El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, arremete contra Soros y el sistema financiero de Estados Unidos en la CPAC

0
Compartir

«Soros y sus compinches chocaron contra un muro de ladrillos en El Salvador», exclamó el recientemente reelecto Bukele. «Gracias a Dios y toda la gloria sea para Él, los salvadoreños ahora son inmunes a su influencia».

Nayib Bukele, el popular presidente pro-vida de El Salvador, pronunció un conmovedor discurso en la Conferencia de Acción Política Conservadora de este año, en el que abordó el globalismo, George Soros, el crimen y el sistema financiero estadounidense.

Al subir al escenario ante una multitud enardecida, Bukele, quien recientemente ganó la reelección en El Salvador con un enorme 84 por ciento de los votos, apuntó de inmediato al «globalismo», señalando que en El Salvador «ya está muerto».

Bukele, quien fue elegido por primera vez en 2019 y se ha hecho famoso por llevar las tasas de criminalidad a mínimos históricos en su país, que alguna vez estuvo plagado de pandillas, advirtió a los estadounidenses que, al igual que sucedió en El Salvador en las décadas de 1960 y 1970, las «fuerzas oscuras» están «apoderándose de su país».

Dijo que la razón por la que El Salvador terminó convirtiéndose en la «capital mundial del asesinato» fue que la gente no estaba equipada para entender cuán radicalmente estaba cambiando su sociedad porque sucedió durante un período de décadas, un incremento a la vez.

Bukele comparó esto con hervir una rana, diciendo que si sigues subiendo el fuego y hierves lentamente la rana, no se dará cuenta de lo que está sucediendo hasta que sea demasiado tarde. Sin embargo, el mandatario latinoamericano instó a los estadounidenses a no desesperarse, ya que «todavía se puede saltar antes de que hierva el agua».

Al explicar brevemente la situación en El Salvador en las últimas décadas, en las que las tasas de homicidios se dispararon y estalló una guerra civil de inspiración comunista de 12 años, Bukele explicó que puede «ver claramente los signos de un declive» cuando mira a Estados Unidos porque su propio país «tocó fondo hace décadas».

Bukele explicó que incluso después de la guerra civil, la cultura de las pandillas se convirtió en una «enfermedad desenfrenada que había comenzado con síntomas leves, empeoraba cada vez más y se convirtió en un cáncer que parecía incurable».

  • Bukele señaló las principales ciudades gobernadas por demócratas como Baltimore, donde se están llevando a cabo eventos similares y «el crimen y las drogas se han convertido en la norma diaria». También mencionó la epidemia de fentanilo y preguntó a la multitud si hace 10 años podrían haber predicho cuán destructiva se volvería esa droga en la sociedad estadounidense.

El presidente explicó que cuando se trataba de solucionar el problema en su patria, lo «mínimo» que tenía que lograr era librar a su nación del título de «capital mundial del asesinato».

Bukele señaló que no se trata solo de detener a delincuentes y pandilleros, sino también de destituir a «jueces corruptos, abogados corruptos y fiscales corruptos».

«Estaban liberando a los pandilleros», dijo Bukele, y agregó que «no eran solo las pandillas», era todo el «sistema corrupto» trabajando mano a mano con la «comunidad internacional, las ONG».

Señalando a uno de los actores globalistas más infames, George Soros, cuya Open Societies Foundation es conocida por respaldar a los fiscales de distrito blandos con el crimen en las ciudades gobernadas por demócratas, Bukele comentó a la multitud: «¿Quién eligió a [George] Soros para dictar la política pública y las leyes? ¿Por qué se siente con derecho a imponer su agenda?»

«Soros y sus compinches chocaron contra un muro de ladrillos en El Salvador», exclamó Bukele. «Gracias a Dios y toda la gloria sea para Él, los salvadoreños ahora son inmunes a su influencia».

Bukele, quien recibió poco más de la mitad de los votos en 2019, defendió que sus políticas antiglobalistas no solo han funcionado para convertir a El Salvador en el país más seguro del hemisferio occidental, sino también para influir en la opinión de sus compatriotas.

Bukele explicó que en las últimas elecciones su partido obtuvo «54 escaños de 60, 57 si contamos a nuestros aliados».

«El pueblo de El Salvador ha despertado, y ustedes también pueden hacerlo», continuó. «Las élites globales odian nuestro éxito y temen el suyo. El libre albedrío del pueblo para elegir a sus líderes es algo que desprecian porque no pueden controlarlo».

Bukele destacó que los globalistas como Soros no solo respaldan a los fiscales de distrito, sino que manipulan la opinión pública a través del control institucional de los medios de comunicación y las campañas políticas, y que los estadounidenses deben «luchar» contra ello con todo su «corazón y alma».

Por último, Bukele se refirió al sistema financiero estadounidense y a la crisis de la deuda, advirtiendo a los asistentes que si no se corrige el rumbo la calamidad es inminente.

El presidente explicó que si bien puede parecer que el dinero de los impuestos se usa para financiar al gobierno, en realidad se financia con deuda a través de la creación de bonos del Tesoro, a los que llamó «papel».

  • —¿Y quién compra los bonos del Tesoro? —preguntó Bukele. «Sobre todo la Fed», se respondió a sí mismo, refiriéndose a la Reserva Federal de Estados Unidos. «¿Y cómo los compra la Fed?», volvió a preguntar. Al «imprimirlos», bromeó.

«Así que, básicamente, se financia al gobierno imprimiendo dinero de la nada», afirmó, afirmando que la razón por la que los estadounidenses pagan «altos impuestos» no es para financiar al gobierno, que está muy endeudado, sino para «mantener la ilusión de que se está financiando al gobierno».

«El gobierno se está financiando a sí mismo mediante la impresión de dinero… papel respaldado con papel, una burbuja que inevitablemente estallará», pronosticó, advirtiendo que en tal caso «se perdería la confianza en su moneda, el dólar caería y con él la civilización occidental».

Terminando con una nota más alta, Bukele reiteró que no es demasiado tarde para Estados Unidos, saludando a la multitud y pidiendo a Dios que bendiga a los asistentes, a todo Estados Unidos y a su natal El Salvador.

Fuente LifeSites


Descubre más desde PREVENCIA

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Deja un comentario

Descubre más desde PREVENCIA

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo