Breaking News

Quién es Pedro Castillo, el comunista fanático de Maduro que puede llegar a la presidencia de Perú

El candidato de Perú Libre ha logrado un sorpresivo triunfo en la elección presidencial y ahora deberá ir a segunda vuelta contra Keiko Fujimori. La peligrosa agenda que quiere implementar en el país que podría desembocar en una dictadura.

El recuento definitivo en Perú todavía está siendo llevado a cabo pero hay una cosa que es segura: el candidato de extrema izquierda comunista Pedro Castillo irá a segunda vuelta.Al 90% escrutado, todo indica que Castillo y Keiko Fujimori, hija del ex presidente Alberto Fujimori, irán a ballotage el mes que viene, en lo que será una elección muy particular ya que Castillo pertenece a una facción sindical que defiende el ideario de la agrupación marxista terrorista Sendero Luminoso, que el padre de Keiko combatió durante los primeros años de su mandato en los 90s y llegó a erradicar del país. Debido al profundo sentimiento anti-fujimorista que existe en el país, que trasciende a la izquierda o a la derecha, Castillo tiene una posibilidad real de imponerse en la elección, a pesar de su agenda ultra radical. Pedro Castillo es un maestro escolar pero que ha ejercido buena parte de su vida la actividad sindical, liderando la huelgas de maestros del 2017, cuando le exigían al gobierno mayores salarios y la eliminación de las evaluaciones periódicas que hacía el Ministerio de Educación para medir el desempeño del personal docente. Forma parte del Sindicato Único de Trabajadores de la Educación del Perú (Sutep), donde lidera una facción disidente que responde al Movimiento por Amnistía y Derechos Fundamentales (Movadef), brazo político de la organización terrorista Sendero Luminoso. A pesar de que hace menos de un mes el candidato ni aparecía en las encuestas (medía menos de 2%), Castillo ha logrado de forma sorpresiva ubicarse en primer lugar, logrando captar a muchos electores de izquierda más conservadora ante la desilusión por el progresismo galopante de la otra candidata izquierdista, Verónica Mendoza, considerada como una de las jugadoras del chavismo en Perú.

Castillo pertenece el partido Perú Libre, que promulga una agenda comunista con propuestas sacadas directamente de medidas que ha aplicado Nicolás Maduro en Venezuela o los Castro en Cuba.

El programa de gobierno que figura en su página web fue escrito por el criminal ex gobernador de Junín y líder del partido Vladimir Cerrón Rojas, quien se presentó en esta elección como vicepresidente de Castillo. Cerrón Rojas se recibió de médico en Cuba, donde también recibió entrenamiento político.

Los miembros de Perú Libre no ocultan su deseo de convertir al país en una dictadura. Rechazan el concepto de democracia liberal, y explican en su ideario que desean reemplazarla con asambleas populares regionales donde el poder legislativo, judicial y ejecutivo esté concentrado en un solo organismo.

Entre sus principales propuestas está la de nacionalizar todos los recursos estratégicos del país, poner límites a las ganancias de los empresarioseliminar las jubilaciones privadaseliminar todos los tratados comerciales y cerrarse al mundoabolir la libertad de expresiónnacionalizar la prensa y para lograr todo esto, primero una reforma a la Constitución existente, escrita justamente por Alberto Fujimori en 1993.

El partido además tiene un tinte conservador y profundamente católico, ya que defiende el núcleo familiarpromete erradicar la ideología de género de las escuelas y pelear contra la homosexualidad. Estas propuestas fueron las que lo destacaron entre los votantes de izquierda de la candidata Verónika Mendoza, quien promovía una agenda profundamente progresista.

El ideario de Perú Libre advierte en las páginas 29 y 30 que “el socialismo no aboga por la libertad de prensa, si no por una prensa comprometida con la educación y la cohesión de su pueblo“, y cita al dictador ruso Vladimir Lenin: “Gran razón tenía Lenin cuando manifestó que la verdadera libertad de prensa solo es posible cuando está libre del yugo del capital“.

En la página 16 promete “una estatización masiva de la economía peruana, de los principales yacimientos mineros, gasíferos, petroleros, y centros energéticos”. Y agrega unas páginas más adelante: “se estatizarán los principales servicios, como los correderos aéreos, ferrocarriles, y puertos“.

Sobre el empleo, aclara en la página 43: “Los sueldos de los empresarios deberán ser múltiplos de las remuneraciones delos obreros, y con límites que establecerá el Estado, como por ejemplo el obrero menos calificado ganará no menos de 20 veces el sueldo del empleador“.

Además considera las AFP (fondos de jubilación privados) “una forma de esclavitud moderna” y asegura que buscará romper relaciones con todos los países del mundo excepto Venezuela, Bolivia y Cuba.

Fuente: Bles

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *