El Congreso examina las reformas de la OMS y aborda las preocupaciones de soberanía en torno al tratado sobre pandemias

0
Compartir

La OMS ya se enfrenta a un serio rechazo por parte de individuos y naciones preocupados por si el nuevo tratado le otorgará mayores poderes para controlar la política nacional en caso de futuras pandemias.

Un subcomité de la Cámara de Representantes de Estados Unidos abordó la semana pasada las preocupaciones sobre la transparencia de la Organización Mundial de la Salud y su aparente «parcialidad» por el Partido Comunista Chino. También se refirió a las preocupaciones actuales sobre la preservación de la soberanía nacional en el contexto del tratado mundial sobre pandemias de la OMS y las regulaciones sanitarias propuestas, aunque el tratamiento del tema por parte del subcomité ha sido criticado por no ir lo suficientemente lejos.

El representante republicano Brad Wenstrup de Ohio, presidente del Subcomité Selecto sobre la Pandemia de Coronavirus, anunció la audiencia en un comunicado de prensa del 6 de diciembre, argumentando que la OMS no había priorizado «la honestidad, la transparencia y la salud de los ciudadanos de todo el mundo» en su respuesta a la pandemia de COVID-19, sino que había sucumbido a la «influencia indebida del Partido Comunista Chino».

«Cuando la OMS debería haber estado llevando a cabo investigaciones independientes sobre los orígenes del COVID-19 y presentando a la comunidad mundial información verificada para ayudar a mantenerlos a salvo, vimos que ignoraron algunos hechos y repitieron como loros declaraciones que provenían del Partido Comunista Chino», dijo el representante Wenstrup, según The Defender.

En la audiencia, los legisladores hablaron sobre la prevención de la «próxima pandemia» y la posible implementación de reformas dentro de la OMS para garantizar la preparación futura.

Al discutir las enmiendas propuestas al Reglamento Sanitario Internacional (RSI) de la OMS, así como el próximo acuerdo pandémico de la OMS, que ahora está en forma de borrador pero que se completará para su consideración en la 77ª Asamblea Mundial de la Salud en 2024, los congresistas dijeron que cualquier nuevo acuerdo con el organismo mundial debe respetar la soberanía nacional.

Como ha informado LifeSiteNews, los críticos del tratado y de las enmiendas al RSI han planteado serias preocupaciones sobre las disposiciones, incluido el impacto de los controles de salud pública globalizados en la soberanía de sus 194 países miembros. El año pasado, el gobernador republicano de Florida y candidato presidencial republicano para 2024, Ron DeSantis, rechazó el tratado propuesto, argumentando que las «élites» habían abogado por «políticas perniciosas» durante la pandemia de COVID-19 y que «no hay manera» de que Florida «apoye alguna vez» el acuerdo global. El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha argumentado que la oposición al tratado se basa en «información errónea» y que las preocupaciones sobre la pérdida de soberanía nacional son «tonterías».

Durante la reunión del subcomité del miércoles, Loyce Pace, MPH, secretaria adjunta de asuntos globales del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos (HHS, por sus siglas en inglés), promocionó la participación de Estados Unidos en el proceso junto con la OMS.

Pace enfatizó la necesidad del «más alto y mejor nivel de prevención, preparación y respuesta», lo que, según dijo, fue «una de las razones por las que Estados Unidos realmente asumió un papel de liderazgo al pedir las revisiones del Reglamento Sanitario Internacional e introdujo las 13 o un puñado de enmiendas originales».

Por su parte, el representante Wenstrup dijo que las enmiendas y el tratado de la OMS «no deben violar la soberanía internacional y deben responsabilizar a China y a otros», al tiempo que garantizan que «los intereses estadounidenses estén protegidos».

«Además, cualquier acuerdo o tratado debe ser presentado al Congreso para su aprobación», dijo.

La representante republicana de Iowa, Marianette Miller-Meeks, fue un paso más allá, argumentando que Estados Unidos no solo «quiere» respeto por su soberanía, sino que «exige» que se respete.

Sin embargo, Meeks no llegó a pedir a Estados Unidos que se retire de la OMS, argumentando que «es vital que Estados Unidos y otros países miembros no permitan que los malos actores secuestren el proceso de revisión».

Los comentarios hechos por los legisladores recibieron el rechazo de un experto preocupado por preservar la libertad médica a raíz de la pandemia de COVID-19 y la posibilidad de un futuro brote de enfermedad.

Valerie Borek, directora asociada y analista principal de políticas de Stand for Health Freedom, argumentó que «el objetivo del proceso» de las enmiendas al RSI «es convertir las opciones ‘no vinculantes’ en obligaciones».

Como ha informado LifeSiteNews, los borradores de los documentos de la OMS publicados a principios de este año parecen reafirmar la soberanía nacional durante las pandemias. Y la izquierdista Human Rights Watch ha dicho (con desaprobación) que el borrador actual del tratado sobre la pandemia dice que las normas de la OMS estarían sujetas a las leyes nacionales y que «parece que las partes parecen estar simplemente ‘alentadas’ a ‘adoptar políticas, estrategias y/o medidas’ pero no a ‘cumplir’ con ‘leyes’ específicas».

Sin embargo, los legisladores y otras personas preocupadas por la defensa de la libertad personal argumentan que las reglas de la OMS aún podrían ceder una importante autoridad de toma de decisiones a la OMS no elegida, pidiendo una revisión del Congreso antes de su adopción.

En los comentarios de Borek, dijo que las enmiendas del IHR «podrían cambiar la naturaleza fundamental del documento, la relación de Estados Unidos con otras naciones, dictar el gasto interno y la formulación de políticas, y potencialmente entrar en conflicto con los poderes de la policía estatal».

«Estas enmiendas deben ser vistas por el Congreso antes de que Estados Unidos se acerque a adoptarlas», dijo.

La OMS ya se enfrenta a un serio rechazo por parte de quienes se preocupan por si el nuevo tratado le otorgará mayores poderes para controlar la política nacional en caso de futuras pandemias.

Como LifeSiteNews informó anteriormente, Estonia ya ha rechazado el tratado propuesto y Nueva Zelanda está pisando el freno por preocupaciones sobre sus derechos nacionales. Los políticos eslovacos también se han pronunciado en contra del tratado.

Erik Kaliňák, asesor del recién elegido primer ministro eslovaco Robert Fico, dijo que el tratado pandémico de la OMS era «otro de los esfuerzos de los globalistas para debilitar el poder de los Estados-nación y transferir competencias y poderes de las manos de políticos que responden a los ciudadanos a manos de funcionarios elegidos por nadie».

Fuente LifeSites


Descubre más desde PREVENCIA

Subscribe to get the latest posts sent to your email.

Deja un comentario

Descubre más desde PREVENCIA

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo