Breaking News

Revista médica aconseja excluir a padres que se opongan a la transformación sexual de sus hijos

Los gobiernos deberían excluir a los padres que se oponen a la transformación hormonal y quirúrgica de sus hijos, según un artículo publicado en el establecimiento Journal of Medical Ethics.

Cuando los padres rechazan que sus hijos sean transgénero, «los padres deberían perder el poder de veto sobre la mayoría de los cuidados pediátricos relacionado

Los médicos capacitados deberían respetar los deseos de los niños una vez que decidan que éstos están «informados y son competentes» para tomar una decisión de por vida sobre su salud médica, sus relaciones sexuales y sus opciones reproductivas, argumenta Priest en el artículo del 8 de junio:

«Si la comunidad médica va a tomar en serio el testimonio de los LGBT (como debería), entonces ya no es tarea de los médicos hacer su propia ponderación de los costes y beneficios de la atención relacionada con la transición. Suponiendo que el paciente esté informado y sea competente, entonces sólo el paciente infantil puede hacer esta evaluación, porque sólo el paciente tiene acceso al verdadero peso de los beneficios relacionados con la transición»

«Tomar en serio el testimonio del paciente LGBT también significa que los padres deben perder el poder de veto sobre la mayoría de los cuidados pediátricos relacionados con la transición», argumenta Priest.

La mayor parte del artículo está oculta al que sólo se puede acceder pagando. El resumen es fácilmente disponible a través del sitio PubMed.gov del gobierno.

La publicación del artículo es otro paso más del sector médico, que pretende arrebatar silenciosamente más poder y estatus a los padres que crean, cuidan, crían y educan a la próxima generación de estadounidenses. El artículo no tiene ningún poder legal o regulador.

Aun así, su publicación anima a jueces, médicos y políticos afines a ampliar aún más la autoridad legal, la base de clientes y los ingresos del sector, a pesar de la oposición pública.

Hasta la fecha, muchos miles de niños y niñas han sido empujados y empujadas a declarar que sienten angustia psicológica por el sexo masculino o femenino de sus cuerpos. Las declaraciones han estimulado una creciente ola de costosos tratamientos que aún no han mostrado ninguna prueba clara de éxito.

La administración del presidente Joe Biden está ansiosa por acelerar el apoyo a las afirmaciones de que las personas merecen tratamiento por la angustia por el supuesto sexo equivocado de sus cuerpos. La administración busca impulsar esas afirmaciones porque ayudan a la doctrina progresista de que los dólares de los contribuyentes deben utilizarse para liberar a las personas de cualquier restricción a su libertad.

Pero las afirmaciones sobre la transexualidad también justifican un mayor papel de los especialistas formados en la universidad, los especialistas en ética, las leyes y los reglamentos en la sociedad estadounidense. Los periodistas progresistas respaldan en gran medida este movimiento político en los medios de comunicación del establishment, pocos de los cuales muestran algún escepticismo sobre las reivindicaciones transgénero.

Sin embargo, hay pocas pruebas científicas o médicas de los beneficios de los tratamientos ofrecidos para este supuesto malestar psicológico, como las hormonas que bloquean la pubertad, la cirugía y una amplia variedad de regulaciones cívicas.

La normativa incluye la presión de las empresas sobre los empleados y clientes para que validen las afirmaciones de las personas que han cambiado de sexo.

Muchos profesionales de la medicina del establishment denuncian a sus compañeros de profesión que ponen de relieve los riesgos para la salud de los fármacos, las hormonas y la cirugía, o el aislamiento sexual y social de las personas que se declaran transgénero o las fuentes alternativas de salud mental de las reclamaciones de los niños. Sin embargo, cada vez hay más testimonios de que el daño médico a los niños causado por los progresistas es grande y creciente:

Los multimillonarios detrás de la agenda LGBTQ y transgénero:

George Soros,

Peter Buffett (hijo de Warren Buffett),

Tim Gill

La dinastía Stryker

Han donado cientos de millones a la causa. ¿Por qué? 

Pocos medios de comunicación del establishment están informando sobre el número de jóvenes que dan marcha atrás en su afirmación de ser transgénero:

Lectura obligada sobre el tema: Las víctimas de la transexualidad infantil han hablado. Vea también ESTE documental.

Un número creciente de encuestas, y de debates públicos, muestran que el público estadounidense está cada vez más alarmado por la agresiva reescritura por parte de sus gobiernos de las normas que se desarrollaron para ayudar a los dos sexos complementarios, niños y niñas, hombres y mujeres, a competir y cooperar.

Por ejemplo, una encuesta realizada en septiembre de 2020 por Spry Strategies y patrocinada por el Frente de Liberación de la Mujer entre 3.500 probables votantes, mostraba que el 54% de los votantes se oponía firmemente a que los niños se sometieran a operaciones quirúrgicas relacionadas con el sexo o a que tomaran hormonas para el sexo opuesto. Sólo el 8% está muy de acuerdo.

Hasta ahora, pocos de los principales políticos nacionales del Partido Republicano han denunciado la expansión transgénero.

Fuente: Tierra Pura

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *