Breaking News

Ex Secretario de Estado de USA Mike Pompeo insta a China a revelar los datos que desmienten la teoría de la filtración del laboratorio de Wuhan

Mike Pompeo, ex secretario de Estado de EE.UU., ha pedido a China que aporte pruebas para acallar la teoría de que el virus del Partido Comunista Chino (COVID-19, o coronavirus), se originó en un laboratorio de Wuhan.

En su aparición en el programa “America’s Newsroom” el martes, Pompeo argumentó que todas las pruebas circunstanciales apuntan al laboratorio de Wuhan como el origen de la propagación del COVID-19, y culpó al PCCh de “hacer todo lo posible para encubrir y desviar la atención”.

Pompeo dijo que incluso la izquierda quería negar esa teoría.

A continuación, las declaraciones de Pompeo a America’s Newsroom sobre la teoría de que el coronavirus se filtró desde un laboratorio de Wuhan.

  • “Recuerdo que llegué a casa y recibí notas de amigos diciendo: ¿estás seguro? La izquierda quería negar que fuera posible que eso fuera lo que realmente había ocurrido. Estaban aceptando lo que era esencialmente propaganda del PCCh. Los chinos salieron con mucha fuerza y querían dejar claro que no había salido de su laboratorio.
  • Recordarán que en un momento dado, señalaron a los Estados Unidos como la fuente de este virus, haciendo todo lo posible para encubrir y desviar la atención. El Partido Comunista Chino participó activamente en la investigación viral en el Instituto de Virología de Wuhan.
  • Aunque no puedo demostrarlo, todas las pruebas -y hoy han visto a los científicos decir que necesitamos más investigación- apuntan a una filtración desde este laboratorio. Todo es circunstancial, sin duda. Las personas que podrían limpiar esto y responder a las preguntas se han negado a hacerlo. … Si me equivoco, podrían avergonzar a Mike Pompeo. Vamos, tráelo. Muéstrale al mundo que esto no vino del Instituto de Virología de Wuhan.
  • No van a hacer eso. Saben que encubrieron esto de la misma manera que se encubrió Chernobyl durante mucho tiempo. Vimos los mismos resultados, millones de personas muertas”.

El concepto de que el virus COVID-19 (Virus PCCh) se escapó de una instalación china fue considerado en su día como una teoría de la conspiración, pero en la actualidad está recibiendo mucha atención. Como resultado, la reputación de conocidos científicos está en peligro, así como su seguridad personal.

Peter Daszak, cuya EcoHealth Alliance ha trabajado estrechamente con científicos chinos especializados en coronavirus durante años, está en el centro de la tormenta. Los republicanos le han reprendido y los Institutos Nacionales de la Salud le han negado la financiación de sus investigaciones. Ha recibido un aluvión de amenazas, incluidas cartas de odio con polvos desconocidos. Admitió en una rara entrevista que no podía confirmar que el virus COVID-19 fuera causado por una filtración en el laboratorio del Instituto de Virología de Wuhan.

“Es una buena teoría de la conspiración”, dijo Daszak a KHN. “Extranjeros diseñando un virus en un laboratorio misterioso, una actividad nefasta, y luego el manto de secreto alrededor de China”.

Daszak ha aparecido en repetidas ocasiones en la CGTN, incluso elogiando a la cadena como “fantástica” y “genial” y defendiendo la colaboración científica con el PCCh como “importante”.

Según una de las teorías favoritas, el virus COVID-19 se desarrolló mediante mutaciones espontáneas. Viajó de los murciélagos a los humanos, presumiblemente en uno de los numerosos “mercados húmedos” de China, donde se venden y descuartizan animales enjaulados. Otra posibilidad es que el virus se haya escapado del Instituto Wuhan a través de un trabajador de laboratorio infectado.

Stanley Perlman, virólogo de la Universidad de Iowa, no estaba entre los firmantes de la carta de Science. Dijo que el hecho de que no se haya encontrado ningún murciélago u otro animal infectado con algo parecido al virus COVID-19, que se propagó por Wuhan a finales de 2019, “ha vuelto a poner sobre la mesa la hipótesis de la fuga del laboratorio.” Sin embargo, añadió que tampoco hay pruebas que respalden esa teoría.

Alina Chan, investigadora postdoctoral del Instituto Broad que firmó la carta de Science, está de acuerdo en que no hay pruebas “dispositivas” de la aparición de COVID-19 en ninguno de los dos sentidos. Sin embargo, una red de investigadores aficionados ha reunido pruebas que indican que el Instituto Wuhan tiene virus similares al COVID en su colección que no ha depositado en las bases de datos mundiales, como es de esperar durante una pandemia mundial, dijo.

“No tenemos acceso a esos datos”, dijo Chan. Tanto ella como otros investigadores están perplejos sobre por qué el virus COVID-19 era tan adecuado para la transmisión de persona a persona desde el principio, sin evidencia de un huésped intermedio o de circulación en la población humana antes del brote de Wuhan.

Aunque China ha cerrado sus laboratorios a una investigación externa, Chan dijo que esto no significa que se hayan cerrado todas las vías de investigación. A medida que el virus se extendía, muchos científicos chinos se comunicaban con colegas y publicaciones de otros países. Según Chan, esos contactos podrían incluir pistas, y alguien debería investigar meticulosamente a las personas con las que se contactó.

Fuente Dawn Barlowe – BLes.com

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *