PREVENCIA

Seguridad | Salud | Prevención

PREVENCIA > China > Niños chinos diagnosticados con Leucemia tras recibir vacunas contra el Covid-19 chinas

Niños chinos diagnosticados con Leucemia tras recibir vacunas contra el Covid-19 chinas

7 minutos de lectura
Read Time:7 Minute

Tras recibir su primera dosis de la vacuna contra el COVID-19, la hija de Li Jun, de 4 años, presentó fiebre y tos, que se aliviaron rápidamente tras una terapia intravenosa en el hospital. Pero después de la segunda inyección, el padre se dio cuenta de que algo estaba mal…

Apareció una hinchazón alrededor de los ojos de su hija que no desapareció. Durante semanas, la niña se quejó de dolores en las piernas, donde empezaron a aparecer moretones aparentemente de la nada. En enero, unas semanas después de la segunda dosis, a la niña de 4 años le diagnosticaron leucemia linfocítica aguda.

“Mi bebé estaba perfectamente sana antes de la dosis de la vacuna”, dijo Li (un alias), de la provincia norcentral china de Gansu, a The Epoch Times. “La llevé a una revisión de salud. Todo era normal”.

Li se encuentra entre los cientos de chinos que pertenecen a un grupo de redes sociales que afirman padecer o tener un miembro de su familia que sufre leucemia, desarrollada tras aplicarse vacunas chinas. Ocho de ellos confirmaron la situación al ser contactados por The Epoch Times. Los nombres de los entrevistados se han mantenido en secreto para proteger su seguridad.

Los casos de leucemia abarcan diferentes grupos de edad de todas las partes de China. Pero Li y otras personas señalaron especialmente el aumento de pacientes del grupo de edad más joven en los últimos meses, coincidiendo con el impulso del régimen para inocular a los niños de entre 3 y 11 años a partir del pasado octubre.

La hija de Li recibió su primera inyección a mediados de noviembre a petición de su preescolar. Ahora está siendo sometida a quimioterapia en el Hospital Popular de Lanzhou nº 2, donde al menos 20 niños están siendo tratados por síntomas similares, la mayoría de ellos de entre 3 y 8 años, según Li.

“Nuestro médico del hospital nos dijo que desde noviembre, los niños que acuden a su división de hematología para ser tratados por la leucemia han duplicado el número de años anteriores y que tienen escasez de camas”, dijo.

Li afirmó que al menos ocho niños del distrito de Suzhou, donde él vive, han muerto recientemente de leucemia.

No fue posible contactar inmediatamente con la división de hematología del hospital para obtener comentarios.

Presión nacional

Alrededor de 84.4 millones de niños de entre 3 y 11 años han sido vacunados hasta el 13 de noviembre, según las últimas cifras de la Comisión Nacional de Salud de China, lo que supone más de la mitad de la población de esa franja de edad.

Hubo cierta resistencia por parte de los padres chinos cuando se puso en marcha la campaña de vacunación infantil. Expresaron su preocupación por la falta de datos sobre los efectos de las vacunas chinas en los jóvenes. Las vacunas son suministradas por dos fabricantes de medicamentos chinos, Sinopharm y Sinovac, que tienen una tasa de eficacia del 79% y el 50.4%, respectivamente, según los datos disponibles de los ensayos realizados en adultos.

Hay poca información sobre los efectos de estas vacunas en la salud de los niños, y la Organización Mundial de la Salud dijo a finales de noviembre que no ha aprobado las dos vacunas para su uso de emergencia en menores de edad.

Pero los padres que eran reacios a vacunar a sus hijos se han enfrentado a la presión para cumplir. Algunos dijeron que perdieron bonos de trabajo o que sus supervisores hablaron con ellos. En otros casos, sus hijos se enfrentaron a castigos que iban desde la pérdida de honores hasta la prohibición de asistir a la escuela, como en el caso del hijo de 10 años de Wang Long.

“La escuela nos dijo el año pasado que lo lleváramos a vacunar en tal fecha, o no podría ir a clases”, dijo Wang, de la provincia oriental china de Shandong, a The Epoch Times.

El niño recibió su segunda dosis el 4 de diciembre. Un mes después, empezó a experimentar fatiga y fiebre baja. Ahora se encuentra en el Hospital Qilu de la Universidad de Shandong, donde se le está tratando de una leucemia aguda, diagnosticada el 18 de enero.

Censura

En WeChat, la plataforma de redes sociales china, Li ha llegado a conocer a más de 500 pacientes o a sus familiares que comparten la misma situación...

Cuando Li y otros pacientes llamaron al centro local de control de enfermedades, este les prometió una investigación. Pero estas investigaciones terminaban siempre con los funcionarios declarando que los casos de leucemia eran “casuales” y, por tanto, no estaban relacionados con las vacunas.

Las autoridades dijeron lo mismo en 2013, tras la muerte de más de una docena de niños pequeños después de las vacunas contra la hepatitis B.

Pero Li y otras personas en una situación similar no están nada convencidas.

“Me atrevo a decir que no hicieron ninguna verificación, sino que solo dan todas esas vueltas”, dijo Li.

Li sospecha que las autoridades lo están engañando. Los funcionarios le dijeron que un grupo de expertos iniciaría una investigación en su provincia, pero cuando llamó a la agencia sanitaria provincial, ésta negó saber algo, diciendo que los informes de estos casos nunca les habían llegado.

Li y otras personas que tratan de investigar este asunto también tienen pocas posibilidades de hacer oír su voz en la vasta maquinaria de censura china que filtra constantemente todo lo que se considera perjudicial para los intereses del régimen comunista.

“La información es bloqueada en el momento en que intentamos postear algo en internet. No se puede enviar”, dijo Li.

Cuando los dos máximos órganos políticos de China se reunieron la semana pasada en su encuentro anual más importante, en lo que Beijing llamó las “Dos Sesiones”, Li planteó en el grupo de WeChat la idea de hacer una petición en la capital para llamar la atención de las autoridades.

Ese mensaje llamó la atención de las autoridades inmediatamente.

“La policía nos llamó uno por uno”, dijo Li. “Dijeron que nos habíamos inventado las cosas y nos ordenaron que nos retiráramos del grupo de chat”.

Según Li, hay indicios que indican que las autoridades están al tanto de este asunto. Los médicos, cuando recibían a pacientes que presentaban síntomas similares, les preguntaban primero si se habían aplicado la vacuna, dijo, citando la información que había aprendido del grupo de WeChat.

“Se la aplicaron, decían, y ahí se acababa todo”, dijo sobre el interrogatorio de los médicos.

Li obtuvo la misma reacción cuando llamó a la línea de atención de la cadena estatal china CCTV con la esperanza de conseguir presencia en los medios de comunicación.

“En cuanto dijimos que los niños recibieron la vacuna COVID-19, me preguntaron si había contraído leucemia. Lo sabían”, dijo Li. “Dijeron que habían recibido muchas llamadas por este motivo”.

Desesperación

Se calcula que el coste del tratamiento oscila entre los 400,000 y los 500,000 yuanes (entre 63,093 y 78,867 dólares), más de 20 veces los ingresos promedios anuales.

Wang, cuyo hijo de 10 años fue diagnosticado con leucemia, es el único sostén de su familia y ya está presionado para pagar la hipoteca. Solo recibió unos 1000 yuanes (157 dólares) a través del programa estatal de asistencia social para ayudar a pagar el tratamiento de su hijo.

“Me quedé en el hospital hasta las 4 de la mañana de la noche anterior”, dijo Wang, añadiendo que la aplastante noticia ha dejado bastante “destrozada” a la madre del niño.

“Si lo hubiera heredado de la familia, lo aceptaríamos como nuestra suerte”, dijo Wang. “Pero ha enfermado por culpa de la vacuna. No puedo aceptarlo”.

Li, mientras tanto, ha estado pidiendo dinero prestado a sus familiares para los gastos del hospital. Parte del dinero llega en billetes de 20 y 30 yuanes, el equivalente a unos pocos dólares, dijo.

Li no ha recibido ninguna respuesta de las autoridades ni de los medios de comunicación.

Su amigo, que trabaja en la comisión sanitaria local que supervisa la distribución de vacunas, le ha dicho que no ponga muchas esperanzas en el asunto.

“Los funcionarios sabían que se podía contraer leucemia, pero ‘el brazo no es rival para el muslo’”, le dijo el amigo, refiriéndose a una metáfora china. “Esto es un problema nacional”.

La Comisión de Salud de la ciudad de Lanzhou, la Comisión de Salud de la provincia de Gansu, el Centro Provincial de Control y Prevención de Enfermedades de Gansu, el Centro de Prevención y Control de Enfermedades de Lanzhou, el Centro de Prevención y Control de Enfermedades de la ciudad de Jiuquan, Sinopharm y Sinovac no respondieron a las múltiples llamadas para pedir comentarios.

Fuente  TheEpochTimes

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.