Breaking News

Francisco el Papa, consagra «la Iglesia y toda la humanidad, especialmente Rusia y Ucrania» al Inmaculado Corazón de María

Si el Papa Juan Pablo II realmente cumplió con la solicitud de Nuestra Señora de Fátima de que Rusia sea consagrada a su Inmaculado Corazón es un tema controvertido entre los católicos, y la consagración de Francisco sin duda también lo será.

El Papa Francisco «confió solemnemente» y consagró hoy «a la Iglesia y a toda la humanidad, especialmente a Rusia y Ucrania» al Inmaculado Corazón de María. Muchos de los obispos y sacerdotes del mundo se unieron a él desde sus respectivas ubicaciones. Hoy es la solemnidad de la Anunciación.

«Madre de Dios y Madre nuestra, a tu Inmaculado Corazón confiamos y consagramos solemnemente a nosotros mismos, a la Iglesia y a toda la humanidad, especialmente a Rusia y Ucrania», rezó el Papa Francisco.

Si el Papa Juan Pablo II realmente cumplió con la solicitud de Nuestra Señora de Fátima de que Rusia sea consagrada a su Inmaculado Corazón es un tema controvertido entre los católicos, y la consagración de Francisco sin duda también lo será. Apareciendo a tres niños campesinos en 1917, la Santísima Virgen María prometió que una vez que Rusia fuera consagrada a su Inmaculado Corazón, seguiría un período de paz. Como explica el Centro de Fátima:

En la aparición del 13 de julio [de 1917], Nuestra Señora advirtió a los tres videntes que si la gente no dejaba de ofender a Dios, Él castigaría al mundo «por medio de la guerra, el hambre y la persecución de la Iglesia y del Santo Padre», utilizando a Rusia como su instrumento elegido de castigo. Ella les dijo a los niños que «para evitar esto, vendré a pedir la Consagración de Rusia a Mi Inmaculado Corazón» y prometió que, por este único acto público, Rusia se convertiría y la paz sería dada al mundo.

La Madre de Dios advirtió que si sus peticiones no eran concedidas, «Rusia extenderá sus errores por todo el mundo, levantando guerras y persecuciones de la Iglesia. El bien será martirizado, el Santo Padre tendrá mucho que sufrir y varias naciones serán aniquiladas».

El Papa Francisco se confesó momentos antes de dirigir las oraciones.

https://rumble.com/vyg1wf-watch-full-coverage-of-the-consecration-of-russia-from-rome.html

Texto completo de la oración a Nuestra Señora

Oh María, Madre de Dios y Madre nuestra, en este tiempo de prueba nos dirigimos a ti. Como nuestra Madre, nos amas y nos conoces: ninguna preocupación de nuestros corazones se te oculta. Madre de misericordia, ¡cuántas veces hemos experimentado tu cuidado vigilante y tu presencia pacífica! Nunca dejas de guiarnos a Jesús, el Príncipe de Paz.

Sin embargo, nos hemos desviado de ese camino de paz. Hemos olvidado la lección aprendida de las tragedias del siglo pasado, el sacrificio de los millones que cayeron en dos guerras mundiales. Hemos hecho caso omiso de los compromisos que asumimos como comunidad de naciones. Hemos traicionado los sueños de paz de los pueblos y las esperanzas de los jóvenes. Nos enfermamos de codicia, pensamos solo en nuestras propias naciones y sus intereses, nos volvimos indiferentes y atrapados en nuestras necesidades y preocupaciones egoístas. Elegimos ignorar a Dios, estar satisfechos con nuestras ilusiones, volvernos arrogantes y agresivos, suprimir vidas inocentes y almacenar armas. Dejamos de ser los guardianes y administradores de nuestra casa común. Hemos devastado el jardín de la tierra con la guerra y por nuestros pecados hemos roto el corazón de nuestro Padre celestial, quien desea que seamos hermanos y hermanas. Nos volvimos indiferentes a todos y a todo excepto a nosotros mismos. Ahora con vergüenza clamamos: ¡Perdónanos, Señor!

Santa Madre, en medio de la miseria de nuestra pecaminosidad, en medio de nuestras luchas y debilidades, en medio del misterio de la iniquidad que es el mal y la guerra, nos recuerdas que Dios nunca nos abandona, sino que continúa mirándonos con amor, siempre dispuesto a perdonarnos y elevarnos a una nueva vida. Él te ha dado a nosotros y ha hecho de tu Inmaculado Corazón un refugio para la Iglesia y para toda la humanidad. Por la voluntad misericordiosa de Dios, siempre estás con nosotros; incluso en los momentos más turbulentos de nuestra historia, estás allí para guiarnos con tierno amor.

Ahora nos dirigimos a ti y llamamos a la puerta de tu corazón. Somos sus amados hijos. En cada época te das a conocer a nosotros, llamándonos a la conversión. En esta hora oscura, ayúdanos y concédenos tu consuelo. Dinos una vez más: «¿No estoy aquí, yo que soy tu Madre?» Eres capaz de desatar los nudos de nuestros corazones y de nuestros tiempos. En ti depositamos nuestra confianza. Estamos seguros de que, especialmente en los momentos de prueba, no serán sordos a nuestra súplica y acudirán en nuestra ayuda.

Eso es lo que hiciste en Caná en Galilea, cuando intercediste ante Jesús y él obró la primera de sus señales. Para preservar la alegría de la fiesta de bodas, le dijiste: «No tienen vino» (Jn 2, 3). Ahora, oh Madre, repite esas palabras y esa oración, porque en nuestros días nos hemos quedado sin el vino de la esperanza, la alegría ha huido, la fraternidad se ha desvanecido. Hemos olvidado nuestra humanidad y desperdiciado el don de la paz. Abrimos nuestros corazones a la violencia y la destructividad. ¡Cuánto necesitamos tu ayuda materna!

Por lo tanto, oh Madre, escucha nuestra oración.
Estrella del Mar, no nos dejes naufragar en la tempestad de la guerra.
Arca de la Nueva Alianza, inspirar proyectos y caminos de reconciliación.
Reina del Cielo, restaura la paz de Dios en el mundo.
Elimina el odio y la sed de venganza, y enséñanos el perdón.
Libéranos de la guerra, protege a nuestro mundo de la amenaza de las armas nucleares.
Reina del Rosario, haznos darnos cuenta de nuestra necesidad de orar y amar.
Reina de la Familia Humana, mostrar a las personas el camino de la fraternidad.
Reina de la Paz, obtén la paz para nuestro mundo.

Oh Madre, que tu dolorosa súplica conmueva nuestros corazones endurecidos. Que las lágrimas que derramaste por nosotros hagan que este valle reseco por nuestro odio florezca de nuevo. En medio del trueno de las armas, que tu oración dirija nuestros pensamientos a la paz. Que tu toque materno calme a los que sufren y huyen de la lluvia de bombas. Que tu abrazo maternal consuele a los que se ven obligados a abandonar sus hogares y su tierra natal. Que tu Corazón Doloroso nos mueva a la compasión y nos inspire a abrir nuestras puertas y a cuidar a nuestros hermanos y hermanas que están heridos y dejados de lado.

Santa Madre de Dios, mientras estabas debajo de la cruz, Jesús, viendo al discípulo a tu lado, dijo: «He aquí a tu hijo» (Jn 19,26). De esta manera te confió a cada uno de nosotros. Al discípulo, y a cada uno de nosotros, le dijo: «He aquí, tu Madre» (v. 27). Madre María, ahora deseamos darle la bienvenida a nuestras vidas y a nuestra historia. En esta hora, una humanidad cansada y angustiada está con ustedes debajo de la cruz, necesitando encomendarse a ustedes y, a través de ustedes, consagrarse a Cristo. Los pueblos de Ucrania y Rusia, que os veneran con gran amor, se dirigen ahora a vosotros, mientras vuestro corazón late con compasión por ellos y por todos aquellos pueblos diezmados por la guerra, el hambre, la injusticia y la pobreza.

Por eso, Madre de Dios y Madre nuestra, a tu Inmaculado Corazón nos encomendamos y consagramos solemnemente a nosotros mismos, a la Iglesia y a toda la humanidad, especialmente a Rusia y Ucrania. Acepta este acto que llevamos a cabo con confianza y amor. Concédenos que la guerra pueda terminar y la paz se extienda por todo el mundo. El «Fiat» que surgió de tu corazón abrió las puertas de la historia al Príncipe de paz. Confiamos en que, a través de su corazón, la paz amanecerá una vez más. A vosotros consagramos el futuro de toda la familia humana, las necesidades y expectativas de cada pueblo, las ansiedades y esperanzas del mundo.

Por tu intercesión, que la misericordia de Dios sea derramada sobre la tierra y el suave ritmo de paz vuelva a marcar nuestros días. Nuestra Señora del «Fiat», sobre quien descendió el Espíritu Santo, restaura entre nosotros la armonía que viene de Dios. Que tú, nuestra «fuente viva de esperanza», riegues la sequedad de nuestros corazones. En tu vientre Jesús se hizo carne; ayúdanos a fomentar el crecimiento de la comunión. Una vez pisaste las calles de nuestro mundo; guíanos ahora por los caminos de la paz. Amén.

Fuente LifeSites

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.