Breaking News

Más de 100 empleados demandan a hospital en Texas por obligarlos a vacunarse

Más de 100 empleados de un hospital de Texas han presentado una demanda contra su empleador en un hospital de Texas por exigirles que se vacunen contra el virus del Partido Comunista Chino (PCCh) con alguna de las inyecciones experimentales en circulación.. 

La demanda contra Houston Methodist Hospital fue presentada el viernes por un total de 117 empleados del hospital que se resisten a ser vacunados obligatoriamente, informó FOX 26 en Houston. 

La demanda establece que, por primera vez en la historia de los Estados Unidos, un empleador está obligando a sus empleados a vacunarse “con una inyección experimental de modificación del gen de ARNm de COVID-19” o ser despedidos.

La primera página de la demanda incluye una declaración del director ejecutivo del Houston Methodist San Jacinto Hospital, David Bernard, que dice: 

“La vacunación al 100% es más importante que su libertad individual. Todos ustedes son reemplazables. Si no les gusta lo que hacen, pueden irse y reemplazaremos su lugar”.  

La demanda continúa afirmando que los empleados involucrados en la demanda declararon sentirse tratados como “conejillos de indias”, al ser obligados a inocularse una droga cuyos resultados se están investigando en este momento, y de no aceptarlo se quedarían sin trabajo.

El Dr. Marc Boom, presidente y director ejecutivo de Houston Methodist, respondió a la demanda diciendo que la mayoría de los empleados ya habían sido vacunados, y que la actitud de este centenar de personas que se negaban a ser inoculados, está poniendo en peligro la seguridad del resto y de los pacientes del hospital.

Luego también agregó: “Las vacunas COVID-19 han demostrado a través de rigurosos ensayos ser muy seguras y muy efectivas y no son experimentales”, lo cual resulta absolutamente falso. Las vacunas aún están en fase de experimentación según la autoridad sanitaria de Estados Unidos FDA (Food and Drug Administration), y sí aún se encuentra en este estadío de experimentación es justamente porque aún no se demostró que son seguras como lo afirma Boom.

El abogado Jared R. Woodfill, que representa a los empleados, dijo que el mandato, sobre la amenaza de despido, es una violación del Código de Nuremberg de la Segunda Guerra Mundial, que establece estándares éticos contra la experimentación humana. 

La vacunación debe ser un acto completamente voluntario, el cual no puede estar mediado por la fuerza, el engaño, la amenaza o la coerción, recomendó el abogado.

Además de los cuestionamientos morales asociados al riesgo de obligar a los empleados a vacunarse, está la cuestión legal que no es menos polémica. 

Finalizada la Segunda Guerra Mundial, cuando las audiencias de Nuremberg revelaron que los médicos nazis habían forzado o coaccionado a prisioneros de guerra y a otras personas a experimentos humanos riesgosos e incluso mortales, el tribunal ayudó a crear lo que se conoció como el Código de Nuremberg de 1947, el cual establece varias normas internacionales que apuntan a regular las actividades de experimentación en seres humanos. La mayor parte de los países, incluido Estados Unidos, adhiere y forma parte de estas normativas.

El primer y más extenso principio del Código determina cuáles son las estrictas condiciones para establecer el consentimiento voluntario de quienes se someten a la experimentación humana, incluido que el individuo no puede estar expuesto a “ningún elemento de fuerza, fraude, engaño, coacción, extralimitación u otra forma ulterior de restricción o coerción”.

No hay dudas sobre el hecho de que si el hospital exige a sus empleados a que reciban estos tratamientos experimentales es, por definición, coercitivo y viola este primer principio del Código de Nuremberg, lo que lo convierte, al menos en este punto, en una falta de ética manifiesta, que además incumple con las obligaciones legales a las cuales los Estados Unidos está comprometida internacionalmente.

Fuente Andrés Vacca – BLes.com

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *