Obispo peruano prohíbe «bendiciones» entre personas del mismo sexo, dice que Fiducia Supplicans «daña la comunión de la Iglesia»

0
Compartir

El obispo calificó la bendición de parejas irregulares y parejas del mismo sexo como «un grave abuso del Santísimo Nombre de Dios, que se invoca sobre una unión objetivamente pecaminosa de fornicación, adulterio o, peor aún, actividad homosexual».

Un obispo peruano rechazó un documento aprobado recientemente por el papa, diciendo que «daña la comunión de la Iglesia» y prohibiendo a sus sacerdotes bendecir uniones irregulares o entre personas del mismo sexo.

Mons. Rafael Escudero López-Brea, de 61 años, ordinario de la diócesis peruana de Mayobamba, publicó ayer una carta a sus sacerdotes, religiosos y laicos para orientarlos «ante la confusión sin precedentes causada por el Documento de los suplicantes de Fiducia […]».

López-Brea explicó el daño que plantea el documento, que sugiere que las relaciones pecaminosas, como las que se dan entre personas en matrimonios irregulares o parejas del mismo sexo, pueden ser bendecidas, plantea la Iglesia Católica:

Este documento daña la comunión de la Iglesia, ya que tales bendiciones contradicen directa y gravemente la revelación divina y la doctrina y práctica ininterrumpidas de la Iglesia Católica, incluido el reciente magisterio del Papa Francisco, por lo que no hay citas a lo largo de la Declaración que apoyen el magisterio anterior. En su Responsum de 2021, la Congregación para la Doctrina de la Fe nos dijo, con la firma del Santo Padre, que «La Iglesia no tiene, ni puede tener, el poder de bendecir las uniones de personas del mismo sexo».

El obispo calificó la bendición de parejas irregulares y parejas del mismo sexo como «un grave abuso del Santísimo Nombre de Dios, que se invoca sobre una unión objetivamente pecaminosa de fornicación, adulterio o, peor aún, actividad homosexual». Señaló que el Catecismo de la Iglesia Católica enseña que «los actos homosexuales son desordenados y, sobre todo, contrarios a la ley natural» (CIC 2357).

«Dios nunca bendice el pecado», agregó López-Brea. «Dios no se contradice a sí mismo. Dios no nos miente. Dios, que siempre ama al pecador incondicionalmente, por esta razón, busca que se arrepienta, se convierta y viva. Dios desea el bien para todos nosotros».

Al igual que muchos otros comentaristas, el obispo de Moyobamba señaló que el documento dice confusamente que las parejas pueden ser bendecidas, pero no las uniones.

«Esta distinción nos deja perplejos y confundidos, porque el acto de bendecir […] sigue siendo una bendición de la misma naturaleza», escribió. «Bendecir a una pareja es bendecir la unión que existe entre ellos. No hay una manera lógica y real de separar una cosa de otra. ¿Por qué, si no, pedirían una bendición juntos y no dos por separado?»

El obispo está aún más preocupado de que otros obispos y sacerdotes hayan estado participando en el «horrendo sacrilegio» de la «bendición indiscriminada» de las uniones pecaminosas.

«El problema de fondo es mucho más grave, y es que no pocos hermanos en el episcopado y sacerdotes, en contravención de la moral objetiva de la Sagrada Escritura y de la Sagrada Tradición, han confundido durante mucho tiempo al Pueblo de Dios con la bendición indiscriminada de estas uniones objetivamente desordenadas y, por tanto, pecaminosas, incurriendo en un sacrilegio horrendo. «, escribió López-Brea.

Concluyó que, «dada la falta de claridad en el documento», los sacerdotes de su diócesis «deben seguir la práctica ininterrumpida de la Iglesia hasta la fecha, que es bendecir a toda persona que pide la bendición, y no a las parejas del mismo sexo o irregulares».

«Evitaremos todo escándalo, confusión, inducción al pecado, y al mismo tiempo continuaremos mostrando la misericordia que la Iglesia siempre ha mostrado a cada pecador que se acerca a ella, sobre todo ofreciéndole la conversión, el perdón, la vida de la Gracia y la Vida Eterna», agregó.

«La Iglesia bendice a los pecadores, pero nunca su pecado o su relación pecaminosa».

El obispo condenó los esfuerzos de los prelados heterodoxos para legitimar las uniones irregulares y entre personas del mismo sexo como destructivos y sugirió que algunos están tratando intencionalmente de destruir la doctrina:

Queridos sacerdotes y fieles laicos, no minimicemos las consecuencias destructivas y miopes que resultan de este esfuerzo realizado por algunos jerarcas de la Iglesia para legitimar tales bendiciones, en algunos casos con buenas intenciones y en otros, como muchos han venido diciendo, con la intención de destruir el Sagrado Depósito de la Tradición de la Iglesia.

López-Brea citó su propio juramento de defender la fe antes de prohibir a sus sacerdotes bendecir las uniones pecaminosas:

«El día de mi ordenación episcopal, juré solemnemente ‘conservar el depósito de la fe en pureza e integridad, de acuerdo con la Tradición observada siempre y en todas partes en la Iglesia desde los tiempos de los Apóstoles'», recordó. «Por esta razón, exhorto a los sacerdotes de la Prelatura de Moyobamba a no realizar ningún tipo de bendición de parejas en situación irregular o de parejas del mismo sexo».

López-Brea también animó a los pecadores verdaderamente arrepentidos a presentarse para recibir bendiciones y, «aún mejor, la absolución sacramental y la Sagrada Comunión».

No reflexionó que Fiducia supplicans ha tenido la sanción papal del papa Francisco. En cambio, exhortó a sus sacerdotes a «seguir cultivando su unión filial con el actual Pontífice de la Santa Iglesia de Dios, el Papa Francisco, con los que le precedieron y con los que vendrán». La palabra clave aquí, sin embargo, puede ser «actual».

El Dicasterio para la Doctrina de la Fe, que ahora está bajo la dirección del cardenal Víctor Manuel Fernández, publicó el 18 de diciembre de 2023 el documento de 5.000 palabras Fiducia supplicans, «Sobre el significado pastoral de las bendiciones». Fue recibido con la aprobación de los obispos de Alemania, Austria, Suiza y Bélgica, pero con el rechazo de los obispos de muchos países del Sur Global, particularmente en África, y con cautela en otros lugares.

El cardenal Fernández, un argentino, es ampliamente considerado responsable de la teología que sustenta la controvertida exhortación postsinodal del papa Francisco de 2016 Amoris Laetitia. El cardenal Gerhard Müller, quien se desempeñó como prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, como era entonces, desde 2012 hasta 2017, reveló recientemente que la CDF había tenido un archivo sobre Fernández debido a preocupaciones sobre su ortodoxia.

Fuente LifeSites


Descubre más desde PREVENCIA

Subscribe to get the latest posts sent to your email.

Deja un comentario

Descubre más desde PREVENCIA

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo