11 de abril de 2021

PREVENCIA

Seguridad | Salud | Prevención

Kamala Harris ignora la crisis fronteriza, en su lugar compra pastel en Chicago

Por Christine Favocci – westernjournal.com

Se supone que la vicepresidenta Kamala Harris está arreglando la crisis humanitaria en la frontera sur de los EE.UU. — pero está demasiado ocupada con su pastel como para levantar un dedo para mejorar la situación.

El presidente Joe Biden le puso a cargo del problema el 24 de marzo, pero Harris no ha visitado la frontera ni ha celebrado una conferencia de prensa en las dos semanas transcurridas desde entonces.

Podría haber hecho un desvío rápido mientras estaba en California para celebrar la Pascua en su casa cerca de Los Ángeles u omitir su viaje a Oakland para promocionar el nuevo plan de infraestructura de su administración.

En cambio, se presentó el martes en la pastelería Brown Sugar Bakery en el lado sur de Chicago para codearse con empresarias y políticas locales, informó Fox News.

Mientras que los niños migrantes envueltos en mantas de aluminio permanecen empaquetados en recintos de plexiglás y las instalaciones fronterizas se llenan por encima de su capacidad, Harris aprovechó la oportunidad para conseguir un trozo de pastel alemán — su favorito — y hablar sobre la justicia en la distribución de vacunas en su parada en el medio oeste.

Harris se reunió con la vicegobernadora del estado Juliana Stratton y la fiscal estatal del condado de Cook, Kim Foxx, en la pastelería después de que salió en una lista de pequeñas empresas que le gustaría visitar, según WLS-TV.

“Ella pudo haber ido a un millón de otros lugares, pero vino aquí, y estoy agradecida por eso”, dijo a la cadena Tyera Adugba, empleada de la pastelería.

Es verdad — Harris podría haber ido al Sitio de Admisión de Emergencia de Delphi en Donna, Texas, para visitar la instalación más reciente que alberga a menores no acompañados u otras instalaciones en el área que están actualmente abarrotadas de niños inmigrantes indocumentados al “1700% de capacidad pandémica”.

Ella podría haber echado un vistazo a la arena de deporte Kay Bailey Hutchison Convention Center en Dallas, donde se espera albergar a otros 3.000 niños.

O podría haber tenido un momento fotográfico en uno de los cruces fronterizos donde cientos de inmigrantes ilegales pandilleros y agresores sexuales fueron detenidos por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE.UU. — los que pudieron detener, al menos.

Incluso una conferencia de prensa en la que presenta su plan para abordar la crisis habría sido suficiente.

Pero Harris, en cambio, se fue de esa pastelería del medio oeste con un pedazo de su postre favorito y bandejas llenas de magdalenas de fresa, caramelo y limón — sin darse cuenta de que sus acciones dan la impresión de un desconocimiento de “que coma yo pastel” ante la difícil situación de la gente.

No es que Harris tenga que concentrarse solo en este problema, pero ayudaría si estuviera haciendo algo al respecto.

El gobernador republicano de Arizona, Doug Ducey, describió a Harris como “la peor elección posible” para lidiar con el desastre creciente en la frontera, y con razón.

“En ningún momento de su carrera ha dado indicios de que considere la frontera es un problema o una amenaza grave”, dijo Ducey.

Es posible que ella haya dicho las cosas correctas recientemente cuando se le presionó para que reconociera el problema que dijo que “no se va a resolver de la noche a la mañana”, pero ciertamente no está actuando como alguien que esté lista para poner manos a la obra y hacerse cargo del problema.

La verdad es que a ella no le importa lo que esté sucediendo en la frontera porque es parte integral de la política demócrata y su visión de la inmigración ilegal.

Los demócratas radicales dan la bienvenida a las hordas de inmigrantes ilegales a quienes ven como futuros votantes mientras les importa poco la situación actual de los inmigrantes porque cumple con su propósito.

Harris no ha hecho nada para asegurar la frontera porque los inmigrantes no son personas reales para políticos como ella, sino más bien un medio para alcanzar un fin.

Los inmigrantes ilegales son bienvenidos en el país — ya en desventaja y empobrecidos — y el Partido Demócrata está listo para prometerles el mundo.

En lugar de reconocer su papel de permitir que las personas ingresen al país ilegalmente sin una forma práctica de aprobarlas y sin un camino claro hacia la ciudadanía en primer lugar, muchos demócratas les dicen a los inmigrantes ilegales que todo es supremacía blanca que los está reprimiendo.

Como todos los demócratas radicales, Harris no tomará acción porque entiende que una permanente clase marginal de inmigrantes pobres es exactamente el grupo demográfico al que la izquierda puede apuntar con sus donativos y golosinas — y el hecho de que también pueden convertir su raza en un arma contra los republicanos es la guinda del pastel.

Fuente: Tierra Pura