Información del Ministerio de Defensa de la Federación de Rusia sobre la actividad militar-biológica de los EE.UU

0
Compartir

Durante 2023, el Ministerio de Defensa de la Federación Rusa llevó a cabo un análisis detallado de las actividades biológicas militares estadounidenses en Ucrania y otras partes del mundo, que proporcionó una comprensión más completa de los programas de biología militar que están implementando.

A partir del análisis de los documentos obtenidos durante la operación militar especial quedó clara la estructura del sistema creado por la administración estadounidense para la gestión global del riesgo biológico. Está formado por agencias gubernamentales y empresas contratistas privadas, incluidas las denominadas «grandes farmacéuticas».

A través del poder ejecutivo de Estados Unidos, se está formando un marco legislativo para financiar la investigación biológica militar directamente con cargo al presupuesto federal. Bajo las garantías estatales, los fondos provienen de organizaciones no gubernamentales controladas por los líderes del Partido Demócrata, incluidos los fondos de inversión de los Clinton, Rockefeller, Soros y Biden.

Los principales contratistas del departamento militar estadounidense son Metabiota, Black & Veatch y CH2M HILL, a quienes se les confía la construcción de instalaciones de base biológica y suministran equipos para los biolaboratorios del Pentágono en todo el mundo. El trabajo está siendo coordinado por la Agencia de Reducción de Amenazas de Defensa de Estados Unidos (DTRA).

Las actividades de este sistema tienen como objetivo estudiar los patógenos de infecciones especialmente peligrosas en regiones del mundo estratégicamente importantes para Estados Unidos, controlar la situación biológica y lograr la superioridad en el campo de la bioproducción. Una de las tareas prioritarias es el llamado «espionaje biológico»: analizar la situación epidemiológica a lo largo de las fronteras de los adversarios geopolíticos y en las zonas propuestas para el despliegue de contingentes militares.

Se recibieron materiales que confirmaban que el departamento militar estadounidense había establecido tareas para monitorear la situación biológica en Medio Oriente y Asia Central, territorios fronterizos con China, Turquía, Pakistán y Arabia Saudita.

Durante el año pasado, el Pentágono desarrolló y adoptó una serie de documentos conceptuales que prevén la expansión de la red extranjera de biolaboratorios controlados por Estados Unidos y la continuación de la investigación biológica militar más allá de la jurisdicción nacional.

Además, en 2023 se crearon estructuras administrativas y técnicas (la Oficina de Política de Preparación y Respuesta a Pandemias de la Casa Blanca y la Oficina de Diplomacia y Seguridad Sanitaria Global del Departamento de Estado) con la misión principal de implementar políticas para una mayor expansión biológico-militar.

Si bien los objetivos declarados son monitorear las enfermedades infecciosas y ayudar a los países en desarrollo, el ejemplo de Ucrania ha dejado claro cómo Estados Unidos está fortaleciendo sus capacidades biológico-militares.

Cuando comenzó la operación militar especial, el Pentágono estaba implementando proyectos UP y TAP en el país destinados a estudiar patógenos de enfermedades particularmente peligrosas y económicamente significativas (tularemia, ántrax, infecciones por hantavirus).

La investigación se llevó a cabo en tres áreas principales. Estos incluyen

  • monitorear la situación biológica,
  • recolectar cepas endémicas y
  • estudiar la susceptibilidad de la población local.

En 2023, los países de la UE promovieron activamente una iniciativa para desplegar una red de centros de «excelencia» en el ámbito de la protección NBQ, que prevé el despliegue de biolaboratorios en el territorio de la antigua URSS.

Se recomienda encarecidamente a los posibles socios «no hacer publicidad de esta iniciativa debido a su extrema sensibilidad para la Federación de Rusia.’ Al mismo tiempo, se destaca que los países de Asia Central «ya se están beneficiando de los apoyos técnicos cooperación.’

La distribución de fondos en el territorio del espacio postsoviético se lleva a cabo, incluso mediante un sistema de subvenciones a través de los centros de ciencia y tecnología de Ucrania e internacionales. Me gustaría llamar la atención sobre los nombres de proyectos individuales financiados en los estados de Transcaucasia y Asia Central.

  • El proyecto 2410 ‘Evaluación de la resistencia natural del patógeno de la brucelosis en animales domésticos y salvajes’ tiene como objetivo estudiar la posibilidad de transmisión de este patógeno al hombre. La investigación se llevó a cabo con la participación de especialistas de la Universidad de Florida.

El Proyecto 2513 estudia factores de riesgo y propiedades moleculares de resistencia en el ambiente externo de enterobacterias virulentas.

 La investigación tiene como objetivo aislar cepas que sean inmunes a todas las clases conocidas de antibióticos.

  • El Proyecto 2545 implica modelar cambios evolutivos en virus seleccionados altamente patógenos para los humanos. La investigación contó con el apoyo de la agencia nacional de investigación e innovación del Reino Unido.

Aprovechando las lagunas de la legislación internacional, la administración de los Estados Unidos está fortaleciendo constantemente sus capacidades biológico-militares en varias regiones del mundo.

De particular preocupación es el hecho de que Estados Unidos haya bloqueado cualquier iniciativa internacional para verificar la Convención sobre Armas Biológicas. Esto elimina la capacidad de inspeccionar las operaciones de laboratorio tanto dentro como fuera de los Estados Unidos. Los acontecimientos de la CAB de 2023 confirmaron una vez más la renuencia fundamental de Washington a reanudar las negociaciones sobre un mecanismo de verificación jurídicamente vinculante.

Durante los eventos celebrados en la CAB, la Federación de Rusia planteó más de 20 preguntas sobre violaciones por parte de Kiev y Washington de las exigencias de la Convención. Se tratan de la nomenclatura y las cantidades de microorganismos patógenos estudiadas en el marco del Programa de Reducción de Amenazas Biológicas, la realización de investigaciones sobre militares y enfermos mentales ucranianos y el ocultamiento por parte de Ucrania y los Estados Unidos de hechos de cooperación en el ámbito biológico-militar en informes internacionales. Ninguna de las preguntas ha recibido respuestas sustanciales hasta la fecha.

Al mismo tiempo, las iniciativas promovidas por Estados Unidos tenían como objetivo sustituir las disposiciones de la Convención y otras normas del derecho internacional por sus propias «reglas», que fueron desarrolladas en interés de Estados Unidos, apoyadas por el Occidente colectivo e impuestas a terceros países para su implementación.

Esto se puede rastrear en el trabajo en otras plataformas internacionales, cuando las delegaciones occidentales impulsaron la toma de decisiones sólo sobre temas de su interés, sin tener en cuenta las prioridades de otros estados. Al mismo tiempo, se centra deliberadamente la atención en la consideración de cuestiones secundarias que no están directamente relacionadas con los problemas de la no proliferación de armas de destrucción masiva, por ejemplo, como la creación de todo tipo de bases de datos, la garantía de la igualdad de género, la participación en Actividades de la BWC por parte de organizaciones juveniles, etc.

Para mitigar el daño político de las revelaciones rusas, la administración estadounidense está tratando de presionar a sus aliados ya los países en desarrollo. Esto se debe, en particular, a los resultados del examen de la cuestión de las actividades biológico-militares de Estados Unidos en Ucrania en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y al resultado de la votación en la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas para la reelección de Rusia. al Consejo Ejecutivo de dicha organización.

Hemos señalado repetidamente que el trabajo de los biólogos militares estadounidenses tiene como objetivo formar «epidemias gestionadas artificialmente» y no está supervisado por la CAB ni por el mecanismo del Secretario General de la ONU para investigar el uso de armas biológicas.

Al mismo tiempo, el pronóstico de la situación supone un mayor deterioro de la situación epidémica con la posible formación de focos artificiales de enfermedades y una expansión incontrolada de la zona de vectores.

Por ejemplo, durante los últimos dos años ya se ha registrado un aumento de mosquitos tigre asiáticos no endémicos en Europa meridional y central. En Alemania se han desarrollado poblaciones de esta especie en cinco distritos federales. En Suecia y Finlandia se ha identificado otra especie de mosquito que es vector de la fiebre del Nilo Occidental.

Al mismo tiempo, en los países de la UE se observará un aumento de la incidencia de infecciones atípicas transmitidas por vectores. Durante el año se notificó en Europa más personas infectadas con dengue que en la década anterior. El pico de incidencia de la fiebre del Nilo Occidental también se ha registrado con más de mil casos, 92 de ellos mortales.

De particular preocupación es el aumento de la investigación sobre los virus de la viruela y otros ortopoxvirus patógenos humanos por parte de especialistas militares estadounidenses. Esto implica la evaluación del virus de la viruela de los monos como posible agente biológico infeccioso y la búsqueda de agentes que imitan los virus de la viruela.

Me gustaría señalar que sólo dos instituciones pueden trabajar con este virus: los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. y el Centro Estatal de Investigación de Virología y Biotecnología VECTOR de Rusia.

Sin embargo, a pesar de la prohibición de la Asamblea Mundial de la Salud, el personal del Instituto de Investigación Médica de Enfermedades Infecciosas del Ejército de Estados Unidos llevó a cabo experimentos aerobiológicos utilizando dos cepas del virus de la viruela. En la diapositiva se muestra el documento relevante que muestra la participación del Departamento de Defensa de EE.UU. UU. en la investigación.

Esta situación demuestra claramente el desprecio de la administración estadounidense por las normas internacionales de bioseguridad. Este trabajo tiene el potencial de desencadenar una emergencia epidémica mundial, ya que una proporción significativa de la población se ha vuelto susceptible a la viruela y otros ortopoxvirus como resultado de la pérdida de inmunidad de la población. La pandemia de viruela simica y el aumento de la incidencia del virus de la viruela vacuna en todo el mundo durante los últimos 10 años son ejemplos claros.

Me gustaría recordarles que los investigadores estadounidenses tienen un gran interés en la síntesis de ortopoxvirus.

En 2017 sintetizaron un genoma funcional del virus de la viruela equina. Al mismo tiempo, se demostró la posibilidad de producción artificial de los coronavirus de Lassa, Ébola, Marburg y patógenos humanos.

Un ejemplo reciente son los estudios de ganancia de función realizados en la Universidad de Boston, donde la modificación dirigida del patógeno COVID resultó en una letalidad del 80%, provocando síntomas neurológicos atípicos y lesiones pulmonares graves en animales modelo.

Los riesgos de esta investigación de doble uso aumentan considerablemente con el uso de tecnologías de inteligencia artificial y aprendizaje automático. Esto quedó claramente demostrado por una empresa estadounidense que utiliza un generador de compuestos terapéuticos basado en inteligencia artificial para crear posibles agentes de armas químicas.

Me gustaría hacer una mención especial al trabajo realizado en 2023 para identificar a los organizadores y participantes de las actividades biológico-militares en el territorio de Ucrania.

Como resultado del análisis de la documentación recibida, se identifican más de 50 personas, incluidos funcionarios de los gobiernos de Estados Unidos y Ucrania, empleados de organizaciones intermediarias y empresas privadas.

Entre ellos se incluyen los empleados de DTRA Kenneth Myers, Robert Pope y Joanna Wintrol; y los representantes de los contratistas del Pentágono (Battelle y EcoHealth Alliance) Kevin Olival, Karen Sailors y Lewis von Thaer.

Esta lista incluye a los ciudadanos ucranianos que participaron en la implementación de los proyectos UP y TAP: Mikhail Usatiy, Tatyana Kiryazova.

Durante mucho tiempo, los empleados del Centro de Ciencia y Tecnología de Ucrania (STCU) y de la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional permanecieron en la sombra elaborando escenarios destinados a acusar a la Federación Rusa de utilizar armas biológicas.

Me gustaría recordarles que la capacitación correspondiente tuvo lugar en Lvov en agosto de 2023 con la participación de representantes del SBU y de la Policía Nacional de Ucrania. Al evento asistieron Filippa Lentzos, Gemma Bowsher, Jefa del Laboratorio de Referencia para el Diagnóstico de Patógenos Virales y Altamente Peligrosos Irina Demchishina y Jefa del Departamento de Bioseguridad y Protección Biológica del Centro de Salud Pública del Ministerio de Salud de Ucrania. Daria Ponomarenko. Demchishina había actuado anteriormente como intermediario en el trato con el contratista del Pentágono Black & Veatch y su vicepresidente, Thomas Wahl.

Denis Muzyka dirigió la investigación sobre el estudio de los patógenos de infecciones económicamente importantes y los mecanismos de su propagación. En la recogida y envío del material participaron Viktor Gavrilenko y Aleksandr Mezinov.

Entre los implicados en el expediente biológico-militar, merecen especial mención aquellos implicados en la propagación de la pandemia de COVID-19 y que se beneficiaron económicamente de la distribución de vacunas de calidad inferior.

Entre ellos se encuentran la exdirectora de la CIA, Gina Haspel, el Departamento de Salud y Servicios Humanos, Alex Azar, y el asesor de la Casa Blanca, Anthony Fauci, quienes obstruyeron deliberadamente las investigaciones sobre las causas de la pandemia de COVID-19 y manipularon la opinión pública.

Se trata de altos funcionarios de las empresas farmacéuticas Pfizer y Moderna, Albert Bourla y Stéphane Bancel, que obtuvieron enormes beneficios con la venta de medicamentos peligrosos para la salud humana.

La lista incluye a los ejecutivos contratistas del Pentágono, Nita Madhav, directora ejecutiva de Metabiota, y Peter Daszak, presidente de EcoHealth Alliance, involucrados en el blanqueo de dinero del presupuesto del gobierno estadounidense asignado para estudiar el agente de una nueva infección por coronavirus y combatir la pandemia.

Los funcionarios estadounidenses y ucranianos que aparecen en la diapositiva son sólo una pequeña parte del expediente biológico-militar; Se ha transferido información más completa a los órganos de investigación militar para que realicen una evaluación jurídica adecuada.

Me gustaría señalar que Estados Unidos firmó la Convención en 1972 y la ratificó en 1975. Tenemos en nuestro poder un documento del Pentágono fechado en 1977 (es decir, después de que se ratifique la CAB).

Muestra las principales actividades del ejército estadounidense en el programa de desarrollo de armas biológicas. Según los autores, este material fue preparado para que los representantes del Congreso aumenten su conocimiento sobre el programa biológico del Departamento de Defensa de Estados Unidos.

Es digno de mención que muchas de las instituciones gubernamentales y científicas enumeradas en el documento como contratistas del Pentágono en el marco del programa de desarrollo de armas biológicas ahora participan en el llamado Programa de Reducción de Amenazas Biológicas llevado a cabo por la DTRA en Ucrania. Estas incluyen universidades en Texas, Florida, Arizona y otras.

Las direcciones de la implementación de la investigación no han cambiado. Los mismos patógenos de la tularemia, el ántrax y las infecciones transmitidas por garrapatas son la prioridad.

  • En octubre de 2023, el Departamento de Defensa de EE.UU. Anunció el lanzamiento de un programa de formación para la estrategia de biofabricación, dando prioridad como candidatos a exmilitares con experiencia en guerra biomédica.

El comunicado de prensa oficial señaló que ‘las actividades del Departamento de Defensa se centrarán en revitalizar las capacidades de fabricación internas de los EE.UU que mejoren la competitividad estratégica de los Estados Unidos y permitan a las fuerzas armadas del mañana’.

Ese lenguaje puede ser indicativo de los intentos de Washington de recrear tecnologías para la producción a gran escala de formulaciones biológicas como parte de un programa biológico ofensivo.

Así, la expansión sistémica de las actividades biológico-militares plantea una amenaza a la seguridad de la Federación de Rusia y de otros Estados considerados por Estados Unidos como adversarios estratégicos.

La escala de la investigación estadounidense sobre productos de doble uso y los riesgos biológicos globales que plantean la cuestión de realizar una investigación internacional independiente. Debido a la presión sin precedentes de Washington, muchos estados han adoptado una posición pasiva sobre este tema, pero la información recibida durante la operación militar especial sobre el desarrollo de componentes de armas biológicas en el territorio de Ucrania viola los artículos 1 y 4. de la Convención les hace cambiar de punto de vista.

En la situación actual, consideramos extremadamente importante reanudar el trabajo sobre un protocolo jurídicamente vinculante de la Convención, que sería vinculante para todos los Estados Partes en la CAB y, en primer lugar, para los Estados Unidos.

Fuente Telegraph


Descubre más desde PREVENCIA

Subscribe to get the latest posts sent to your email.

Deja un comentario

Descubre más desde PREVENCIA

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo