Breaking News

Descubren en Japón un nuevo virus transmitido por garrapatas que puede infectar y causar enfermedades a los seres humanos

Científicos japoneses han identificado un virus hasta ahora desconocido que puede infectar a los seres humanos y causar enfermedades. El descubrimiento fue realizado por investigadores de la Universidad de Hokkaido.

El nuevo virus infeccioso, denominado Yezo, es transmitido por la picadura de garrapatas y provoca fiebre y la reducción de plaquetas y leucocitos en la sangre.

«Al menos siete personas se han infectado con este nuevo virus en Japón desde 2014, pero hasta ahora no se ha confirmado ninguna muerte», dijo este lunes Keita Matsuno, virólogo del Instituto Internacional de Control de Zoonosis de la universidad nipona.

El virus Yezo se descubrió después de que un hombre de 41 años ingresara en el hospital en 2019 con fiebre y dolor en la pierna tras ser picado presuntamente por una garrapata. Un segundo paciente se presentó con síntomas similares tras una picadura del mismo tipo de arácnido al año siguiente.

El análisis genético de las muestras de sangre de los dos pacientes descubrió un nuevo tipo de ‘orthonairovirus’, una clase de nairovirus que incluye patógenos como el virus de la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo.

La fuente del virus

Los científicos lo bautizaron virus Yezo por el nombre histórico japonés de Hokkaido, la gran isla del norte del país donde fue descubierto.

Para determinar la fuente probable del virus, el equipo de investigación analizó muestras recogidas de animales salvajes en la zona entre 2010 y 2020 y encontraron anticuerpos del virus en ciervos shika y en mapaches. También encontraron el ARN del virus en las tres principales especies de garrapatas de Hokkaido.

«El virus Yezo parece haber establecido su distribución en Hokkaido, y es muy probable que cause la enfermedad cuando se transmite a los humanos desde los animales a través de las garrapatas», indicó Matsuno.

El estudio con la descripción del hallazgo fue publicado recientemente en la revista Nature Communications.

Fuente: RT

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *