El cirujano general de Florida pide «que se detenga el uso de las vacunas de ARNm contra el COVID-19»

0
two covid vials on pink surface

Photo by Nataliya Vaitkevich on Pexels.com

Compartir

«Como siempre, Florida pondrá la integridad científica y la seguridad de nuestros ciudadanos por encima de las agendas impulsadas por las ganancias», dijo el Dr. Joseph Ladapo.

El cirujano general de Florida instó a detener todas las vacunas de ARNm contra el COVID-19 después de recibir una respuesta de la FDA con respecto a las preocupaciones planteadas sobre la posible contaminación del ADN plasmídico de las inyecciones.

En una publicación del miércoles en X, el cirujano general de Florida, Joseph Ladapo, MD, dijo que está «pidiendo que se detenga el uso de las vacunas de ARNm contra el COVID-19».

«Como siempre, Florida pondrá la integridad científica y la seguridad de nuestros ciudadanos por encima de las agendas impulsadas por las ganancias», dijo.

El principal médico de Florida, que fue nombrado por el gobernador republicano Ron DeSantis en 2021 y se ha pronunciado constante y públicamente en contra de las inyecciones de COVID-19, los cierres y los mandatos de uso de mascarillas, hizo los comentarios después de recibir una respuesta de la FDA con respecto a una carta de diciembre en la que compartía su preocupación por «el reciente descubrimiento de fragmentos de ADN de células huésped dentro de las vacunas de ARNm COVID-19 de Pfizer y Moderna».

En octubre, los investigadores publicaron a finales del año pasado un estudio preimpreso en el que afirmaban haber descubierto «niveles significativos» de «ADN plasmídico» en las vacunas COVID-19 caducadas, impurezas que, según los investigadores, pueden estar relacionadas con eventos adversos. El estudio, que aún no ha sido revisado por pares, pidió «más investigación» para corroborar los hallazgos.

En su carta del 6 de diciembre a la FDA, Ladapo dijo que el estudio «plantea preocupaciones sobre la presencia de contaminantes de ácidos nucleicos en las vacunas de ARNm COVID-19 aprobadas de Pfizer y Moderna».

Continuando, dijo que la propia FDA proporcionó una guía en 2007 que planteó la posibilidad de que «la integración del ADN podría teóricamente afectar los oncogenes de un ser humano, los genes que pueden transformar una célula sana en una célula cancerosa» y, por lo tanto, podría «resultar en inestabilidad cromosómica».

«La Guía para la industria analiza la biodistribución de las vacunas de ADN y cómo dicha integración podría afectar a partes no deseadas del cuerpo, como la sangre, el corazón, el cerebro, el hígado, el riñón, la médula ósea, los ovarios/testículos, los pulmones, los ganglios linfáticos de drenaje, el bazo, el lugar de administración y el subcutis en el lugar de la inyección», resumió Ladapo.

En consecuencia, el cirujano general de Florida pidió a la FDA que sopesara cualquier riesgo relacionado que plantean las inyecciones y cerró la carta pidiéndole a la agencia que respondiera a sus preguntas antes del 13 de diciembre.

Un comunicado de prensa de la oficina de Ladapo del 3 de enero afirmaba que la FDA había respondido el 14 de diciembre sin proporcionar «pruebas de que se hayan llevado a cabo evaluaciones de integración de ADN para abordar los riesgos descritos por la propia FDA en 2007».

En la carta de respuesta, el director del Centro de Evaluación e Investigación Biológica de la FDA, Peter Marks, aseguró a Ladapo que, «sobre la base de una evaluación exhaustiva de todo el proceso de fabricación», la agencia «confía en la calidad, seguridad y eficacia de las vacunas contra el COVID-19».

«La evaluación beneficio-riesgo de la agencia y la vigilancia continua de la seguridad demuestran que los beneficios de su uso superan sus riesgos», dijo Marks. «Además, con más de mil millones de dosis de las vacunas de ARNm administradas, no se han identificado problemas de seguridad relacionados con el ADN residual».

Según la agencia federal, «ninguna proteína SV40 está codificada o presente en las vacunas», y la FDA «ha tenido en cuenta la totalidad del producto de la vacuna de ARNm contra el COVID-19, incluidas las nanopartículas lipídicas». Además, la carta afirmaba que «toda contaminación con fragmentos de ADN residuales se controla de forma rutinaria como especificación del producto», y afirmaba que es improbable que los «fragmentos de ADN residuales» de las inyecciones se integren «en las células reproductivas».

Sin embargo, el Dr. Ladapo dijo en un comunicado que la respuesta de la FDA «no proporciona datos ni evidencia de que se hayan realizado las evaluaciones de integración de ADN que ellos mismos recomendaron».

«En cambio, señalaron estudios de genotoxicidad, que son evaluaciones inadecuadas para el riesgo de integración del ADN», dijo, y agregó que, «si los riesgos de integración del ADN no se han evaluado para las vacunas COVID-19 de ARNm, estas vacunas no son apropiadas para su uso en seres humanos».

«Los proveedores preocupados por los riesgos para la salud de los pacientes asociados con el COVID-19 deben priorizar el acceso de los pacientes a las vacunas y el tratamiento contra el COVID-19 que no sean de ARNm», dijo el Dr. Ladapo. «Tengo la esperanza de que, con respecto al COVID-19, la FDA algún día considere seriamente su responsabilidad regulatoria de proteger la salud humana, incluida la integridad del genoma humano».

«En el espíritu de la transparencia y la integridad científica», dijo la oficina del cirujano general, Ladapo «continuará evaluando la investigación en torno a estos riesgos y proporcionará actualizaciones a los floridanos».

Fuente RT


Descubre más desde PREVENCIA

Subscribe to get the latest posts sent to your email.

Deja un comentario

Descubre más desde PREVENCIA

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo