Breaking News

Exdirector de los CDC denuncia amenazas de muerte tras defender que el virus escapó del laboratorio de Wuhan

El exdirector de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, Robert Redfield, denunció haber recibido amenazas de muerte por parte de otros científicos luego de afirmar que defiende la teoría que el virus del Partido Comunisa Chino (PCCh) se había originado en un laboratorio en Wuhan.

Redfield dijo durante una entrevista en Vanity Fair publicada el jueves, que recibió una cantidad significativa de contratiempos luego de sus afirmaciones en CNN a principios de este año cuando dijo que era un defensor de la teoría de que el virus se había filtrado del Instituto de Virología de Wuhan, China lo cual es contrario a la historia oficial defendida por el PCCh.

Durante la entrevista en CNN Redfield admitió con franqueza: “Soy del punto de vista de que todavía creo que la etiología más probable de este patógeno en Wuhan fue de un laboratorio, ya sabes, escapó de allí”. 

Redfield, se mostró profundamente apenado por la situación vivida desde que emitió sus dichos en CNN, “Me amenazaron y me condenaron al ostracismo porque propuse otra hipótesis”, dijo Redfield a Vanity Fair en la nota publicada el jueves. “Lo esperaba de los políticos. No lo esperaba de la ciencia”.

Redfield señaló que algunas amenazas de muerte provienen de personas que pensaban que era sensible a las razas, pero otras amenazas provienen de científicos destacados que por seguridad dijo que prefería no mencionar.

Durante sus dichos a CNN, Redfield afirmó que no es infrecuente que los patógenos respiratorios que se trabajaban en un laboratorio infecten a un trabajador de laboratorio. Por lo cual ni siquiera afirmó que el escape del virus fue intencional, de hecho expresó abiertamente que podría haber sido incluso accidental. 

Pero el solo hecho de mencionar esta posibilidad provocó que las amenazas comenzaran a surgir, según denunció. 

Los funcionarios del PCCh afirmaron que el virus apareció por primera vez en diciembre de 2019 y apareció en un mercado húmedo en Wuhan, a unos pocos kilómetros del Laboratorio de Wuhan. Sin embargo, el régimen chino proporcionó pocos detalles sobre cómo se transmitió el virus y no pudo determinar cual fue el supuesto animal que transmitió el virus a los humanos.

Al mismo tiempo, el PCCh ha sido criticado por la comunidad internacional, incluidas las organizaciones de derechos humanos, por sus esfuerzos para disfrazar el origen del virus y silenciar a los médicos, denunciantes y otros. 

La Organización Mundial de la Salud (OMS), la cual tiene profundos lazos de interés asociados al PCCh, realizó una polémica investigación a comienzos de año en China para averiguar los orígenes del virus. Si bien la misma determinó que en principio el origen del virus no habría sido el laboratorio, la investigación estuvo plagada de irregularidades que desmerecieron los resultados de la investigación.

La administración Trump durante el año pasado en reiteradas ocasiones denunció la posibilidad de que el virus haya escapado del laboratorio de Wuhan, pero las acusaciones fueron ridiculizadas y tildadas como teorías conspirativas por parte de sus opositores demócratas y los medios de comunicación hegemónicos afines.

Pero para sorpresa de todos, unos días atrás el discurso oficial tuvo un giro de 180 grados , y el presidente Biden informó que varios funcionarios dentro de la comunidad de inteligencia de Estados Unidos, el grupo de 17 agencias liderado por la oficina del director de inteligencia nacional, sospechaban que el virus provenía del laboratorio de Wuhan y anunció una nueva investigación para intentar probar la teoría. Los medios hegemónicos también cambiaron de parecer y ahora lo consideran como una posibilidad con alta probabilidad de certeza

Fuente: Andrés Vacca – BLes.com

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *