 de diciembre.

En el mes siguiente, se habían administrado más de 50.000 tratamientos, coincidiendo con un fuerte descenso del número de hospitalizaciones y muertes relacionadas con el COVID-19 en Ciudad de México.

De hecho, antes del 25 de febrero, Chamie-Quintero señaló que el exceso de muertes semanales se había reducido en la friolera de 3.000 en las tres semanas anteriores, y que para el 27 de febrero de 2021, la ocupación hospitalaria había disminuido drásticamente, pasando de alrededor del 90% a finales de enero a casi el 50% sólo unas semanas después.

El éxito de la Ciudad de México con la ivermectina es un caso real de investigación revisada por pares sobre los beneficios curativos del medicamento contra el virus SARS-CoV-2.

Un nuevo estudio sobre la eficacia de la ivermectina, publicado en el American Journal of Therapeutics, analizó «18 ensayos de tratamiento controlados y aleatorizados», y descubrió «una reducción significativa del riesgo de contraer COVID-19 con el uso regular de ivermectina» como profilaxis. Además, los investigadores descubrieron que el fármaco provocaba «reducciones grandes y estadísticamente significativas de la mortalidad, el tiempo de recuperación clínica y el tiempo de eliminación del virus» en los pacientes con COVID.

El estudio concluyó que «los numerosos ejemplos de campañas de distribución de ivermectina que conducen a una rápida disminución de la morbilidad y la mortalidad en toda la población indican que se ha identificado un agente oral eficaz en todas las fases de la COVID-19».

Chamie-Quintero elaboró un estudio propio en el que se analizaba el papel de la ivermectina en la reducción de la tasa de letalidad del COVID-19 (CFR) en Perú, donde el gobierno local aprobó la ivermectina como tratamiento del virus el 8 de mayo de 2020.

La ivermectina se utilizó en el tratamiento del COVID muy pronto durante la crisis del coronavirus -a partir de mayo de 2020- en ocho estados de Perú, y pronto se prescribió a pacientes de 24 de los 25 estados del país, excluyendo la capital, Lima. Aunque la ciudad sólo retuvo el uso de la ivermectina hasta cuatro meses después que el resto de Perú, el periodo intermedio sirvió como una especie de medida de control a efectos del estudio de Chamie-Quintero.

En los 24 estados que adoptaron el uso temprano del tratamiento con ivermectina, el exceso de muertes se redujo de media en un 59% 30 días después de que se registrara la tasa máxima de mortalidad y había descendido un 75% después de 45 días en los mayores de 60 años.

Los siguientes gráficos muestran los ocho primeros estados que adoptaron el tratamiento con ivermectina y el cambio observado en los casos de COVID-19, así como el exceso de muertes en los mayores de 60 años.

«En estos ocho análisis del Estado peruano, las distribuciones de ivermectina precedieron a reducciones significativas del número de muertes y de la tasa de letalidad de la infección», observó Chamie-Quintero, lo que le llevó a concluir: «El tratamiento con ivermectina es la explicación más razonable de la disminución de la tasa de mortalidad y letalidad en Perú. Su implementación en las políticas públicas es una medida altamente efectiva para reducir la mortalidad y letalidad del COVID-19».

Fuente: Tierra Pura

Compartir

2 thoughts on “Desaparecieron las hospitalizaciones y muertes por COVID, después de que la Ciudad de México introdujera el plan de ivermectina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *