PREVENCIA

Seguridad | Salud | Prevención

La MSN exagera los riesgos del dióxido de cloro con un falso titular pero resta importancia a los peligros de la vacuna covid

La prensa de MSN informó recientemente sobre una familia que se metió en problemas legales después de vender un producto de salud alternativo conocido como Dióxido de Cloro (MMS, por sus siglas en inglés), utilizó un titular que afirmaba falsamente que el tratamiento era lejía (lavandina) y pasó parte del artículo advirtiendo sobre lo arriesgado que es. También afirmó que mató a siete personas, lo cual es trágico, y sin embargo el mismo medio no sintió la necesidad de informar al público sobre los miles de personas que están muriendo a manos de las vacunas COVID-19.

El artículo informó sobre Mark Grenon y sus hijos, Jonathan, Jordan y Joseph, que vendieron MMS a los clientes a través de su Iglesia Génesis II, incluso después de que un tribunal ordenara que se detuvieran las ventas. Cuando Jonathan y Jordan Grenon fueron arrestados en julio, los agentes federales allanaron su casa y encontraron 10.000 libras de polvo de clorito de sodio y miles de botellas de MMS.

Mientras tanto, Mark y Joseph Grenon se encuentran en Colombia, donde fueron detenidos este verano. Cada uno de ellos se enfrenta a un cargo de conspiración para cometer fraude y a dos cargos de desacato. Podrían ser condenados a cadena perpetua si son declarados culpables. Cuando Jonathan y Jordan fueron detenidos, también se embargaron las cuentas bancarias de la Iglesia Génesis II, lo que significa que la iglesia no puede acceder a sus propios fondos para utilizarlos en su defensa legal. El gobierno, por supuesto, tiene fondos ilimitados, por lo que esta familia probablemente estará luchando una batalla perdida.

La cobertura de esta historia por parte de la MSN, que apareció bajo el titular «Una familia de Bradenton puede pasar la vida en prisión después de que la ‘iglesia’ vendiera lejía como cura del COVID-19» es engañosa y tendenciosa. El MMS contiene dióxido de cloro, que no es, como afirma el titular de la MSN, lejía. La lejía líquida que se encuentra en los estantes de las tiendas suele ser hipoclorito de sodio, pero los principales medios de comunicación nunca dejan que los hechos se interpongan en el camino de la promoción de las narrativas que apoyan a sus patrocinadores de Big Pharma.

El dióxido de cloro mata a los patógenos utilizando oxígeno, y la EPA (Agencia de Protección Ambiental de los EE. UU.) lo ha reconocido como una solución para el tratamiento del agua. Sus defensores dicen que puede aliviar los síntomas de la hipoxia, o la falta de oxígeno, llenando la sangre con oxígeno utilizable. La FDA (Administración de Medicamentos) sostiene que el MMS se transforma en lejía al consumirlo y por eso es peligroso, sin embargo, vale la pena señalar que el MMS es barato y fácil de hacer y es un competidor directo de las soluciones de las grandes compañías farmacéuticas cuyos beneficios la FDA siempre ha trabajado para proteger. Por cierto, la misma FDA afirma que ser inyectado con toxinas de quimioterapia es seguro.

En su cobertura, la MSN incluso se las arregló para trabajar en una mención de cómo el presidente Trump una vez hizo comentarios sobre la posibilidad de que las inyecciones desinfectantes ayudaran a los pacientes de COVID-19 en los primeros días del virus; los principales medios de comunicación nunca pierden la oportunidad de tomar sus palabras fuera de contexto y hacer que se vea mal.

Al parecer, la familia Grenon ganó más de un millón de dólares vendiendo MMS, que comercializaron como una cura para el COVID-19 y otras afecciones médicas como el VIH, la enfermedad de Alzheimer y el cáncer. La FDA afirma que ha recibido varios informes de afecciones mortales y hospitalizaciones de personas que bebieron la solución, y que al menos siete personas murieron tras ingerirla.

MSN cubre felizmente 7 muertes por MMS, pero miles de muertes por las vacunas COVID-19 son barridas bajo la alfombra

Toda pérdida de vida es trágica, y no queremos minimizar la muerte de estos siete individuos de ninguna manera. Pero, ¿por qué los principales medios de comunicación se apresuran a informar sobre estas muertes mientras siguen restando importancia e ignorando en gran medida el hecho de que miles de personas están muriendo y enfermando a causa de las «vacunas» COVID-19?

Hasta ahora se han notificado más de 56.000 efectos adversos debidos a las vacunas, y es un hecho ampliamente conocido que la mayoría de los efectos adversos no se notifican, por lo que la cifra real es probablemente mucho mayor. Además, solo desde mediados de diciembre se han notificado 2.342 muertes y 7.971 lesiones graves. ¿Por qué la MSN y otros medios de comunicación convencionales no están haciendo más para informar al público sobre esto? El número de personas que se vacunan contra la COVID-19 es exponencialmente mayor que el número de personas que toman MMS, por lo que si la MSN realmente se preocupara por mantener al público informado, les proporcionaría información precisa sobre el daño que esta vacuna está causando a la gente en todo el mundo.

Fuente: Tierra Pura

Compartir