La ONU y la Fundación Gates se unen para implementar una «infraestructura digital» en 50 países para 2028

0

GLASGOW, SCOTLAND - NOVEMBER 02: Bill Gates attends the World Leaders' Summit "Accelerating Clean Technology Innovation and Deployment" session on day three of COP26 on November 02, 2021 in Glasgow, Scotland. It is the 26th "Conference of the Parties" and represents a gathering of all the countries signed on to the U.N. Framework Convention on Climate Change and the Paris Climate Agreement. The aim of this year's conference is to commit countries to net zero carbon emissions by 2050. (Photo by Jeff J Mitchell - Pool/Getty Images)

Compartir

Una infraestructura pública digital (DPI, por sus siglas en inglés) daría a los gobiernos el poder de implementar sistemas de crédito social que pueden determinar cómo viajas, qué puedes consumir y cómo podrás realizar transacciones con tu dinero programable.

Las Naciones Unidas, la Fundación Bill y Melinda Gates y los socios de la Fundación Rockefeller están lanzando su campaña «50 en 5» para acelerar la identificación digital, los pagos digitales y el intercambio de datos en 50 países bajo el paraguas de la infraestructura pública digital (DPI) para 2028.

Con un evento de lanzamiento virtual el 8 de noviembre, la agenda 50 en 5 se anunció a sí misma como «una campaña de promoción liderada por los países. Para 2028, la campaña 50 en 5 habrá ayudado a 50 países a diseñar, lanzar y escalar componentes de su infraestructura pública digital», según el anuncio oficial.

Vendido como un mecanismo para la inclusión financiera, la conveniencia, la mejora de la atención médica y el progreso verde, DPI es una frase inclusiva aplicada a un sistema de gobernanza tecnocrático que se avecina impulsado por tres componentes fundamentales: identificación digital, pagos digitales como monedas digitales de bancos centrales (CBDC) e intercambio masivo de datos.

C/O: 50 en 5

Los defensores insisten en que el DPI es esencial para la participación en los mercados y la sociedad, al igual que vimos con los pasaportes de vacunas, solo que en un ámbito mucho más amplio.

Si tiene éxito, DPI le dará a los gobiernos y corporaciones el poder de implementar sistemas de crédito social que pueden determinar dónde y cómo puede viajar, qué se le permite consumir y cómo podrá realizar transacciones con su dinero programable.

Piense en los rastreadores individuales de la huella de carbono, las zonas de emisiones ultrabajas (ULEZ) y las CBDC programadas para restringir las compras «menos deseables», todo lo cual está siendo impulsado por los defensores del Gran Reinicio.

El objetivo declarado de la campaña 50 en 5 es que en cinco años:

50 países habrán diseñado, lanzado y escalado al menos un componente de su pila de infraestructura pública digital de manera segura, inclusiva e interoperable.

Lograr este objetivo implica:

  • Demostrar el potencial y el impulso del DIP, mostrando diversos enfoques del DIP, sus avances y resultados en países de diferentes niveles de ingresos y estados de madurez digital.
  • Acortar el proceso de aprendizaje y adopción del DIP, para los países facilitando los aprendizajes y el intercambio de mejores prácticas, el uso de estándares y especificaciones abiertos, la adopción y el intercambio de tecnologías como bienes públicos digitales, y la evolución de la capacidad de ingeniería local y los ecosistemas de proveedores.

Si bien la campaña 50 en 5 aún no ha revelado qué países participarán, el sitio web revela que serán «líderes digitales avanzados y emergentes»:

Los primeros países en unirse a 50 de cada 5 se conocen como pioneros. Los países pioneros son líderes digitales avanzados y emergentes, y son faros de progreso e inspiración para que otros aprendan de ellos en la construcción de sus propias bases digitales.

La campaña 50 en 5 es una colaboración entre la Fundación Bill y Melinda Gates, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, la Alianza de Bienes Públicos Digitales y Co-Develop.

Co-Develop fue fundada por la Fundación Rockefeller, la Fundación Bill y Melinda Gates, Nilekani Philanthropies y la Red Omidyar.

La Alianza de Bienes Públicos Digitales enumera las fundaciones Gates y Rockefeller en su hoja de ruta, mostrando «actividades que promueven los bienes públicos digitales», junto con otras organizaciones y varios gobiernos.

«Las ciudades inteligentes centradas en las personas necesitan una infraestructura pública digital accesible, segura y justa que impulse los servicios digitales y garantice que todos tengan las mismas oportunidades para participar plenamente en la vida cívica», se lee en el Manual de estrategias de las Naciones Unidas para la construcción y la seguridad de la infraestructura pública digital, junio de 2022.

El manual de estrategias de las Naciones Unidas sobre Infraestructura Pública Digital dice que la identificación digital es fundamental para el DPI, afirmando: «En términos generales, hay tres tipos principales de protocolos que facilitan la infraestructura pública digital: identidad digital, pagos digitales e intercambio de datos».

«Estos tres protocolos suelen ser necesarios para la mayoría de las transacciones de servicios digitales, como la obtención de permisos, la emisión de licencias o la provisión de registros que a menudo requieren la validación de la identidad de un usuario, la habilitación del intercambio de datos entre agencias y usuarios y, finalmente, la autorización de pagos en línea».

«Al priorizar estos tres protocolos», dice la ONU, «los gobiernos locales pueden sentar las bases para el desarrollo exitoso de todo un ecosistema de servicios digitales en consonancia con las necesidades únicas de su comunidad».

«Esta identidad digital determina a qué productos, servicios e información podemos acceder o, por el contrario, qué está vedado para nosotros», escribió el Foro Económico Mundial de 2018.

El Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) prevé que la identidad digital esté vinculada a todo, desde los servicios financieros y los registros de atención médica hasta los viajes, la movilidad y la gobernanza digital, todos los cuales son componentes del DPI.

C/O: Foro Económico Mundial

Para los defensores del DIP, la India es un brillante ejemplo de lo que es un despliegue exitoso, como lo demuestran las Cumbres del G20 y el B20 de este año.

En su intervención en la Cumbre del B20 de la India en agosto, el arquitecto de identidad digital de la India, Nandan Nilekani, se jactó de cómo la India había adoptado la infraestructura pública digital a escala y de cómo otras naciones podían seguir su ejemplo y utilizar el DPI para todo, desde los pasaportes de vacunas, la recaudación de impuestos y el pago de peajes hasta la adaptación al cambio climático y el avance hacia una economía circular.

«Si piensas, ‘¿cuáles son las herramientas del Nuevo Mundo?’, todo el mundo debería tener una identificación digital; Todo el mundo debería tener una cuenta bancaria; Todo el mundo debería tener un teléfono inteligente. Entonces, cualquier cosa se puede hacer. Todo lo demás se basa en eso», dijo Nandan Nilekani, Reuniones de Primavera del FMI, abril de 2023.

A principios de este año, Nilekani habló sobre el DPI ante el FMI, diciendo que la identificación digital, los teléfonos inteligentes y las cuentas bancarias eran las tres «herramientas del Nuevo Mundo» que todo el mundo debería tener.

Dado que las naciones del G20 se comprometen a políticas de cero emisiones netas de carbono para alrededor de 2050, muchas iniciativas de DPI están orientadas a alcanzar ese objetivo, lo que significa que se impondrán restricciones sobre lo que podemos consumir, lo que podemos comprar y a dónde podemos ir gracias a la implementación generalizada de la identificación digital y la CBDC para rastrear, rastrear y controlar cada uno de nuestros movimientos centrados en las personas. Ciudades inteligentes de 15 minutos.

La campaña 50 de cada 5 para acelerar el despliegue de la infraestructura pública digital no surgió de la voluntad de la gente.

En cambio, la campaña 50 en 5 es una agenda urdida por una coalición de globalistas no electos de la Fundación Gates, las Naciones Unidas y la Fundación Rockefeller, todos trabajando al unísono para acelerar un sistema tecnocrático de control a través de la identificación digital, los pagos digitales y el intercambio masivo de datos.

Fuente LifeSites


Descubre más desde PREVENCIA

Subscribe to get the latest posts sent to your email.

Deja un comentario

Descubre más desde PREVENCIA

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo