Breaking News

Era de esperar: el Papa vuelve a ignorar las atroces violaciones de derechos humanos en China en su mensaje de Pascua

El Papa Francisco proclamó el domingo su bendición anual de Pascua, en la que brilló por su ausencia la difícil situación de los musulmanes uigures en Xinjiang, China.

En su solemne bendición Urbi et Orbi, el pontífice ofrece un recorrido virtual por zonas problemáticas de todo el mundo para señalar los conflictos y las injusticias, pero como ha hecho en ocasiones anteriores, omitió cuidadosamente cualquier referencia a quienes sufren abusos de los derechos humanos bajo el régimen comunista de China.

En la letanía de este año de zonas asoladas por conflictos, violencia y desastres, el Papa recordó a los pueblos del Líbano, Jordania, Siria, Yemen, Irak, el Sahel, Nigeria, Tigray y la región de Cabo Delgado, el este de Ucrania y Nagorno-Karabaj, así como Jerusalén y el conflicto entre israelíes y palestinos.

En el caso de Yemen, Francisco denunció el «silencio ensordecedor y escandaloso» que ha acompañado su situación, al tiempo que él mismo contribuyó al silencio ensordecedor y escandaloso sobre la suerte de los uigures.

El Papa también saludó a «los jóvenes de Myanmar comprometidos con la democracia», una cortesía que nunca ha tenido con los jóvenes manifestantes prodemocráticos de Hong Kong que desde hace dos años protestan contra sus dominadores chinos.

Cabe destacar la ausencia de cualquier mención a las atrocidades cometidas contra más de un millón de uigures recluidos en campos de concentración en el territorio autónomo de Xinjiang, en el noroeste de China, donde han sido sometidos a pruebas genéticas, trabajos forzados, extracción de órganos, tortura y abortos forzados.

Los observadores del Vaticano han atribuido el continuo silencio del Papa respecto a las atroces violaciones de los derechos humanos en China a su sincero deseo de establecer relaciones diplomáticas con el gigante asiático y de visitar el país algún día.

El Vaticano firmó un acuerdo secreto con el Partido Comunista Chino (PCC) en septiembre de 2018 sobre el nombramiento de obispos chinos, una medida que suscitó una avalancha de críticas en su momento y que no ha hecho más que agravarse por las continuas agresiones del PCC contra los cristianos tras la firma del acuerdo.

El acuerdo se renovó el pasado otoño a pesar de los llamamientos de gobiernos y grupos de derechos humanos que rogaban al Vaticano que reconsiderara su política de apaciguamiento hacia los chinos.

China es notoriamente hipersensible y vengativa cuando se trata de la crítica pública y el Papa aparentemente no está dispuesto a arriesgarse a molestarlos o a poner en peligro el precario acuerdo entre el Vaticano y el PCC saliendo en defensa de las víctimas de las atrocidades chinas.

El verano pasado, el Sunday Times publicó un mordaz artículo de Dominic Lawson criticando al Vaticano por su silencio sobre China. «A medida que más y más naciones han expresado su preocupación por las crecientes evidencias de campos de concentración e incluso de genocidio en la provincia china de Xinjiang, ha habido silencio por parte de la única entidad que tiene a toda la humanidad que sufre en el centro de su misión. Me refiero a la Santa Sede».

Asimismo, en julio de 2020, Foreign Affairs publicó un artículo en el que señalaba cómo destacados judíos estaban dispuestos a denunciar las atrocidades de China contra los musulmanes uigures, en contraste con el silencio de la Iglesia católica.

La presidenta de la Junta de Diputados de los Judíos Británicos, Marie van der Zyl, estableció comparaciones entre la difícil situación de los uigures en China en la actualidad y el Holocausto, señaló Benedict Rogers en su artículo, mientras que el Vaticano se ha negado a utilizar su influencia moral para denunciar los abusos.

Nadie podría ver la evidencia y dejar de notar «las similitudes entre lo que supuestamente está ocurriendo en la República Popular China hoy y lo que ocurrió en la Alemania nazi hace 75 años»: Personas cargadas a la fuerza en los trenes; barbas de hombres religiosos recortadas; mujeres esterilizadas; y el sombrío espectro de los campos de concentración», declaró la Sra. van der Zyl.

«Pero una voz ha estado extrañamente ausente: la del Papa Francisco, normalmente un poderoso defensor de los oprimidos», escribió Rogers. «Su silencio habla de los peligros del acuerdo hecho con China por el Vaticano – y exige que otros en la iglesia hablen».

«Es el silencio de Francisco lo que más me choca», escribió Rogers. «Casi todos los domingos, mientras reza el Ángelus, se refiere con razón a alguna injusticia en algún lugar del mundo. Ha hablado a menudo en el pasado no sólo de la persecución de los cristianos en todo el mundo, sino de la difícil situación de los rohingyas en Myanmar; los conflictos en Siria, Yemen, Ucrania y Nigeria; y la libertad religiosa para todos.»

Fuente: Tierra Pura

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *