PREVENCIA

Seguridad | Salud | Prevención

El plástico escasea en Europa, ¿por qué?

La pandemia del coronavirus ha puesto de manifiesto la fragilidad de las cadenas de suministro mundiales. Hay problemas incluso con productos tan sencillos como la película transparente que protege las carnes y otros productos en el supermercado. Para producirla, la industria alemana de envases de plástico, en su mayoría empresas de mediano tamaño, recurren a productos semielaborados.

Las bolsas de plástico estarán pronto prohibidas en Alemania, pero los envases sintéticos seguirán siendo necesarios. El sector tiene actualmente problemas de suministro por la carencia de materias primas.

La pandemia del coronavirus ha puesto de manifiesto la fragilidad de las cadenas de suministro mundiales. Hay problemas incluso con productos tan sencillos como la película transparente que protege las carnes y otros productos en el supermercado. Para producirla, la industria alemana de envases de plástico, en su mayoría empresas de mediano tamaño, recurren a productos semielaborados.

Entre ellos se encuentra la nafta, un subproducto de la producción de combustible. Las empresas petroleras y químicas con refinerías en Arabia Saudí, Estados Unidos, China y Europa desempeñan así un importante papel antes de que los fabricantes del envoltorio plástico puedan hacer su producto.

Cadenas de suministro enrevesadas

La industria de los envases de plástico está muy interconectada en todo el mundo, dependen mucho unas ramas de otras y, en consecuencia, también es muy vulnerable si las cosas se atascan en un punto u otro”, afirma Mara Hancker, portavoz y directora general de la asociación industrial de envasado sintético (Industrievereinigung Kunststoffverpackungen, IK).

A partir de granulados como este se fabrican los productos de plástico.

En este momento, las cosas se “atascan” en muchos sitios al mismo tiempo. Según una encuesta de primeros de marzo, tres cuartas partes de las empresas del sector se quejaban de que su suministro de materias primas era escaso o incluso muy escaso. El 80 % admitía dificultades para adquirirlas y la misma proporción esperaba que la situación no iba a mejorar a corto plazo.

Sigue siendo difícil conseguir las materias primas; y, donde se pueden conseguir, son extremadamente caras”, dice Hancker todavía un mes después de la encuesta.

Aumento de los precios

En los tres primeros meses del año, los plásticos utilizados por la industria de los envases han subido mucho de precio: el polietileno, por ejemplo, más del 35 %. Otros, como el poliuretano, se han encarecido un 50 % en los últimos seis meses.

La Asociación Alemana de la Industria de la Transformación del Plástico (GKV) también habla de una alteración masiva de las cadenas de suministro de materias primas. Algunas empresas tienen que reducir la producción porque no hay suficiente materia prima. Otros se plantean el cambio a plásticos alternativos, pero esto no es solo un reto desde el punto de vista técnico, sino que está ligado a todo tipo de trabas normativas, especialmente en el sector alimentario.

Un Steamcracker de BASF en Ludwigshafen. Es una instalación que descompone los hidrocarburos saturados en moléculas más pequeñas, sacando varios materiales diferentes, de forma similar a como una refinería separa los componentes del petróleo.

Menor producción, mayor demanda

¿Cómo puede producirse esta escasez? La razón principal es la pandemia de coronavirus, que ha “sacudido” la economía mundial y las cadenas de suministro, dice Hancker. Por ejemplo, el transporte marítimo: primero, los buques de carga se quedaron parados en los puertos y, luego, los precios de los contenedores se dispararon.

Debido a que el negocio ha bajado en todas partes, muchos fabricantes de productos intermedios han aprovechado para realizar el mantenimiento de sus equipos, un proceso que puede durar meses. Además, se sumaron otros problemas, como los temporales de invierno en Estados Unidos o el colapso en el Canal de Suez causada por el buque portacontenedores Ever Given.

Así que, aunque había menos insumos disponibles, la demanda creció más de lo esperado, en parte también gracias a la recuperación económica de China. “El mercado está en auge allí y lo absorbe todo ahora mismo”, explica Hancker. En Alemania, dice, la industria del automóvil y la de la construcción están impulsando la demanda.

Envases de poliestireno expandido se utilizan también para el transporte de material sanitario sensible, como las vacunas o los órganos para transplantes.

Envases de poliestireno expandido se utilizan también para el transporte de material sanitario sensible, como las vacunas o los órganos para transplantes.

¿Afectados los envíos de vacunas?

Hasta ahora, la escasez ha sido más notable en las películas y los envases para productos alimenticios; pero ya hay señales de alarma también en el sector médico, afirma. “Nuestras empresas tienen muchas dificultades para conseguir poliestireno expandido, lo que se conoce como espuma de poliestireno o Airpop. Y también es el material que se utiliza actualmente para aislar y mantener frías las vacunas contra el coronavirus durante el transporte”.https://imasdk.googleapis.com/js/core/bridge3.448.1_es.html#goog_80996142Volume 90% Ver el video05:25

Países Bajos: burbujas contra el plástico

Pasará algún tiempo antes de que la situación del suministro se recupere. En cualquier caso, las previsiones de las empresas de envasado coinciden con las de la evolución de la pandemia. “La mayoría de nuestros miembros prevén que la situación volverá a aliviarse como muy pronto en otoño”, afirma Hancker, portavoz del IK.

Fuente DW (lgc/few)