Políticos eslovacos denuncian el Tratado Pandémico de la OMS como un esfuerzo «globalista» para debilitar a las naciones

0
Compartir

«A los globalistas les gustó el control sobre las personas durante el COVID, por lo que quieren convertirlo en el nuevo estándar en el futuro», dijo el eurodiputado y presidente del Movimiento de la República, Milan Uhrík.

Los políticos eslovacos se están pronunciando en contra del tratado pandémico de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que ha sido duramente criticado por tratar de reemplazar la soberanía de las naciones en tiempos de brotes de enfermedades globales. Estonia ya ha rechazado el tratado propuesto y Nueva Zelanda ha pisado el freno.

«A los globalistas les gustó el control sobre las personas durante el COVID, por lo que quieren convertirlo en el nuevo estándar en el futuro», dijo el eurodiputado y presidente del Movimiento de la República Milan Uhrík, según el medio de comunicación eslovaco Denník N. «Esto es para lo que se está preparando el nuevo acuerdo sobre la pandemia».

Un borrador del Tratado sobre Pandemias de la OMS, que se completará para su consideración en la 77ª Asamblea Mundial de la Salud en 2024, pretende ser un «acuerdo mundial sobre prevención de pandemias» y se aplicaría a los 194 países miembros de la organización. Como ha informado LifeSiteNews, el acuerdo sobre la pandemia supuestamente «tiene como objetivo lograr una mayor equidad y eficacia para la prevención, preparación y respuesta a la pandemia a través de la más completa cooperación nacional e internacional».

La iniciativa comenzó en diciembre de 2021 en respuesta a lo que la OMS ha calificado como el «fracaso catastrófico de la comunidad internacional a la hora de mostrar solidaridad y equidad en respuesta a la pandemia de la enfermedad por coronavirus (COVID-19)».

Los críticos del tratado propuesto, que se ha presentado junto con nuevas enmiendas al Reglamento Sanitario Internacional (RSI) de la OMS, han expresado serias preocupaciones sobre el impacto de los controles de salud pública globalizados en la soberanía de los países miembros. El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha argumentado que la oposición al tratado se basa en «información errónea» y que las preocupaciones sobre la pérdida de soberanía nacional son «tonterías».

Sin embargo, independientemente de las afirmaciones de Ghebreyesus, en Eslovaquia, donde los votantes eligieron recientemente al controvertido primer ministro populista Robert Fico, los políticos se están pronunciando en contra del inminente tratado. Según algunos legisladores, el tratado es un intento «globalista» de arrebatar el poder a las naciones individuales bajo el pretexto de la preparación para emergencias.

Tomáš Taraba, ministro de Medio Ambiente del SNS (Partido Nacional Eslovaco), argumentó que el «gobierno no aceptará ningún tratado de la OMS que transfiera la soberanía nacional para hacer frente a cualquier pandemia a un organismo supranacional», según Denník N.

Dijo que tal plan para transferir la soberanía nacional ha sido «circulado en los documentos de trabajo» del tratado, «donde se supone que la OMS tiene el derecho de negar la soberanía de los estados y los derechos humanos».

El propio primer ministro eslovaco también parece haber rechazado el tratado pandémico propuesto por la OMS.

Un líder populista, Fico ha hecho campaña contra el suministro de ayuda militar en Ucrania, se ha opuesto firmemente a la migración masiva desde países de Medio Oriente y ha rechazado la agenda LGBT. Aunque fue miembro del Partido Comunista al principio de su carrera, ha sido ridiculizado como autoritario por grupos de izquierda y comparado con el líder conservador húngaro Viktor Orbán y el expresidente de Estados Unidos Donald Trump por su retórica nacionalista y su rechazo a las prioridades globalistas actuales.

En un discurso pronunciado el 17 de noviembre, el recién elegido primer ministro dijo que su partido «no apoyaría el fortalecimiento de los poderes de la Organización Mundial de la Salud a expensas de los Estados soberanos en la gestión de la lucha contra las pandemias».

Según una traducción al inglés del discurso compartida en las redes sociales, Fico criticó el tratado como una «tontería» que «solo podía ser inventada por compañías farmacéuticas codiciosas que comenzaron a percibir la oposición de algunos gobiernos contra la vacunación obligatoria».

«De acuerdo con la Constitución de la República Eslovaca, la validez de tales acuerdos internacionales a favor de la Organización Mundial de la Salud requiere el consentimiento del Consejo Nacional de la República Eslovaca», dijo, y agregó que no «cree que los partidos políticos soberanos eslovacos expresen tal aprobación» y que su partido «ciertamente no lo hará».

LifeSiteNews no pudo verificar de forma independiente la exactitud de la traducción al inglés del discurso de Fico. Una traducción similar también fue publicada en formato escrito por el Dr. William Makis, un opositor a los controles de COVID. Los sentimientos atribuidos a Fico en el discurso traducido también son compartidos por su asesor, Erik Kaliňák.

Según Denník N, Kaliňák dijo que el tratado pandémico de la OMS era «otro de los esfuerzos de los globalistas para debilitar el poder de los Estados-nación y transferir competencias y poderes de las manos de políticos que responden ante los ciudadanos a manos de funcionarios elegidos por nadie».

Y la oposición al tratado de la OMS no se ha limitado a Eslovaquia. Nueva Zelanda ha presionado para que se realice una «prueba de interés nacional» antes de firmar el tratado y Estonia ha rechazado rotundamente el plan.

En Estados Unidos, numerosos gobernadores, legisladores y activistas republicanos han dado la voz de alarma sobre el acuerdo propuesto por la OMS, que a los críticos les preocupa que esencialmente ceda la soberanía nacional a la organización transnacional durante emergencias de salud pública como la COVID-19.

El año pasado, el gobernador republicano de Florida y candidato presidencial republicano para 2024, Ron DeSantis, rechazó la propuesta, argumentando que las «élites» habían abogado por «políticas perniciosas» durante la pandemia de COVID-19 y que «no hay manera» de que Florida «apoye alguna vez» el acuerdo global.

La gobernadora republicana de Dakota del Sur, Kristi Noem, el gobernador republicano de Virginia, Glenn Younkin, y el senador republicano Marco Rubio, de Florida, rechazaron de manera similar las enmiendas al tratado y al RSI, y Rubio argumentó que las enmiendas «darían el control de las decisiones de salud pública estadounidenses a la corrupta OMS».

El presidente de Women’s Rights Without Frontiers, Reggie Littlejohn, argumentó en 2022 que si se implementaran las enmiendas que se estaban considerando en ese momento, «resultarían en una erosión significativa de la soberanía de Estados Unidos, en nuestra capacidad para determinar por nosotros mismos si algo constituye una emergencia sanitaria y, de ser así, el mejor enfoque para esa emergencia».

Un borrador de documento publicado a principios de este año parece reafirmar la soberanía nacional durante las pandemias, pero hace una clara excepción para los países cuyas políticas son supuestamente dañinas.

Según el documento, «de conformidad con la Carta de las Naciones Unidas y los principios del derecho internacional», los Estados miembros de la OMS conservan «el derecho soberano de determinar y gestionar su enfoque de la salud pública, en particular la prevención de pandemias, la preparación, la respuesta y la recuperación de los sistemas de salud, de conformidad con sus propias políticas y legislación, siempre que las actividades dentro de su jurisdicción o control no causen daños a sus pueblos y a otros países».

Queda por ver cómo la OMS determinaría en la práctica si las actividades de los Estados miembros «causaron o no daño a sus pueblos y a otros países».

Durante el brote de COVID-19, los países y estados que se opusieron a las directrices nacionales e internacionales al negarse a exigir el uso de mascarillas, inyecciones, normas de confinamiento, etc., recibieron una condena generalizada por parte de los medios de comunicación y expertos de izquierda, que sugirieron que esos estados y países estaban perpetuando la propagación del virus al no cumplir con las controvertidas y a menudo dañinas recomendaciones de salud pública.

Mientras tanto, Human Rights Watch se quejó recientemente de que el borrador actual del tratado en realidad no va lo suficientemente lejos como para eludir a los gobiernos nacionales.

En un informe del 7 de noviembre, la organización dijo que el borrador actual dice que las reglas de la OMS estarían sujetas a las leyes nacionales y que «las partes parecen ser simplemente ‘alentadas’ a ‘adoptar políticas, estrategias y/o medidas’ pero no a ‘cumplir’ con ‘leyes’ específicas».

«Este enfoque debilita significativamente la responsabilidad de los gobiernos para llevar a cabo la preparación, la prevención, la respuesta y la recuperación de acuerdo con el derecho internacional de los derechos humanos», argumentó el grupo.

Fuente LifeSites


Descubre más desde PREVENCIA

Subscribe to get the latest posts sent to your email.

Deja un comentario

Descubre más desde PREVENCIA

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo