PREVENCIA

Seguridad | Salud | Prevención

La sociedad necesita ayuda para cambiar la cultura de la violencia sexual y la impunidad

Las denuncias de agresión y acoso sexual en los pasillos del poder de la nación revelan una vez más dos rasgos consistentes de esta conducta: una cultura que posibilita tal comportamiento y un alto grado de impunidad que invita a su repetición. 

La cultura del campus universitario estuvo igualmente en el centro de atención luego de la publicación de informes condenatorios en 2017. La lección que debe extraerse aquí es que, si bien estos informes llevaron a varios cambios prácticos (necesarios como son), lo que ahora se requiere es un cambio transformador.

Dos casos recientes destacan los desafíos de superar problemas sistémicos profundamente arraigados en las instituciones australianas.

En agosto pasado, una exestudiante de la Universidad Nacional de Australia demandó con éxito a un colegio universitario residencial. Hizo esto después de cinco años de buscar el reconocimiento de cierta responsabilidad y reparación por una presunta agresión sexual por parte de un estudiante después de un “ritual de novatadas” de John XXIII College. Hasta la fecha, no se han presentado cargos penales.

En los procedimientos civiles, la Corte Suprema de ACT determinó que la universidad había tolerado una cultura de “beber en exceso” “como una insignia de honor”. También había incumplido su deber de cuidar de la demandante al manejar mal sus alegaciones. El tribunal consideró que varios comentarios despectivos del director del colegio eran “totalmente inapropiados” y “una desviación masiva del deber pastoral de cuidado que tenía”.

Una investigación en el lugar de trabajo de 2019 encargada por la Universidad de Melbourne encontró que un académico había acosado sexualmente a una colega en violación de la política de comportamiento en el lugar de trabajo de la universidad. 

El académico de renombre internacional, que negó las acusaciones, ha mantenido su rol, aunque el rector declaró este mes que el acoso sexual “no tiene cabida en nuestra universidad ni en la sociedad”. La universidad no quiso revelar qué medidas.

Un proyecto de investigación de tres años, iniciado en 2015, indagó cómo fortalecer las respuestas de las universidades australianas a la agresión y el acoso sexual. Incluyó la primera encuesta estudiantil nacional sobre estos problemas.

El proyecto dio lugar a la publicación de dos informes en 2017. Los informes fueron Change the Course de la Comisión Australiana de Derechos Humanos y On Safe Ground del Centro Australiano de Derechos Humanos (ahora Instituto) de la UNSW.

Estos informes proporcionaron análisis de los datos de la encuesta, investigación comparativa sobre buenas prácticas universitarias internacionales y recomendaciones para universidades, colegios residenciales, la Agencia de Estándares y Calidad de la Educación Terciaria (TEQSA) y el gobierno.

Desde entonces, varias revisiones de las respuestas de las universidades por la Comisión de Derechos Humanos de Australia y otra por TEQSA sugieren que las universidades australianas, en su mayoría, han actuado sobre estas recomendaciones. Entre ellas consideraron:

  • Implemento de políticas y mecanismos para capturar mejor los informes de conducta sexual inapropiada de los estudiantes.
  • Personal capacitado y representantes de estudiantes sobre cómo manejar las divulgaciones de agresión y acoso sexual.
  • Proporcionar servicios de asesoramiento (o proveedores de servicios de agresión sexual externos contratados).
  • Realizar capacitación sobre consentimiento / relación respetuosa.
  • Desarrollar aplicaciones para estudiantes con enlaces a servicios de apoyo y seguridad del campus.

Las 39 universidades públicas australianas también se comprometieron a realizar una segunda encuesta nacional de estudiantes este año.

La mayoría de estas respuestas, aunque elogiosas, son esencialmente reactivas. Lo mismo puede decirse de las respuestas del gobierno a las recientes denuncias de agresión y acoso sexual en el parlamento. Se han establecido investigaciones y revisiones sobre la conducta en el lugar de trabajo, que investigarán: barreras para informar la eficacia de los mecanismos de respuesta y presentación de informes, así como la disponibilidad y utilidad de los servicios de apoyo

También se consideran mejores prácticas en la prevención y el manejo del acoso laboral, el acoso sexual y la agresión sexual.

Hemos visto investigaciones comparables de otras instituciones australianas. La Fuerza de Defensa de Australia llevó a cabo una revisión de este tipo entre 2011 y 2014. Más recientemente, una investigación del Tribunal Superior de Australia reveló relatos análogos de agresión y acoso sexual.

En todos estos entornos, las jerarquías de poder hacen que la denuncia de dicha conducta sea precaria para los denunciantes y remota la perspectiva de rendición de cuentas.

Las encuestas, informes, revisiones e investigaciones mencionadas anteriormente han identificado claramente el alcance generalizado y el daño de la agresión y el acoso sexual. 

Sin embargo, lo que está ausente en muchas respuestas institucionales es la cuestión menos concreta de la comprensión. ¿Cómo abordan una cultura de desigualdad que permite y tolera la agresión y el acoso sexual, principalmente contra las mujeres?

Muchas instituciones y corporaciones que se enfrentan a esta conducta se encuentran atrapadas entre garantizar la seguridad y el bienestar de la víctima de un daño y proteger la reputación de la institución. La semana pasada, un acuerdo de 852 millones de dólares que involucró a la Universidad del Sur de California destacó este conflicto de intereses. Cuando las instituciones buscan mediar en esta tensión, el proyecto de transformación aparentemente menos inmediato pero más grande puede ser limitado y pasado por alto.

En un discurso ante el parlamento después de las manifestaciones judiciales del 4 de marzo en todo el país, el diputado liberal victoriano Russell Broadbent reconoció

“El enfado, el dolor” y “el desprecio por las mujeres que ha llevado a esta bifurcación en el camino”. Habló de la necesidad de “efectuar cambios” y “enriquecer así a la nación”.

El imperativo nacional de cambio requiere que los gobiernos actúen con urgencia para involucrar a expertos en el campo, desde la academia y la sociedad civil. Durante décadas, estos expertos han tratado de identificar y sondear las desigualdades arraigadas que dan lugar a la violencia sexual en todas sus formas espantosas.

Las universidades pueden y deben hacer una contribución que va más allá del cumplimiento de los estándares mínimos de “mejores prácticas”. Ofrecen dos comunidades críticas, estudiantes y académicos, que tienen las perspectivas y la experiencia fundamental para resolver un problema social de interés nacional.

Los estudiantes tienen diversas experiencias personales y sociales tanto fuera como dentro de la academia. También ofrecen el potencial a largo plazo para influir en los impulsores del cambio.

Los académicos profesionales, con la sociedad civil (incluidos los servicios innovadores y sobrecargados de agresión sexual), continúan realizando investigaciones de gran relevancia. Su trabajo integra disciplinas y prácticas complementarias, como salud pública, psicología, sociología, derecho, criminología y tecnología digital. Están bien situados para idear enfoques eficaces.

La formulación de políticas tradicional no puede lograr la enorme tarea que ahora tiene ante sí el gobierno. Este enfoque fracasará si los valores, estructuras y sistemas subyacentes a los comportamientos disfuncionales permanecen en su lugar. Y los costos de la inercia en estos temas tienen consecuencias de gran alcance para la salud política, social y económica del país.

Las encuestas, informes, revisiones e investigaciones que conducen a buenas prácticas, procedimientos y medidas correctivas son esenciales para abordar las necesidades inmediatas. Sin embargo, el gobierno por sí solo no está preparado para lograr un cambio transformador y duradero. La riqueza de la experiencia académica y de la sociedad civil y las soluciones basadas en evidencia son necesarias para respaldar este exigente proceso.

Fuente: Forbes