Breaking News

Los informes de la UE relacionan la vacuna de AstraZeneca con un trastorno neurodegenerativo raro

La EMA estudia un posible vínculo de la vacuna contra el coronavirus con el síndrome de Guillain-Barré

El regulador europeo de medicamentos está revisando varios informes de un trastorno neurodegenerativo raro -conocido como síndrome de Guillain-Barré- que ha aparecido en pacientes que habían recibido la vacuna de AstraZeneca contra el Covid-19, de forma que surgen nuevas preguntas sobre los posibles efectos secundarios de la vacuna.

Como parte de una revisión regular de los informes de seguridad de la vacuna de AstraZeneca, el comité de seguridad de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) está analizando los datos proporcionados por la farmacéutica sobre los casos de síndrome de Guillain-Barré (GBS), reveló este organismo el viernes, sin especificando el número de casos. La farmacéutica anglo-sueca no ha querido realizar comentarios al respecto.

La medida se produce después de que la EMA descubriera el mes pasado que las vacunas de AstraZeneca Johnson & Johnson pueden haber causado casos muy raros de coagulación de la sangre.

Si bien el regulador ha dicho que los beneficios de la vacuna barata y fácilmente transportable de AstraZeneca para combatir la pandemia mortal superan cualquier riesgo, varios países europeos tienen un uso limitado para grupos de mayor edad o han suspendido su uso por completo.

La EMA también ha respaldado la vacuna de Johnson & Johnson, que se basa en una tecnología similar a la de AstraZeneca.

El regulador asegura que el síndrome de Guillain-Barré se ha identificado como un posible evento adverso que necesita ser monitorizado específicamente durante el proceso de aprobación condicional de la vacuna, y agrega que ha solicitado datos más detallados sobre los casos a AstraZeneca.

POSIBLE RELACIÓN DE PFIZER Y MODERNA CON UNA MIOCARDITIS

El GBS es una afección neurológica poco común en la que el sistema inmunológico del cuerpo ataca la capa protectora de las fibras nerviosas. La mayoría de los casos surgen tras una infección bacteriana o viral.

La afección se ha relacionado en el pasado con las vacunas, sobre todo con una campaña de vacunación durante un brote de gripe porcina en Estados Unidos en 1976, y décadas más tarde con la vacuna utilizada durante la pandemia de gripe H1N1 de 2009.

Sin embargo, los investigadores han descubierto que las posibilidades de desarrollar síndrome de Guillain-Barré después de la vacunación son extremadamente pequeñas.

El viernes, la EMA también dijo que estaba investigando reportes de inflamación cardíaca relacionados con las vacunas de Pfizer-BioNTech y de Moderna. Dijo que no había indicios de que estos casos se debieran a las vacunas.

Tanto las vacunas de Pfizer-BioNTech como las de Moderna utilizan una nueva tecnología de ARN mensajero para desarrollar la inmunidad.

La semana pasada, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EEUU dijeron que no habían encontrado un vínculo entre la inflamación del corazón y las vacunas contra el Covid-19.

Pfizer BioNTech dijeron en una declaración conjunta que apoyarían la revisión de la EMA y que tampoco habían detectado indicios de un vínculo causal después de que se administraron más de 450 millones de dosis en todo el mundo.

La miocarditis no se observó a una tasa más alta de la que se esperaría en la población general, agregaron. Moderna no ha hecho comentarios.

Fuente El Mundo.es

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *