Breaking News

Los enfermos de cáncer ignorados por la pandemia son una “bomba de tiempo”, advierte estudio británico

Un estudio británico publicó recientemente que durante la pandemia provocada por el virus PCCh, se ha detectado una considerable disminución en tratamientos, derivaciones y detección de casos de cáncer. Los datos sugieren que en verdad no hay menos casos, sino que se redujo la detección temprana de los mismos, lo que implica una “bomba de tiempo” que inevitablemente provocará un drástico aumento en las tasas de mortalidad en este tipo de enfermos. 

El estudio publicado por el NHS England, realizado por el Institute for Public Policy Research (IPPR), reveló que los médicos de cabecera hicieron 1,85 millones de derivaciones urgentes de cáncer entre marzo de 2020, aproximadamente en el momento del primer bloqueo, y enero de 2021. En comparación con 2,2 millones de derivaciones realizadas en el mismo período del año anterior, eso representa una caída del 16 por ciento o unas 350.000 personas, publicó el medio británico The Times.

La proporción de cánceres diagnosticados en la etapa en la que aún eran altamente curables también cayó del 44 al 41 por ciento, según el informe.

En ese mismo período de tiempo, las derivaciones por cáncer de pulmón, el más mortífero de los tipos de cáncer, se redujeron en un 34 por ciento, alrededor de 20.300 pacientes.

El cáncer de cerebro también se vio disminuído en un 23 por ciento y las derivaciones de pacientes infantiles con cáncer se redujeron en una quinta parte, un 20 por ciento aproximadamente.

Durante ese período, las derivaciones urgentes por presunto cáncer de pulmón, la forma más mortal de cáncer, se redujeron en un 34 por ciento, alrededor de 20.300 pacientes. Hubo una caída del 23 por ciento en las derivaciones por cáncer de cerebro (2.200 menos). Las derivaciones de pacientes con cáncer infantil también disminuyeron en más de una quinta parte (21% o 2.000 niños).

Las cirugías y los tratamientos de quimioterapia y radiología también se cancelaron o retrasaron durante la pandemia, con 44.000 pacientes menos diagnosticados de cáncer que comenzaron el tratamiento entre abril del año pasado y enero de este año en comparación con el mismo período del año anterior. 

Lo mismo sucedió con las operaciones programadas, muchas de las cuales quedaron en suspenso,  mientras que otras se cancelaron porque los implicados fallecieron a causa de la enfermedad tras suspenderse la cirugía o los tratamientos solicitados.

La medicina en su formato preventivo se ha prácticamente eliminado y en consecuencia los pacientes llegan a la consulta médica con el cáncer ya desarrollado.

“Como anécdota, los pacientes ahora se presentan más tarde con un cáncer oral más avanzado, lo que significa que los tumores son más grandes y la cirugía es más complicada”, dijo Matthew Garrett del Royal College of Surgeons.

El investigador principal del IPPR, Chris Thomas, dijo que la caída en las derivaciones por cáncer desde el inicio de la pandemia “corre el riesgo de crear una bomba de tiempo para los casos de cáncer no detectados así como una década de trastornos para los servicios sanitarios, a menos que se tomen medidas urgentes”.

La sobredimensión que la política y los medios de comunicación masivos han otorgado al virus del PCCh, no sólo en Gran Bretaña sino en el mundo entero, ha provocado una especie de sensación colectiva que parece indicar que lo único preocupante es lo que tiene que ver con la transmisión del virus, dejando de lado otro tipo de problemáticas igualmente graves como el cáncer. 

Fuente: Bles

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *