Breaking News

La ONU demanda medidas para detener la sustracción forzada de órganos del régimen chino

El organismo internacional de vigilancia de la paz y la seguridad condenó enérgicamente al Partido Comunista Chino (PCCh) por matar a personas para vender sus órganos.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) está “extremadamente alarmada” por la sustracción forzada de órganos del PCCh hacia los presos de conciencia en China continental.

La organización intergubernamental citó “información creíble” que muestra claramente que personas pacíficas de la disciplina Falun Gong- también conocida mundialmente como Falun Dafa-, uigures, tibetanos y cristianos son sometidos por la fuerza a análisis de sangre, ultrasonidos, rayos X y otras formas de examen médico sin consentimiento.

“La sustracción forzada de órganos en China parece estar dirigida a minorías étnicas, lingüísticas o religiosas específicas que se encuentran detenidas -a menudo sin explicar los motivos de su detención- o que reciben órdenes de arresto en diferentes lugares”, señaló la ONU en un comunicado. “Estamos profundamente preocupados por los informes sobre el trato discriminatorio de los presos o detenidos en función de su etnia y religión o creencias”.

La organización también criticó al PCCh por registrar los resultados de las pruebas en una base de datos de fuentes vivas para la “asignación de órganos”. Los proveedores de servicios sanitarios estatales utilizan la información para encontrar compradores potenciales que pueden pagar hasta un millón de dólares por órgano.

“Según las denuncias recibidas, los órganos más comunes que se extraen a los presos de conciencia son, al parecer, corazones, riñones, hígados, córneas y, con menor frecuencia, partes de hígados”, señaló la organización. “En esta forma de tráfico de carácter médico están presuntamente implicados profesionales del sector sanitario, incluidos cirujanos, anestesistas y otros especialistas médicos”.

La ONU ordenó al PCCh que respondiera de forma rápida y exhaustiva a las acusaciones y permitiera a las organizaciones internacionales de derechos humanos supervisar de forma independiente la sustracción de órganos en toda China continental.

Los expertos en derechos humanos de la organización ya se habían puesto en contacto con el PCCh en 2006 y 2007 en relación con estas inquietantes acusaciones. Sin embargo, el PCCh no proporcionó información detallada sobre “los tiempos de espera para la asignación de órganos, ni información sobre las fuentes de órganos”.

Esta falta de transparencia se convirtió en un importante obstáculo para identificar y proteger con éxito a las “víctimas del tráfico”, así como para investigar y perseguir a los presuntos traficantes.

“A pesar del desarrollo gradual de un sistema de donación voluntaria de órganos, sigue apareciendo información sobre graves violaciones de los derechos humanos en la obtención de órganos para trasplantes en China”, afirman los expertos de la ONU en el comunicado.

El PCCh ha infligido aún más sufrimiento a los familiares en duelo al impedirles recoger el cuerpo del fallecido e incinerar rápidamente los restos.

“Creemos que se trata de un genocidio y ha llegado el momento de que la ONU y la comunidad internacional tomen medidas y detengan inmediatamente la sustracción forzada de órganos en China”, declaró la Dra. Lucy Zhao, expatriada de Toronto y presidenta de la Asociación Falun Dafa de Australia, según News Limited.

La profesora de ética clínica de la Universidad Macquarie, Wendy Rogers, añadió que la sustracción forzada de órganos “continúa, siendo los uigures y los practicantes de Falun Gong las principales víctimas”.

Ethan Gutmann, un experto en Asia que creció en el sur de Vermont, estimó anteriormente que el mercado negro de órganos del PCCh podría tener un valor de entre 8.000 y 9.000 millones de dólares al año, según el sitio web Minghui.

Fuente: Bles

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *