16 de mayo de 2021

PREVENCIA

Seguridad | Salud | Prevención

«No se permite la entrada a quien se haya aplicado vacuna experimental»: Tienda de Canadá sorprende con un letrero en su puerta

Una empresa de salud y bienestar de Windsor, Ontario, Canadá, ha colocado un letrero que informa a los clientes que no se les permitirá ingresar a la tienda si han recibido una vacuna COVID-19.

Tony Pantalleresco, propietario de Herb Plus Beadworks en Ottawa Street, colocó el letrero en la puerta principal de su negocio que dice: “Tenga en cuenta que para garantizar la seguridad de nuestros empleados y clientes existentes, la tienda no permite la entrada a nadie que haya tomado la vacuna experimental».

Pantalleresco dice que si estás vacunado, no puedes entrar a la tienda.

«No es tan simple», dice. «Sin zapatos, sin camisa, no hay servicio. Ahora me ocupo de la genética. Esto es lo que estoy diciendo. No tenemos suficientes datos en este momento para decir que son seguros. Obviamente, no están a salvo, por eso ahora lo están llevando a cabo».

Alison Thompson, especialista en ética en salud pública de la Universidad de Toronto, dice que cree que existe un malentendido sobre la naturaleza de las vacunas de ARNm.

“Estas son vacunas de ARN, no son vacunas que afectan el ADN y me parece que lo que podría estar sucediendo aquí es que existe el temor de que ocurra una mutación genética que pueda ser transferible a otras personas y aquí es donde la ciencia es mal entendida por este individuo”, dice.

También hay riesgos comerciales a considerar.

“Siempre que alguien quiera restringir el acceso a su negocio privado, esa es su prerrogativa”, dice Thompson. “Esto raya en una discriminación sobre el estado biológico de las personas. Por lo general, escuchamos a personas que dicen lo contrario, a menos que tenga una vacuna, no se le permite asistir a un concierto o ingresar a un local».

Thompson dice que el debate sobre los pasaportes de vacunas aún continúa.

“Esto es lo inverso de eso, así que a primera vista piensas que si puedes justificarlo de una manera, podrías justificarlo al revés, pero en este caso no hay una base científica para excluir a alguien de la tienda» dice ella.

Sin embargo, Pantalleresco tiene sus válidas razones. Como servicio de atención médica esencial, dice que es arriesgado, que los seguros no los cubren y que los vacunados aún pueden usar el servicio en la acera.

“Los seguros no te van a apoyar si algo sale mal”, dice. “Si alguien entra en su tienda, alguien se enferma por estar en contacto porque ha recibido el inyectable porque es un programa, entonces qué. Entonces puede pasar algo porque vamos a perder nuestro negocio. Estamos perdiendo nuestros negocios a cualquiera debido a esta mala política».

Pantalleresco tiene previsto mantener el cartel por ahora.

Fuente: Tierra pura

Compartir