PREVENCIA

Seguridad | Salud | Prevención

Los peligros de ser blanco y conservador en Estados Unidos: Ashley Babbit

Los peligros de ser blanco y conservador en Estados Unidos. Pues son muchos. Ashley Babbitt, la simpatizante de Donald Trump que fue asesinada a tiros por la policía del Capitolio durante el asalto a la sede del Congreso el 6 de enero, es un ejemplo de ello.

El miércoles 14 de abril, los fiscales federales decidieron que no presentarían cargos penales contra el agente de policía anónimo que disparó su arma, a corta distancia, contra el veterano desarmado de las Fuerzas Aéreas americana. Esto no pretende en modo alguno servir de apología o racionalización del acto ilegal que se produjo ese día. Se trata de ilustrar una diferencia flagrante que existe en el proceso y la aplicación de la justicia y una ambivalencia ética que está supeditada a la ideología y sus mandatos culturales. 

Ser blanco y conservador en Estados Unidos

Existe un doble rasero convincente, tanto en el ámbito moral como en el jurídico, que el caso Babbitt pone de manifiesto. En efecto, en la actualidad coexisten dos sistemas judiciales diferentes en Estados Unidos. Si eres un negro desarmado y un agente de la ley blanco te dispara y te mata, independientemente de las circunstancias, habrá una presión pública, política, mediática y empresarial para que esto se convierta en un fallo del sistema, a menos que el negro americano sea conservador.

Típicamente, lo que sobrevendrá serán protestas bien organizadas, previsiblemente preparadas por movimientos comunistas como Black Lives Matter (BLM) y Antifa, que con alta probabilidad terminarán en disturbios, violencia, saqueos, tal vez incendios provocados, y la formación de cargos criminales contra el oficial de policía blanco. Esto sucederá en cuestión de horas. 

George Floyd y el caso más reciente de Daunte Wright son ejemplos recientes de este doble rasero en la investigación procesal penal y la aplicación de la ley. Conocemos el nombre de los policías implicados en la muerte de Floyd y Wright ¿Sabemos el nombre del policía que mató a cerca de Babbitt? ¿Por qué no tenemos esa información? La respuesta es sencilla. Las autoridades en los casos de Floyd y Wright, cedieron a la presión de las turbas y acomodaron el reclamo venenoso de “justicia” bajo la premisa, no de actos de brutalidad potencial policial o abuso de poder, sino de un acto criminal racista institucional, apuntalado por el orden social y político existente.    

Los fiscales federales del caso Babbitt se tomaron el tiempo necesario para investigar el caso y más tarde, tras un análisis exhaustivo de las pruebas, determinaron que no se presentarían cargos penales contra el agente de policía del capitolio implicado. El nombre del agente no se hizo público para proteger su intimidad y la de su familia.

La investigación para decidir si se presentaban cargos contra el agente que mató a Babbitt duró más de tres meses. En los casos de Floyd y Wright, se presentaron inmediatamente cargos penales contra los agentes correspondientes, así como su detención. Es evidente que se siguieron dos pautas diferentes de investigación y temperamento jurídico.

Cuando mueren civiles desarmados en manos de la policía, es realmente lamentable. Las circunstancias que rodean a los sospechosos y víctimas blancas y negras, también recibieron diferentes dosis de respuesta letal, de acuerdo con la variante de la situación. El asedio en el edificio del Capitolio de Estados Unidos, a efectos de comparación, fue calificado por muchos como un motín. La primavera y el verano de 2020 fueron testigos de más de 600 de ellos en todas las ciudades de Estados Unidos llevados a cabo por los comunistas BLM y Antifa.

Ciudades como Portland, Minneapolis, Seattle y Washington, D. C., atestiguaron ataques incendiarios violentos contra propiedades federales, incluidos cortes y comisarías, así como iglesias y empresas. Esto ocurrió en múltiples ocasiones. Las fuerzas públicas utilizaron gases lacrimógenos, balas de goma y toda una serie de armamento no letal para enfrentarse a los asaltantes. Este protocolo, sin embargo, no se siguió en la irrupción en el Capitolio de Estados Unidos ¿Por qué no se ejerció la misma moderación de la fuerza letal empleada contra los partidarios de Trump, en su mayoría, como Babbitt? ¿Por qué los grupos terroristas como BLM y Antifa han recibido un trato preferente?  

Floyd y Wright, efectivamente, se resistieron al arresto y forcejearon con agentes de policía que estaban en el proceso de hacer cumplir la ley. Además, ambos hombres tenían un oscuro pasado delictivo, Floyd más que Wright. Floyd había sido detenido anteriormente en nueve ocasiones diferentes entre 1997 y 2007, generalmente por cargos de drogas y robo a mano armada, según informa Snopes.

Floyd cumplió cuatro años de prisión tras aceptar un acuerdo de culpabilidad por un robo con agravantes en 2007 en un allanamiento de morada. Wright fue arrestado y acusado de robo agravado en primer grado en diciembre de 2019. Los documentos del Tribunal de Distrito del Condado de Hennepin (Minnesota) obtenidos por Fox News revelan que, después de haber sido liberado bajo fianza, transgredió la libertad condicional por una violación de armas y tenía una orden de arresto pendiente. Los antecedentes penales de Floyd y Wright no dan licencia a nadie para matarlos sin motivo.

La cuestión de las circunstancias atenuantes que tuvieron lugar mientras ambos hombres se encontraba en proceso de ser arrestados, sigue siendo un misterio en cuanto a si los oficiales implicados en su asesinato, recibirán una audiencia justa.

El agente que mató a Babbitt nunca tendrá que pasar por lo que los agentes Derek Chauvin y Kim Potter tendrán que afrontar. En el ámbito cultural hegemónico actual, el agente anónimo de la Policía del Capitolio tuvo la suerte de no disparar a un hombre negro que potencialmente podría recabar el apoyo de los movimientos terroristas marxistas.

Si en lugar de un veterano de las fuerzas armadas blanco y conservador de 15 años que había servido en varias giras en Afganistán e Irak sin antecedentes penales, el policía no identificado le hubiera disparado a alguien con el color de la piel y los antecedentes penales de Floyd y Wright, su destino sería muy diferente.   

Habría que preguntarle al régimen de Biden-Harris, al Partido Demócrata y a toda la cábala izquierdista que ha fabricado una descabellada teoría de la conspiración de la extrema derecha para justificar la represión del movimiento conservador de Estados Unidos, ¿dónde están los disturbios de la supremacía blanca con el asesinato de Babbitt?

Si hubiera habido algo de verdad en esta teoría de conspiración izquierdista desquiciada, etiquetada por algunos como “Blue Anon”, entonces estos grupos nacionalistas blancos, de extrema derecha, estarían haciendo disturbios y causando el caos que BLM y Antifa han causado. Tal vez, sabríamos el nombre del oficial que disparó a Babbitt y habría habido un juicio. Eso significaría que Estados Unidos sólo tendría un código moral y de justicia y no dos. 

Fuente: Tierra Pura

Compartir