Breaking News

Gobierno británico vigila a millones de ciudadanos vacunados violando su privacidad, revela informe

Polémicos informes filtrados del gobierno británico revelan que millones de ciudadanos ingleses han sido vigilados en secreto para rastrear posibles cambios en sus comportamientos luego de haberse aplicado alguna de las vacunas habilitadas contra el virus PCCh. 

Según el informe del comité de científicos SPI-B de la Universidad de Oxford, que opera para el gobierno de Gran Bretaña, ha rastreado hasta el diez por ciento de los teléfonos de ciudadanos británicos durante el mes de febrero, sin permiso o notificación de los afectados, con el único objetivo de estudiar los comportamientos de aquellos que habían sido vacunados, reportó el medio británico The Telegraph

El informe revela que mediante el seguimiento de “datos de movilidad de teléfonos móviles del 10 por ciento de la población británica”, el equipo de la Universidad de Oxford pudo determinar la cantidad de personas que habían recibido una vacuna contra el coronavirus en ese momento y estas se convirtieron en el principal objeto de estudio.

Sobre esa base de personas vacunadas, los investigadores habrían rastreado los movimientos y comportamientos en forma diaria, a fin de compararlos con los de la semana anterior y posterior a la aplicación de  la vacuna, para luego sacar conclusiones sobre posibles cambios en los comportamientos habituales. 

Los movimientos de los casos de estudio también fueron comparados con un grupo no vacunado de igual dimensión, tomado como referencia para llevar a cabo la comparativa.

Silkie Carlo, directora del grupo de presión por las libertades civiles Big Brother Watch, criticó el informe y manifestó al respecto que: “Nadie espera que al recibir una vacuna sean rastreados y monitoreados por su propio gobierno”, reportó Breitbart.

“Los datos están a nivel de torre celular en lugar de a nivel individual y los investigadores obtuvieron acceso al conjunto de datos bajo un contrato de investigación con aprobación ética proporcionada a los investigadores de la Universidad de Oxford, que trabajan en nombre de SPI-B”, afirmó el portavoz.

Sin embargo, otro portavoz del gobierno admitió que, si bien los investigadores no accedían a datos concretos, sí podían diferenciar a los individuos espiados en función de su edad y sexo.

Lo cierto es que anónimo o no anónimo, el estudio se basó en el comportamiento y movimientos de individuos particulares que no fueron consultados ni notificados acerca de que se los estaba monitoreando. 

La noticia surge en medio de una creciente disputa por la gran cantidad de ciudadanos británicos reacios a colocarse la vacuna contra el virus PCCh en experimentación, por temor a los posibles efectos colaterales tras la gran cantidad de denuncias publicadas que incluyen efectos graves e incluso muerte.

Actualmente el gobierno británico en complicidad con los principales medios de comunicación, están buscando “demonizar” a aquellos que no desean recibir la vacuna, culpándolos de no poder quitar las restricciones impuestas contra la pandemia para volver a una vida normal.

En un reporte creado por Breitbartse puede ver un compilado de noticias creadas por los principales medios británicos en los que se puede ver claramente la “caza de brujas” sobre las personas que no desean ser vacunadas, al menos por el momento.

Fuente; Bles

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *