Breaking News

Hablemos de salud mental

Aunque es fundamental que las empresas provean a sus empleados los recursos para gestionar su salud mental y les ofrezcan el soporte que requieren en el día a día, es de mayor importancia aún que lo hagan en tiempos de crisis o incertidumbre.

La primera causa de problemas de salud mental relacionados al trabajo es el estrés. El estrés, al volverse crónico, puede llevar a un punto de quiebre que resulte en acciones violentas, ataques al corazón y otras dolencias físicas, y hasta el suicidio. Las causas más significativas de estrés laboral están asociadas con los requerimientos del rol (cantidad y tipo de trabajo), la falta de autonomía, la desconfianza en los líderes, la calidad de las relaciones con colegas de trabajo, y la incertidumbre con respecto a cambios en la empresa.

Las organizaciones están reconociendo los crecientes costos asociados con los problemas de salud mental de sus empleados. Estos se reflejan en la incidencia a largo plazo de condiciones médicas, el aumento de los gastos por tratamientos y de los costos de sus planes de salud, y en la disminución de la productividad. Obtener atención médica para condiciones mentales sigue siendo un reto. El costo, la falta de una adecuada cobertura de seguros, y el estigma social, hacen que entre el 60 y 80% de las personas que padecen trastornos mentales no reciban tratamiento.

Los empleados están demandando recursos que los ayuden a enfrentar sus problemas de salud mental, y las compañías están invirtiendo en servicios más accesibles, y en la creación de una cultura de bienestar integral que, al atender la salud mental de sus colaboradores, mejora el desempeño de la organización.

Algunas características de esta cultura son:

  • Los empleados no se encuentran constantemente abrumados por exceso de trabajo.
  • Se valora la inclusión, diversidad y equidad.
  • Los líderes construyen un ambiente de confianza y buscan conocer a sus equipos de manera personal.
  • Los colaboradores son valorados como individuos y se reconoce la importancia de su vida personal.
  • Son normales las conversaciones sobre salud mental y los empleados conocen las herramientas de soporte que están a su disposición.
  • No se tolera el lenguaje ofensivo ni las micro agresiones. Todas las comunicaciones son respetuosas.
  • La flexibilidad de horario y el trabajo remoto no son considerados un privilegio.
  • Se motiva a los empleados a tomar vacaciones y descansos.
  • La salud mental es tomada en cuenta en el diseño de las políticas y beneficios a los empleados.

Las organizaciones tienen sus mejores resultados cuando las personas que las conforman pueden operar en su nivel máximo de desempeño. ¿Qué acciones deben tomar las empresas para mejorar la salud mental de sus empleados?

  1. Hacer de la salud mental una prioridad tan importante como la salud física, y apoyarla de la misma manera.
  2. Enfocarse en el bienestar integral. Para ser efectivos, los programas de salud mental tienen que formar parte de una estrategia que considere también la salud física, financiera y social de los empleados.
  3. Ofrecer a los líderes entrenamiento sobre salud mental y administración del estrés, y capacitarlos para hablar sobre estos temas de manera transparente, creando un ambiente seguro en el que las personas se sientan en confianza de buscar ayuda cuando la necesitan.
  4. Predicar con el ejemplo. Los líderes deben practicar el balance vida-trabajo, resistir la tentación de enviar e-mails a deshoras, disfrutar sus vacaciones y hablar de sus propios desafíos relacionados al bienestar.
  5. Monitorear el desempeño de los empleados. El bienestar afecta la motivación, compromiso y productividad de los colaboradores. Los líderes deben estar atentos a cambios en la personalidad, productividad, compromiso o comportamientos que pudieran señalar que un colaborador está experimentando un deterioro en su salud mental y dirigirlos proactivamente hacia los recursos apropiados.
  6. Asegurarse que los empleados tienen fácil acceso a servicios de salud mental y que estos están disponibles para todos de manera equitativa.
  7. Conducir campañas anti-estigma.

Para crear un lugar de trabajo que fomente el cuidado de la salud mental, los programas que muchas empresas han implementado durante la pandemia de Covid-19, como el trabajo remoto, la flexibilidad de horarios considerando las responsabilidades familiares, y la comunicación constante con los empleados, en alineación con sus necesidades individuales, deben continuar cuando regresen a la estabilidad.

Apoyar la salud mental de los colaboradores, dentro y fuera del lugar de trabajo, es una necesidad y continuará siéndolo al salir de la crisis. Tener el enfoque apropiado puede, literalmente, salvar vidas.

Fuente

Contacto:

Correo:  alberto.mondelli@willistowerswatson.com

Twitter: @amondelli

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *