Breaking News

Ocupan la sede de la Asociación Brasileña de Productores de Soja para protestar contra «el modelo devastador del agronegocio»

El hambre azota a Brasil y las protestas se suceden. Un grupo de manifestantes ocupó este jueves la sede de la Asociación Brasileña de Productores de Soja en Brasilia (Aprosoja) para denunciar «el protagonismo de la agroindustria en el aumento del hambre, la miseria y del precio de los alimentos». 

El movimiento Via Campesina Brasil asumió el acto, que también se llevó a cabo en otras cuatro regiones del país. En la capital, unas 200 personas enarbolaron carteles en los que se podía leer «Bolsonaro financia el hambre» o «La soja no llena los platos». Gran parte de la soja, la gran destacada entre los cultivos en el gigante latinoamericano, se exporta como pienso para animales. 

En los videos, que circulan en las redes sociales, se observa a los manifestantes lanzando globos de pintura contra el edificio. Aprosoja fue una de las asociaciones que apoyó los actos antidemocráticos convocados por el presidente, Jair Bolsonaro, el pasado 7 de septiembre.

«La lucha por la soberanía alimentaria pasa por la lucha contra el modelo devastador del agronegocio», reiteró Marco Baratto, miembro de la dirección del Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST).

«Desigualdad social»

Hace pocas semanas, manifestantes de varios movimientos sociales también ocuparon la Bolsa de Valores de Sao Paulo en protesta por el desempleo, la inflación y el hambre. 

«Ocupamos la Bolsa de Valores de Sao Paulo, el mayor símbolo de especulación y desigualdad social. Mientras las empresas se benefician, la gente pasa hambre y el trabajo es cada vez más precario. ¡Quien mantiene a Bolsonaro ahí [en el poder] son los dueños del mercado!», denunció entonces el Movimiento de Trabajadores Sin Techo (MTST).

Un informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) estima que un 23,5 %, 49,6 millones de brasileños, vivieron algún tipo de inseguridad alimentaria entre 2018 y 2020, lo que supone un aumento de un 5,2 % frente a 2014 y 2016, último periodo analizado.

En abril, otro estudio de la Red Brasileña de Investigación en Soberanía y Seguridad Alimentaria y Nutricional apuntó que al menos 116,8 millones de brasileños sufrieron algún tipo de inseguridad alimentaria durante los últimos meses de 2020 y, entre ellos, 19,1 millones pasaron hambre.

Por otro lado, la inflación a doce meses se ubicó en 10,25 % en septiembre, alcanzando por primera vez los dos dígitos desde 2016, lo que supone un duro golpe para la población más pobre. 

Fuente: RT

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *