PREVENCIA

Seguridad | Salud | Prevención

PREVENCIA > China > Desarman la cúpula ejecutiva de Evergrande y el colapso total parece ser inminente

Desarman la cúpula ejecutiva de Evergrande y el colapso total parece ser inminente

5 minutos de lectura
Read Time:5 Minute

Evergrande Group, el gigante inmobiliario chino que con su deuda sin precedentes arrastró a todo el mercado chino a una profunda crisis financiera, ahora vuelve a estar en las principales portadas luego de que su comisión directiva le pida la renuncia a tres de sus ejecutivos principales acusados de corrupción.

El director ejecutivo (CEO) Xia Haijun, el director financiero (CFO) Pan Darong y el ejecutivo Ke Peng, se vieron obligados a renunciar luego de que una investigación interna confirmara que habían malversado aproximadamente 2 mil millones de dólares obtenidos de préstamos de terceros.

Los tres involucrados aceptaron las acusaciones sin oponerse y presentaron de inmediato su renuncia tras el pedido de la junta directiva.

El conflicto salió a la luz justo cuando el cuestionado promotor inmobiliario intenta llegar a un nuevo acuerdo de reestructuración de su deuda que supera los 300 mil millones de dólares de pasivos.

Corrupción en Evergrande

Las tres personas mencionadas anteriormente habrían participado de la organización de un proyecto de garantía de propiedad para ayudar de modo fraudulento a empresas de terceros a obtener préstamos. Dado que varios beneficiarios no pudieron devolver el dinero adquirido, Evergrande se vió obligado responder con 13.400 yuanes (alrededor de 2 mil millones de dólares).

En marzo, Evergrande retrasó la presentación de sus resultados anuales, diciendo que necesitaba investigar por qué los bancos habían reclamado los fondos de Evergrande Property Services.

Evergrande, que no identificó al tercero que facilitó los préstamos, luego declaró que los fondos se usaron para “operaciones generales”, pero sin dar mayores detalles.

Hace unos días todo se precipitó, cuando algunos bancos confiscaron inesperadamente los 2 mil millones de dólares en depósitos bancarios de Evergrande Property Services, su unidad de servicios inmobiliarios. Los bancos incautaron el dinero para usarlo de garantía hipotecaria ante la falta de pago de los beneficiarios.

Tras el escándalo que generó la remoción de los tres ejecutivos el desarrollador reportó que, como resultado de los hallazgos de la investigación preliminar, la firma considerará nombrar a un consultor para realizar una revisión integral de los sistemas de control interno y gestión de riesgos de la firma.

El anuncio de la empresa respecto a la revisión integral de los sistemas de control interno parece estar cargado de ironía o al menos haber llegado demasiado tarde. Actualmente es la empresa inmobiliaria más endeudada del mundo, justamente porque durante décadas especuló financieramente sin haber gestionado adecuadamente los riesgos a los que se exponía.


Evergrande pierde equilibrio y queda al borde de la quiebra

Luego de que la cúpula de la empresa quedara implicada en presuntas prácticas irregulares de financiación, la crisis que vive la compañía y que arrastra al resto del mercado inmobiliario chino se complica aún más.

Definitivamente el conflicto que salió a la luz recientemente no resultó oportuno para la empresa que en este momento está agonizando en su lucha por salir a flote por su problema de liquidez para afrontar sus deudas.

Si bien los 2 mil millones en cuestión no significan un número considerable en el total de la deuda que supera los 300 mil millones, el hecho de que se sume a su haber un caso de fraude interno confirmado y la posterior remoción de 3 de sus ejecutivos principales, no hace más que generar un sentimiento de desconfianza en cualquiera de los anuncios que pretenda realizar la firma para reestructurar su deuda.

Para complicar aún más las cosas, la Bolsa de Valores de Hong Kong anunció el pasado 11 de julio que varias acciones chinas de bienes raíces y administración de propiedades serían eliminadas del Índice Hang Seng. Entre las cuales se encuentran las de Evergrande Group de China y Evergrande Property Co., Ltd. 

Algunos expertos señalan que la eliminación del índice Hang Seng no es solo un problema de formas, sino que tiene un significado asociado muy profundo en sentido de que las empresas mencionadas ya no resultan atractivas para los inversores nacionales e internacionales y, por lo tanto, no podrán recibir inversiones justo cuando más necesita de liquidez para saldar sus deudas. En otras palabras están afirmando que Evergrande no tiene otra salida que la quiebra.

Reacción adversa y expansión de la crisis inmobiliaria a toda la economía

En un intento desesperado por recuperar parte de las pérdidas e incrementar su liquidez, los promotores inmobiliarios en dificultades han intentado aumentar los precios de las viviendas, esto ha provocado que un número cada vez mayor de clientes no puedan pagar nuevas propiedades u opten por dejar abandonar sus compromisos. 

Hace unas semanas, miles de familias en China iniciaron una especie de boicot al negarse a seguir pagando sus préstamos hipotecarios ante la incertidumbre sobre el futuro de sus viviendas sin terminar, en manos de promotoras y constructoras en apuros. Lo que a su vez provoca un daño aún mayor en la situación económica del sistema inmobiliario chino en su conjunto.

La crisis por la que atraviesa Evergrande es solo la punta del iceberg. El sistema inmobiliario basado en especulaciones financieras se está desmoronando por completo. Esta situación pone en riesgo a todo el sistema productivo de China, lo que provoca en última instancia que los inversores internacionales sean mucho más cautelosos a la hora de invertir en China y opten por desviar sus fondos a otros mercados.

Fitch Ratings, la agencia internacional de calificación crediticia, publicó algunos meses atrás un informe en el que aseguraba que de continuar la tendencia en la caída de las ventas de inmuebles en China, las empresas de desarrollo inmobiliario sufrirían un profundo e inevitable déficit financiero.

El presagio hoy se está cumpliendo y tanto Evergrande como gran parte de sus competidores y aliados en el mercado se están ahogando en sus propias deudas. 

Esta falta de liquidez también está afectando al sistema bancario que tal como quedó demostrado en las últimas semanas, en algunas regiones ciertos bancos no permitieron a los pequeños ahorristas acceder a sus fondos lo que generó malestar social y protestas que fueron rápidamente reprimidas por el régimen. 

En este complejo contexto, Evergrande está intentando llegar a un nuevo acuerdo para reestructurar su enorme deuda, pero para empeorar la situación, el régimen chino parece estar soltando la mano al gigante inmobiliario ya que no ha dado ninguna señal de estar dispuesto a apuntalar al sector en dificultades o salir a un rescate financiero como hizo en el pasado. 

De confirmarse que el gobierno no reanudará su rescate no parecería factible otra opción que la quiebra de la empresa, lo que generaría graves consecuencias tanto para el sistema inmobiliario como para la economía china en general.

Fuente: Andrés Vacca –Redacción BLes

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.