Breaking News

La mejor táctica para que tu cerebro aprenda una nueva habilidad es hacer pequeños descansos

  • Si quieres aprender una nueva habilidad deberías hacer pequeños descansos para que tu mente asimile mejor la información.
  • El cerebro en reposo reproduce repetidamente recuerdos comprimidos de lo que acabas de practicar.
  • Es la conclusión principal de un estudio llevado a cabo por investigadores de los Institutos Nacionales de Salud (NIH).

Seguro que tienes algún sueño o conocimiento que te gustaría adquirir, ya sea tocar la batería, hablar chino mandarín, cocinar ceviche, memorizar el guión de una obra de teatro o jugar al ajedrez. Sea cual sea tu propósito, es importante que sepas que hacer descansos breves mientras estás despierto ayuda al cerebro a aprender una nueva habilidad.

Lo han descubierto científicos de los Institutos Nacionales de Salud (NIH) en un nuevo estudio publicado en Cell Reports. La principal revelación es que el cerebro en reposo reproduce de forma repetida recuerdos comprimidos de lo que se acaba de practicar.

De acuerdo con NIH, cuando descansamos el cerebro reproduce de forma repetida versiones rápidas de lo aprendido. Para averiguarlo trazaron un mapa de la actividad cerebral de un grupo de voluntarios sanos aprendiendo una nueva habilidad, como tocar una canción en el piano.

Los sujetos escribieron un código y cuanto más lo repetían, mejor se desempeñaban en las sesiones posteriores de práctica, lo que sugiere que el descanso apuntala y fortalece los recuerdos.

No te duermas: el estudio alude al descanso despierto

Son varias las investigaciones que han profundizado en la capacidad del sueño para fijar recuerdos a largo plazo o el vínculo de las siestas con una mayor productividad. No obstante, este estudio se centra en el papel que juega el descanso cuando estamos despiertos, y su importancia para fijar nuevos conocimientos y habilidades.

«Es el período en el que nuestros cerebros comprimen y consolidan los recuerdos de lo que acabamos de practicar”, apunta Leonardo G. Cohen, investigador principal del Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares de los NIH (NINDS) y autor principal del estudio.

Se trata de un avance que no solo tiene proyección para ayudar a la mente a fijar habilidades, sino también para ayudar a pacientes con lesiones neurológicas o tras accidentes cerebrovasculares a recuperar las habilidades que han perdido. 

¿Qué es los que producen los descansos que permiten apropiarse de una habilidad más rápido?

El experimento realizó magnetoencefalografías, un tipo de escáner cerebral altamente sensible, para registrar las ondas cerebrales de 33 voluntarios sanos y diestros que tuvieron que escribir un código de prueba de cinco dígitos con la mano izquierda. 

Por ejemplo, un sujeto veía el código “41234” en una pantalla y se le pidió que lo escribiera tantas veces como fuera posible durante 10 segundos y luego tomar un descanso de 10 segundos. Se pidió a los sujetos que repitieran este ciclo de prácticas alternas y sesiones de descanso un total de 35 veces.

Durante las primeras pruebas, la velocidad a la que los sujetos escribieron correctamente el código mejoró drásticamente, estabilizándose en torno al undécimo ciclo.

Empleando un software específico desarrollado para la ocasión, el equipo pudo descifrar la actividad de las ondas cerebrales asociadas con escribir cada número en el código de prueba. Este reveló que el cerebro ejecuta una versión ultrarrápida (hasta 20 veces más veloz que la observada durante la mecanografía) en los momentos de descanso.

Los pequeños descansos despiertos, mejor que una noche de sueño para aprender una habilidad

Las versiones comprimidas se repitieron hasta 25 veces en los momentos de reposo durante las primeras 11 pruebas de práctica; poniendo de manifiesto la importancia del equilibrio entre practicar y descansar. 

Un dato clave del estudio es que aquellos que repitieron la actividad de mecanografía con más frecuencia mostraron mayores saltos en el rendimiento, después de cada prueba.

En otra investigación anterior el mismo equipo demostró que las habilidades adquiridas acontecen durante descansos cortos, y no cuando los sujetos escriben.

El estudio también mostró que estas fueron mayores que las obtenidas después de una noche de sueño; y se correlacionaron con una disminución en el tamaño de las ondas cerebrales, llamadas ritmos beta.

Las regiones del cerebro que forman parte de este aprendizaje

Los investigadores descubrieron que la actividad de repetición a menudo ocurría en las regionessensoriomotorasdelcerebro, aquellas que nos permiten controlar los movimientos; pero también en el hipocampo y la corteza entorrinal, relacionada con la memoria y la orientación e interfaz principal entre el hipocampo y el neocórtex.

Son resultados sorprendentes, ya que tradicionalmente no se sabía que el hipocampo y la corteza entorrinal desempeñasen un papel tan importante en la memoria procedimental. «Nuestros resultados sugieren que estas regiones están parloteando rápidamente con la corteza sensoriomotora cuando se aprenden este tipo de habilidades», indica el doctor Cohen.

Fuente: businessinsider.mx

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *