Breaking News

Florida apunta contra empresas del régimen comunista chino y corporaciones progresistas

El estado de Florida, liderado por su gobernador republicano Ron De Santis, anunció que tomará medidas contra empresas del régimen comunista chino y otras firmas “despiertas” que operan dentro del estado e intentan imponer sus ideales de izquierda en empleados y clientes a través de sus productos y servicios.

El estado investigará su participación en este tipo de empresas y “retomará el control de su voto en poder de accionistas de fondos de inversión enloquecidos por la ideología”, dijo el gobernador según reportó NewsMax.

DeSantis promulgó el anuncio la semana pasada luego de reunirse con otros dos fideicomisarios de la Junta de Administración del Estado, el director financiero de Florida, Jimmy Patronis, y la procuradora general Ashley Moody.

Ambos, junto al gobernador, componen la Junta de Fideicomisarios y tienen la supervisión máxima de la Administración de Pequeñas Empresas (SBA por sus siglas en inglés), organización que por ley estatal tiene la tarea de supervisar a más de 30 fondos de inversión.

En este sentido, los tres fideicomisarios votaron a favor de realizar varias modificaciones de importancia en las políticas que afectan la forma en que la SBA invierte los fondos del plan de inversión del sistema de retiro del estado y los más de 30 fondos que la SBA supervisa.

También anunciaron que realizarán un recuento de todas las inversiones del sistema de retiro de Florida para determinar cuántos activos tiene Florida en empresas chinas.

De Santis en numerosas ocasiones ha manifestado su preocupación por el rol que juegan las empresas del régimen comunista en el mundo entero y sobre todo en Estados Unidos.

“Si nos fijamos en cómo se comportan estas grandes empresas cuando se enfrentan a la desaprobación de China, censuran lo que el PCCh les dice que censuren y vemos que las disculpas son humillantes”, dijo DeSantis luego del encuentro con los miembros de la Junta de Administración del Estado.

Después continuó su discurso haciendo referencia a cuando el presidente Bill Clinton promovió la incorporación de China a la OMC en el año 2001:

“Retrocedamos una generación, y la idea de las élites estadounidenses era, ‘Si permitimos que China ingrese a la Organización Mundial del Comercio (OMC) y les damos el estatus de nación más favorecida, eso hará que China se parezca más a nosotros’. Este experimento ha fallado y ha puesto en peligro la seguridad nacional y económica de nuestra nación”.

Los fideicomisarios que acompañaron a De Santis tampoco ahorraron críticas a aquellos sectores políticos y empresarios que se beneficiaron con el avance exponencial que mostró China en el comercio mundial a costa de la explotación de su pueblo, que les permitió fabricar productos excesivamente baratos que perjudicaron directamente a la manufactura estadounidense.

La idea de fondo de los cambios planteados por De Santis es evitar que el estado use el dinero de los contribuyentes para invertir en China y que busque formas de generar empleos en Florida en lugar de productos fabricados en China.

“También creo que a nuestro país en su conjunto, pero ciertamente a Florida, le gustaría ver más producción y fabricación reubicada y seríamos un gran lugar para hacerlo”, dijo al respecto DeSantis.

Tanto las palabras de los fideicomisarios como del gobernador De Santis buscaron enviar un mensaje a aquellos corporativistas que apoyan a “regímenes imperialistas, autoritarios y genocidas”, asegurando que lucharán para que al menos no lo hagan con el dinero de los floridanos.

Fuente Andrés Vacca – BLes.com

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.