PREVENCIA

Seguridad | Salud | Prevención

PREVENCIA > Internacional > Reino Unido: Cirujano que marcó sus iniciales en el hígado de pacientes es expulsado del registro médico

Reino Unido: Cirujano que marcó sus iniciales en el hígado de pacientes es expulsado del registro médico

2 minutos de lectura
Read Time:2 Minute

Un cirujano del Reino Unido que grabó sus iniciales en el hígado de dos pacientes fue eliminado este martes del registro médico, según reportó The Guardian.

El cirujano Simon Bramhall de 57 años, admitió haber usado una máquina de haz de argón para grabar sus iniciales en los órganos de sus pacientes en dos oportunidades durante el 2013, mientras trabajaba en el Hospital Queen Elizabeth de Birmingham, Inglaterra.

Ese mismo año, después de que otro cirujano vio las iniciales durante la cirugía de seguimiento de uno de sus pacientes, Bramhall fue suspendido por primera vez de su puesto como cirujano consultor.

En 2014 presentó su renuncia en el hospital de Birmingham en medio de una investigación interna de su conducta.

Luego en 2018, fue condenado por agresión, se le impuso una orden comunitaria y también fue multado con 10.000 libras (unos 13.800 dólares).

Pero en diciembre de 2020, el Servicio de Tribunales de Médicos Practicantes (MPTS) dictó una suspensión por cinco meses del registro médico. Sin embargo, el Consejo Médico General apeló la decisión por considerar que la sanción era “insuficiente para mantener la confianza del público” en la profesión y el caso se volvió a presentar al tribunal para su revisión.

En ese momento el asesor legal del cirujano argumentó que la “aptitud para ejercer” del ex médico “no se vio afectada” y “que este caso nunca se trató de sus habilidades quirúrgicas; más bien se trataba de la falta de respeto del Sr. Bramhall por la dignidad de los pacientes”, según indicó CBS News.

Así es que el MPTS coincidió en que no había riesgo de repetición del hecho y se revocó la orden que lo suspendía de la práctica.

Pero el martes el MPTS, luego de una revisión de las causas, dijo que la acción del cirujano fue un “acto nacido de un grado de arrogancia profesional” y que “socavaron” la confianza pública en la profesión médica.

El tribunal dijo: “La agresión física de dos pacientes vulnerables mientras estaban inconscientes en un entorno clínico, uno de los cuales experimentó un daño emocional significativo y duradero, socava gravemente la confianza de los pacientes y del público en la profesión médica e inevitablemente trae desprestigio a la profesión en su conjunto.”

Después de la audiencia, se puso en marcha una suspensión inmediata, aunque la misma puede ser apelada nuevamente dentro de los 28 días siguientes por el polémico cirujano.

Fuente Vanesa Catanzaro – BLes

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.