Breaking News

El 65% de las nuevas muertes por la variante Delta en Reino Unido corresponden a personas vacunadas, según informe de Salud Pública

Dos tercios de las personas que murieron con la variante Delta en el Reino Unido habían sido inoculadas previamente con al menos una dosis de la vacuna COVID-19, según un nuevo informe técnico presentado por Public Health England (Salud Pública de Reino Unido) con fecha 6 de agosto.

El informe -que se centró en diez variantes de Covid y cuatro variantes de preocupación en Inglaterra- reportó que de un total de 300.110 casos de la variante Delta hubo un total de 742 muertes. De este total, 481 o sea el 65% de las muertes fueron personas vacunadas contra el virus PCCh (o covid-19).

Según se puede observar en el informe, 402 de las personas fallecidas habían recibido la pauta completa de la vacuna, es decir las dos dosis, mientras que 10 habían recibido una dosis hace menos de 21 días y 69 habían recibido una dosis hace más de 21 días.

Mientras que 253 personas del total de 742 fallecidos, no contaban con ninguna vacuna contra el virus PCCh.

Asimismo, el informe indica que los casos positivos y negativos de las pruebas de PCR son habitualmente “similares entre las personas que no están vacunadas y las que están vacunadas”.

El Reino Unido no es el único país que ha experimentado un aumento de infecciones y muertes entre quienes se han inyectado la vacuna anti-covid, ya que Israel informó un patrón similar, según Life Site News.

De acuerdo al portal Science, al 15 de agosto, 514 israelíes fueron hospitalizados con COVID-19 grave o crítico, un aumento del 31% con respecto a solo 4 días antes. De los 514, el 59% estaban completamente vacunados. De los vacunados, el 87% tenía 60 años o más.

“Hay tantas infecciones de avance que dominan y la mayoría de los pacientes hospitalizados están vacunados”, dice Uri Shalit, bioinformático del Instituto de Tecnología de Israel (Technion) quien además es consultor del gobierno sobre COVID-19. “Las vacunas funcionan, pero no lo suficientemente bien”, agregó.

A pesar de estos datos, Reino Unido está listo para implementar inyecciones de refuerzo, mientras que Israel ya ha comenzado a administrar estos refuerzos, Canadá los pone a disposición de quienes se consideran de “alto riesgo” y Estados Unidos ha revelado planes para administrar la vacuna de refuerzo a tantos como sea posible.

¿Es posible que las vacunas aumenten las infecciones?


El Dr. Joseph Mercola, un galardonado médico que escribe para The Defender, explicó que los que están vacunados contra el virus PCCh “sirven como caldo de cultivo para las mutaciones” y que las vacunas en realidad impulsan a los virus a mutar en cepas más peligrosas.

“Los virus mutan todo el tiempo”, dijo Mercola, “y si tiene una vacuna que no bloquea la infección por completo, entonces el virus mutará para evadir la respuesta inmune dentro de esa persona”.

Una característica distintiva de la inyección Covid es que “no están diseñadas para bloquear infecciones. Permiten que se produzca la infección y, en el mejor de los casos, reducen los síntomas de esa infección ”, afirmó Mercola. “Si el SARS-CoV-2 termina mutando en cepas más letales, la vacunación masiva es el factor más probable”.

Por su parte, el virólogo francés y premio Nobel Luc Montagnier dijo en mayo en una entrevista que los programas de vacunación masiva para COVID en realidad podrían estar causando mutaciones del SARS-CoV-2 como la variante Delta y, por lo tanto, prolongando la pandemia.

Montagnier explicó que en cada país que emprende una campaña de vacunación masiva, “la curva de vacunaciones es seguida por la curva de muertes”.

Este mes de agosto hizo nuevas declaraciones. Según el experto, estas vacunas transportan una parte del ARN del virus que codifica su proteína de pico, lo que permite su unión a las células diana. Montagnier explicó que los fabricantes de estas vacunas creyeron e hicieron creer ingenuamente que los organismos inyectados generarían una fuerte respuesta de anticuerpos neutralizando esta proteína de superficie y así evitarían la transmisión del virus.

Sin embargo, según Montagnier, los hechos contradicen esta esperanza y las vacunas no evitan la transmisión del virus de persona a persona y los vacunados son tan transmisores como los no vacunados.

Por tanto, tener esperanza de una «inmunidad colectiva» mediante un aumento del número de vacunados, según él, es una esperanza infundada.

Según Montagnier, la explicación es que la alta capacidad de mutación del virus -ligada a su alta transmisibilidad- permite la selección de variantes resistentes a vacunas.

El Premio Nobel explica que es una carrera en la que el virus siempre tendrá una ventaja, por lo que recomienda que se abandone y se rechace la vacunación obligatoria.

Mientras tanto, los organismos gubernamentales presionan cada vez más para que la toda la población se inocule, casi como una única salida para combatir el virus PCCh.

Fuente: Celeste Caminos – BLes.com

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *