Breaking News

Los defensores del mandato de las mascarillas defendían la “ciencia” y los “expertos”; hasta que dejaron de estar de su lado

El hecho de que los políticos de varios estados norteamericanos justifiquen la continuación de los mandatos de mascarillas, incluso después que cambiaron las recomendaciones del CDC, es un recordatorio de una lección eterna sobre los poderes de emergencia.

Durante la mayor parte de la pandemia de COVID-19, el uso de mascarilla, especialmente en interiores, fue la orientación oficial de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). Pero, el 13 de mayo, el CDC anunció que las personas vacunadas -tanto si están en el interior como en el exterior- ya no tienen que llevar máscaras salvo en circunstancias especiales.

Aunque esto fue motivo de celebración en la mayor parte del país, los políticos demócratas de varios estados y ciudades han decidido dejar sin cambios sus mandatos sobre el uso de las mascarillas, incluso para los vacunados. Reason informó que la alcaldesa de Chicago, Lori Lightfoot, el gobernador de Nueva Jersey, Phil Murphy, y el gobernador de California, Gavin Newsom, están entre los que tomaron esa decisión.

Lightfoot justificó su decisión diciendo: “La gente tiene que seguir la orientación de salud pública que nos llevó hasta aquí, y las máscaras son una parte grande e importante de eso”. El gobernador Murphy tuiteó que el mandato de las mascarillas de Nueva Jersey sigue vigente porque muchas personas en su estado aún no están vacunadas. El gobernador Newsom dijo que no cambió la política de mascarillas en su estado porque no estaba seguro de cómo lidiar con los niños en las escuelas o las empresas que quieren seguir exigiéndolas.

Independientemente de los méritos de los mandatos de las mascarillas cuando se implementaron por primera vez, es evidente que han sobrepasado su capacidad de acogida. Ahora que los CDC cuentan con nuevas orientaciones, mantener los mandatos de mascarilla sería ir en contra de su justificación inicial: a saber, que la investigación y las autoridades expertas sugerían que debíamos tenerlas.

En este punto, la ciencia es clara: una vez que las personas se vacunan, son esencialmente inmunes al COVID-19. Un estudio del Journal of the American Medical Association mostró que las vacunas tenían una eficacia del 97% para detener los casos sintomáticos de COVID-19 y una eficacia del 86% para detener los casos asintomáticos de COVID-19.

Un estudio de los CDC demostró que el riesgo de infección por COVID-19 se reducía en un 90% tras la vacunación completa, y otro estudio de los CDC demostró que incluso en el caso de las personas mayores -las que corren más riesgo de contraer COVID-19- la vacuna es un 94 % eficaz para evitar la hospitalización.

Después de que salieran a la luz todas estas investigaciones, el último argumento viable a favor del mandato de la mascarilla era que existen variantes y que simplemente hay demasiada incertidumbre sobre ellas como para levantar el mandato de la mascarilla. Sin embargo, un estudio sobre las variantes demostró que la vacuna de Pfizer era un 89.5% eficaz contra la variante del Reino Unido y un 75% contra la variante sudafricana.

Incluso con esta nueva ciencia, se ha argumentado por personas como el gobernador Murphy en Nueva Jersey que todavía hay personas que no están vacunadas, y por lo tanto no podemos levantar los mandatos todavía.

La verdad es que a los que no están vacunados, nadie les impide seguir usando una máscara o tomar precauciones de seguridad adicionales. De hecho, se les sigue animando a tomar esas medidas. Y, también es cierto entre las personas vacunadas que si quieren asegurar un nivel extra de seguridad, entonces es 100% su prerrogativa usar una máscara también.

Pero lo contrario también debe ser cierto. Para las personas que no están vacunadas y que toman -en mi opinión- la decisión desacertada de no llevar mascarilla en espacios interiores, es un riesgo que asumen libremente. Y, para los que están vacunados, no hay absolutamente ninguna razón para imponer el uso de la mascarilla tanto en interiores como en exteriores, porque los estudios nos dicen que son esencialmente inmunes al COVID-19 después de estar completamente vacunados.

Estamos en un punto en el que está más claro que nunca que cada persona puede tomar una decisión individual, basada en su propia situación, sobre si quiere o no usar una máscara. Algunas personas serán más precavidas que otras, y eso está bien.

Al principio de la pandemia, muchos estadounidenses buscaron la orientación del gobierno sobre la mejor manera de protegerse, y siguieron sus recomendaciones. Sin embargo, las épocas de crisis siempre han sido un pretexto para la expansión del gobierno y la limitación de las libertades precisamente por esa razón: es fácil de justificar al principio de esa crisis.

Sin embargo, recuperar esas libertades al final de una crisis es difícil. Cuando los funcionarios del gobierno actúan en su propio interés -como cabría esperar que hicieran-, esto significa invariablemente no sólo ampliar y mantener su propio poder, sino también tratar continuamente de imponer su versión preferida del mundo a los demás.

En el libro de F.A. Hayek, Derecho, Legislación y Libertadescribió:

“Las ‘emergencias’ siempre han sido el pretexto con el que se han erosionado las salvaguardas de la libertad individual – y una vez que se suspenden no es difícil para cualquiera que haya asumido los poderes de emergencia asegurarse de que la emergencia persista”.

El hecho de que los políticos estén justificando la continuación de los mandatos de las máscaras, incluso después de que la recomendación del CDC haya cambiado, es un claro ejemplo de lo que decía Hayek. Se obstinan en mantener el estado de emergencia para aferrarse al poder y la importancia que les da.

Abrazar la elección individual y la libertad tiene ahora más sentido que nunca porque estamos en el último tramo de la pandemia y cada vez más personas no sólo tienen acceso a las vacunas sino que se vacunan todos días. Ya es hora de que nuestras políticas gubernamentales empiecen a reflejar esto.

Fuente: Jack Elbaum – fee.org.es

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *