La administración Biden impulsa la agenda internacional LGBTQI+

0
Compartir

El Departamento de Estado de Biden ha publicado su informe anual sobre los esfuerzos internacionales del gobierno de Estados Unidos para imponer su agenda LGBTQI+ en el mundo.

El informe «destaca nuestros esfuerzos para promover y proteger los derechos humanos de las personas LGBTQI+ en todo el mundo en 2023», dijo el Departamento de Estado, lo que implica «involucrar a socios y organizaciones internacionales en la lucha contra la discriminación LGBTQI+».

«Promover y proteger los derechos humanos de las personas LGBTQI+ es una prioridad de la política exterior de Estados Unidos», dijo el Departamento de Estado. «La igualdad y la equidad construyen sociedades más fuertes para todos».

El Departamento de Estado «continuó participando en una diplomacia activa, incluso trabajando con naciones de ideas afines para subrayar los beneficios de las sociedades inclusivas LGBTQI+ y las desventajas de adoptar una legislación dañina», señala el informe.

«En una tendencia digna de celebración, un número creciente de naciones ha despenalizado las conductas entre personas del mismo sexo en la última década», afirma el informe de 2024, «y Estados Unidos brinda apoyo diplomático para estos esfuerzos según corresponda».

El informe celebra cómo el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS, por sus siglas en inglés) ahora permite a los refugiados y solicitantes de asilo elegir su género en los formularios de inmigración «sin la necesidad de proporcionar documentación de respaldo o que coincida con el género que figura en su documento de identidad».

Además, el informe documenta cómo las agencias gubernamentales de EE. UU. están canalizando decenas de millones de dólares en decenas de proyectos y subvenciones a organizaciones de todo el mundo que apoyan la ideología de género, el transgenerismo y «combaten las llamadas prácticas de ‘terapia de conversión'», entre otras prioridades específicas de «derechos humanos» LGBTQI+.

Por ejemplo, el Fondo Global para la Igualdad (GEF, por sus siglas en inglés), una asociación público-privada dedicada a promover la agenda LGBTQI+, «ha apoyado a 116 organizaciones LGBTQI+ en 73 países con subvenciones que oscilan entre $8,000 y $25,000, y acumulativamente suman más de $3,200,000 en los últimos cinco años», declara el informe.

Al mismo tiempo, «el Estado, el Tesoro, el Departamento de Salud y Servicios Humanos y USAID hicieron nuevos esfuerzos sustanciales para aumentar la conciencia y la comprensión de las llamadas prácticas de terapia de conversión (CTP, por sus siglas en inglés)», dice, en un esfuerzo por erradicar la práctica de la terapia de conversión en todo el mundo.

«Trabajando juntos utilizando los mandatos específicos de nuestras agencias para prevenir el CTP a nivel mundial, hemos involucrado a los gobiernos para alentarlos a dejar de patrocinar, financiar y/o apoyar el CTP, y hemos alentado la educación sobre los daños del CTP», afirma.

La administración Biden se ha basado en el legado del expresidente Barack Obama, quien aprovechó toda la fuerza de las agencias internacionales estadounidenses para impulsar la agenda LGBTQI+ a nivel mundial.

En 2015, el New York Times publicó un artículo que relataba cómo la presión de Obama por los derechos de los homosexuales en África había fracasado, lo que resultó en una mayor hostilidad hacia los homosexuales en lugar de una mayor aceptación.

El presidente Joe Biden habla en una celebración del Mes del Orgullo en el jardín sur de la Casa Blanca, el sábado 10 de junio de 2023, en Washington. (AP Foto/Manuel Balce Ceneta)

Cuando el presidente visitó África a principios de ese año, hizo de la agenda LGBT una de las piezas centrales de su mensaje, comparando la discriminación de los homosexuales en África con el trato de los negros en Estados Unidos antes del movimiento por los derechos civiles.

«Como afroamericano en Estados Unidos, soy dolorosamente consciente de lo que sucede cuando las personas son tratadas de manera diferente ante la ley», dijo el presidente.

El artículo del Times afirmaba que el gobierno de Estados Unidos había invertido más de 700 millones de dólares en apoyar la agenda gay a nivel mundial y que más de la mitad de ese dinero se había dirigido al África subsahariana.

Inmediatamente después de la visita de Obama, varios obispos africanos, así como líderes civiles, arremetieron contra el presidente por su «imperialismo cultural» occidental y le pidieron que aprendiera a respetar los valores de África en lugar de imponer los suyos propios.

El cardenal John Onaiyekan, arzobispo católico de la diócesis de Abuja en Nigeria, dijo que la posición de los católicos contra el comportamiento homosexual es irrevocable y que la Iglesia continuará manteniendo su posición contra el matrimonio homosexual.

«Desafortunadamente, vivimos en un mundo en el que estas cosas se han vuelto bastante aceptables, pero el hecho de que sean aceptables no significa que sean correctas», dijo. «La Iglesia católica se considera a sí misma portadora de la bandera de la verdad en el mundo que se ha dejado engañar tan gravemente».

«De la misma manera que no tratamos de imponer nuestra cultura a nadie, también esperamos que la gente respete nuestra cultura a cambio», dijo Theresa Okafor, una activista nigeriana.

Fuente Breibart


Descubre más desde PREVENCIA

Subscribe to get the latest posts sent to your email.

Deja un comentario

Descubre más desde PREVENCIA

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo