Breaking News

Es literalmente un crimen: La supresión de datos sobre la ivermectina costó «medio millón de vidas», según experto

En una reciente llamada de Zoom, el Dr. Pierre Kory, de la Alianza de Cuidados Críticos Front Line COVID-19, esbozó numerosos detalles que demuestran que la Organización Mundial de la Salud (OMS) suprimió a sabiendas los datos sobre la eficacia de la ivermectina contra el virus para beneficiar los intereses de las vacunas de Big Pharma.

Es criminal», dijo Kory. «Es literalmente criminal». El medicamento «podría haber salvado medio millón de vidas este año si se hubiera aprobado».

La OMS, sostiene Kory, no hace más que participar en las tácticas de un trillado «libro de jugadas de la desinformación». El término fue acuñado por la Unión de Científicos Preocupados hace 50 años para describir las estrategias que las corporaciones han desarrollado durante décadas para «atacar a la ciencia cuando va en contra de sus intereses financieros.»

Consta de cinco partes:

1-La falsificación:  Llevar a cabo ciencia falsificada e intentar hacerla pasar por investigación legítima.

2-El bombardeo:  Acosar a los científicos que se manifiestan con revisiones de resultados inconvenientes para la industria.

3-La distracción: Fabricar incertidumbre sobre la ciencia donde no existe o es escasa.

4-La pantalla: Comprar credibilidad a través de alianzas con el mundo académico o las sociedades profesionales.

5-La trampa: Manipular a los funcionarios o los procesos gubernamentales para influir en la política de forma inapropiada.

En la llamada completa de Zoom, que ha sido retirada por YouTube pero que está disponible en Bitchute, Kory describe cómo se han desplegado las cinco tácticas contra los hallazgos científicos sobre la ivermectina. Un ejemplo es la corrupción de las principales revistas médicas, cuyos editores se niegan a permitir que los estudios sobre la ivermectina pasen a la revisión por pares. Sin embargo, el participante institucional más atroz es la OMS.

Kory es el autor principal de una revisión científica de los estudios sobre la ivermectina en todo el mundo, que se publicó en la edición de mayo-junio de The American Journal of Therapeutics.

Según se informa en el sitio web de la FlCCC, ha habido un total de 56 ensayos en los que participaron 469 científicos y 18.447 pacientes. De ellos, 28 eran ensayos controlados aleatorios (ECA), el tipo de ensayo considerado de gran autoridad en la comunidad médica.

En conjunto, han demostrado una mejora del 85% como preventivo de la enfermedad cuando se toma antes de la exposición. Se ha observado una mejora del 78% de los pacientes cuando se administra de forma temprana y del 46% cuando se administra de forma tardía. Se ha encontrado una mejora del 74 por ciento en la mortalidad y una mejora del 66 por ciento en múltiples áreas en los 28 ensayos de control aleatorios.

A los 10 días de su publicación, el artículo sobre la ivermectina fue calificado como el número 13 de los más leídos entre las más de 200.000 publicaciones científicas aparecidas durante ese tiempo, informa Kory.

De los 17,7 millones de artículos que han sido rastreados por la fuente de calificación desde su inicio, el estudio sobre la ivermectina ya ocupa el puesto 246.

Kory cree que la respuesta al artículo es una buena señal, y dice que ve «un cambio en marcha».

Kory señala que su equipo no está solo. «La Dra. Tess Lawrie es una de las expertas mundiales en elaborar directrices y hacer revisiones sistemáticas. Sólo su grupo y su esfuerzo independiente, el consorcio BIRD (British Ivermectin Recommendation Development), llegaron a la conclusión de que debería ser el estándar de atención. Nuestro artículo también llegó a esa misma conclusión. No estamos solos. El profesor Satoshi Omura, ganador del premio Nobel, su grupo de Japón, publicó su artículo concluyendo lo mismo. También lo hizo otro grupo independiente de España e Italia».

Lo más importante, dijo, «la clave de todos estos grupos… es que somos grupos de expertos independientes. Ninguno de nosotros está en conflicto. Ninguno de nosotros tiene más intereses que el juramento que hicimos como médicos, que es el cuidado de nuestros pacientes.»

Parte del problema es que las empresas donantes de la OMS no sólo aportan fondos, sino que determinan todos los aspectos de la investigación e incluso proporcionan los equipos de investigación.

«Hay que ver de dónde viene el dinero. Ahora el dinero tiene condiciones», dijo Kory. «La gente da dinero a la OMS, pero dice “queremos que hagáis esto o estudiéis aquello. Queremos que utilicéis nuestros consultores, nuestros expertos y nuestros científicos». Muchos de ellos proceden de la industria farmacéutica. La industria farmacéutica se ha infiltrado casi por completo en esta organización».

Cuando «se examina críticamente la medicina, especialmente en una pandemia, no se puede evitar llegar a la conclusión objetiva de que es el estándar de atención», dijo Kory. «Y realmente está teniendo un impacto fenomenal en todo el mundo».

En México e India, por ejemplo, «las tasas de mortalidad y las hospitalizaciones cayeron en picado» cuando se utilizó la ivermectina.

El verdadero problema del medicamento, según Kory, es que además de ser eficaz, seguro y fácil de conseguir, es muy barato. La ivermectina sólo cuesta unos pocos dólares por dosis. Esto hace que el fármaco se enfrente a los intereses financieros de más de 100.000 millones de dólares que se ganan con las vacunas.

«No puedo imaginar en la historia de los productos farmacéuticos, un interés competitivo tan profundo y tan vasto como el que se ha desplegado contra la pequeña ivermectina», dijo Kory. «Es realmente casi incalculable el interés en contra».

Organismos sanitarios que antes eran de confianza, como la OMS, se han convertido en los principales defensores de los intereses de sus donantes, las grandes farmacéuticas, impulsadas por las vacunas.  Como resultado, dijo Kory, la OMS y otros, están suprimiendo activamente la amplia evidencia de la ivermectina con el fin de mantenerla fuera de la vista del público.

Las pruebas de esta afirmación son sorprendentes. Al examinar el informe del grupo de expertos de la OMS sobre la ivermectina, dijo: «Lo que están haciendo no es sutil. Está muy claro que quien estaba a cargo de ese panel tenía un objetivo no científico».

«En primer lugar, no había ningún protocolo para excluir datos. Así que básicamente eran libres de desechar cualquier ensayo que encontraran inconveniente para su propósito», señaló Kory. «¿Y adivinen qué? Lo hicieron. Desecharon muchos de los ensayos que su propio equipo de Unitaid había descubierto y acumulado en los últimos meses».

Lo más atroz, según Kory, es una frase en el informe de la OMS que sus investigadores ni siquiera se molestaron en defender, «simplemente dice: “No examinamos los ensayos controlados aleatorios y la prevención del COVID-19”. No hay razón para ello, ni para no hacerlo. Simplemente no lo hicimos».

Uno de los indicadores más importantes de la eficacia de un medicamento son los datos de respuesta a la dosis, explica Kory. «Evitaron deliberadamente mencionar» los datos de respuesta a la dosis. «Omitieron por completo datos realmente importantes, porque si están ahí, son un enorme pilar científico que demuestra la eficacia».

Tampoco incluyeron estudios epidemiológicos, como el de la investigación de Juan Chamie, que lleva un año «demostrando que en todos los lugares en los que se hace una distribución y adopción generalizada se ven caer en picado los recuentos de casos y las muertes», y que fue presentado a la OMS.

«Así que cuando lo leí, conocí estos datos. Me quedé con la cabeza en las manos y pensé: «Esta gente es una delincuente. Son, literalmente, criminales», dijo Kory.

Cuando el informe examina si la ivermectina es segura o no, Kory comentó: «es absolutamente cómico».

Hablando de un fármaco utilizado durante más de 40 años, con miles de millones de dosis administradas y un historial de seguridad mejor que el de la aspirina o el Tylenol, dice, la OMS encontró tres estudios que contienen una sugerencia de que podría haber efectos adversos. El grupo de expertos determinó entonces, según Kory, que «no funciona, porque desechamos todos los datos que mostraban que funciona». Pero, ¿saben qué?, estamos viendo que podría ser perjudicial. Es decir, [es] absolutamente ridículo lo que están haciendo».

En cambio, la OMS autorizó el remdesivir para la COVID-19, que cuesta entre 2340 y 3120 dólares, basándose en un único estudio realizado con 800 pacientes. Ese estudio encontró que el remdesivir no reduce la mortalidad, y reduce la duración de la hospitalización entre los sobrevivientes en un promedio de dos días.

En 2018, la OMS recomendó la ivermectina para el tratamiento de la sarna sobre la base de 10 ensayos controlados aleatorios con solo 852 pacientes. Hizo lo mismo con la ivermectina como tratamiento para el estrongiloide, una infección parasitaria, sobre la base de cinco ensayos de control aleatorio y 591 pacientes.

Sin embargo, 28 ensayos controlados aleatorios con casi 3.000 pacientes no han sido suficientes para que la OMS apruebe esta terapia que salva vidas para el COVID-19.

«La OMS ha cometido esencialmente una acción criminal», dijo Kory. «Está claro que aquí no hay ciencia».

Fuente: Tierra Pura

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *