Breaking News

«Se rinden ante la ideología anticristiana del globalismo»: Arzobispo Viganò reprende a los cardenales pro-LGBT

En una nueva entrevista exclusiva por escrito con LifeSiteNews, el ex nuncio arzobispo estadounidense Carlo Maria Viganò condena el reciente respaldo del Papa Francisco al sacerdote promotor de la homosexualidad, el padre James Martin.

“Es un gesto suicida en el que los líderes de la Iglesia se rindan incondicionalmente a la ideología anticristiana del globalismo y entregan a todo el rebaño de Cristo como rehén del Enemigo, abdicando de su papel de Pastores y mostrándose por lo que realmente son: mercenarios y traidores ”, dijo.

Es, dijo el arzobispo Viganò, “escandaloso para con Dios, escandaloso para el honor de la Iglesia, un asunto de grave escándalo para los fieles y un abandono desolador para sacerdotes y confesores que se pueda dar una voz a un jesuita [p. James Martin] quien basa su éxito personal no en una acción pastoral adecuada que busque la conversión de los homosexuales individuales con respecto a la moralidad, sino en la promesa ilusoria de algún cambio en la doctrina católica que legitimaría el comportamiento pecaminoso de las personas ”.

El exrepresentante del Vaticano en Estados Unidos, conocido internacionalmente por exponer el encubrimiento de los abusos del ahora excardenal Theodore McCarrick, se muestra en la entrevista (texto completo a continuación) como un destacado maestro de la fe capaz de llegar al simple y al erudito simultáneamente con una verdad que, aunque cruda, está impregnada de caridad.

Al explicar la enseñanza de la Iglesia sobre el delicado tema de la homosexualidad, el arzobispo Viganò dijo: “La Iglesia, fiel a la enseñanza de su Cabeza, es Madre y no madrastra: no complace las debilidades y la inclinación al pecado de sus hijos, pero advierte los exhorta, los castiga con sanciones medicinales para llevar a cada alma al propósito para el que ha sido creada, es decir, la bienaventuranza eterna ”.

“Es necesario demostrar, con paciencia pero firme dirección espiritual”, dijo, “que todo ser humano tiene un destino sobrenatural y un camino de sufrimiento y sacrificios que lo templan y lo hacen digno de su recompensa eterna. ¡No hay resurrección sin Calvario, no hay victoria sin lucha! “

“Esto es cierto”, agregó, “para cada alma redimida por Nuestro Señor: tanto el casado como el célibe, el sacerdote y el laico, el hombre y la mujer, el niño y el anciano”.

“La batalla contra la propia naturaleza corrompida por el Pecado Original nos une a todos: el que maneja el dinero debe luchar contra la tentación de robar, el que está casado debe luchar contra la tentación de traicionar a su cónyuge, el que vive en la castidad debe luchar contra las tentaciones contra la pureza, el que come buena comida debe luchar contra la tentación de la glotonería, y el que está expuesto al aplauso público debe luchar contra la tentación del orgullo ”.

“Así, con humildad y confianza en la Gracia de Dios, y recurriendo a la intercesión de la Virgen Inmaculada, toda persona que el Señor pone a prueba, incluso en la dolorosa situación de la homosexualidad, debe comprender que está en la batalla. contra el pecado que uno conquista su lugar en la eternidad “.

Y aunque sus palabras para aquellos que luchan con las tendencias al pecado fueron claras, firmes y amorosas, su comentario sobre los pastores que engañarían a las ovejas fue severo.

Viganò elogió a los pastores que en caridad usan la disciplina para llamar a los católicos descarriados a la verdad negándoles la Sagrada Comunión: “Los pastores que son fieles al mandato conferido por Nuestro Señor no solo reconocen su situación de pecado público, sino que tampoco desean agravarlo con la profanación del Santísimo Sacramento ”, dijo.

Sin embargo, dijo, los prelados que abogan por lo contrario, “como Cupich, Tobin, Gregory y sus seguidores” son “aún más rebeldes” que los políticos abortistas que conceden la Sagrada Comunión y son ellos mismos “indignos de celebrar la Sagrada. Misterios “.

Lea la entrevista completa exclusivamente a continuación:

LifeSiteNews: ¿Qué opinas del apoyo del Papa Francisco al Padre James Martin?

Monseñor Viganò: La ideología LGBTQ + y la teoría de género que presupone como su postulado representan una amenaza mortal para toda nuestra sociedad, la familia, la persona humana, y también obviamente para la Iglesia, porque disuelven el cuerpo social, las relaciones entre sus miembros. , y el concepto mismo de realidad biológica de los sexos, que se cambia arbitrariamente a la autopercepción subjetiva cuestionable y variable de cada persona en función del género. Muchos no se dan cuenta del caos que esto provocará no solo en los hábitos civiles y familiares sino también en los religiosos, tan pronto como el reconocimiento del movimiento LGBTQ + conduce inevitablemente a personas con lo que podría definirse como disforia de género.exigiendo ser acogido en parroquias y comunidades. Un ejemplo emblemático podría ser el caso de un hombre ordenado sacerdote que en determinado momento cree que se identifica como mujer: ¿debemos prepararnos para la eventualidad de ver la misa celebrada por un transexual o un travesti? ¿Y cómo conciliar la persistente existencia del cromosoma masculino, que define indefectiblemente la materia del Sacramento del Orden Sagrado, con las apariciones de una mujer? ¿Qué debemos pensar del caso de una monja que, desarrollando una autopercepción masculina, exige ser trasladada a una comunidad religiosa de hombres y tal vez incluso recibir las Sagradas Órdenes? Este engaño, cuyas consecuencias son absurdas y perturbadoras en el ámbito civil, aplicado al ámbito religioso, infligiría un golpe mortal al cuerpo eclesial ya torturado.

Hay que tener en cuenta los motivos que han llevado a una personalidad como James Martin, SJ, a gozar de tanta notoriedad y visibilidad en el ámbito eclesial e incluso en las instituciones romanas, recibiendo un nombramiento como Consultor del Dicasterio para las Comunicaciones y siendo recientemente beneficiario de una carta manuscrita de Bergoglio. Su compromiso ostentoso en apoyo del movimiento pan-sexualista ofrece efectivamente un apoyo considerado y acrítico para una serie ilimitada de variaciones y perversiones sexuales. Tal adhesión a priori no es el deplorable exceso de un solo jesuita, sino que representa la acción planificada de una vanguardia ideológica que ya se ha mostrado incontrolable y capaz de orientar el propio “Magisterio” de Bergoglio y su corte.

La ideología LGBTQ + constituye el nuevo paradigma moral de la religión globalista del indistinto, que es de clara matriz gnóstica y luciferina. La ausencia de dogmas revelados sobrenaturalmente sirve como premisa de un superdogma poshumano, en el que la fe se pervierte en una aceptación incondicional de todo tipo de herejía y depravación, la esperanza se disuelve en la afirmación absurda de una salvación ya garantizada hic et nunc , y la Caridad se corrompe en una solidaridad horizontal privada de su referencia última en Dios. El activismo del jesuita Martín presagia el ministerio arcoíris de la Era de Acuario, la religión del Anticristo y la adoración de ídolos y demonios, comenzando con la sucia Pachamama.

Por eso, el indecente y escandaloso respaldo bergogliano a las aberrantes provocaciones de James Martin es sólo un paso más en un camino que arrancaba con su famoso “ ¿Quién soy yo para juzgar? ”En perfecta coherencia con la línea de“ ruptura ”de este“ pontificado ”. Es un gesto suicida en el que los líderes de la Iglesia se rinden incondicionalmente a la ideología anticristiana del globalismo y entregan a todo el rebaño de Cristo como rehén del Enemigo, abdicando de su papel de Pastores y mostrándose por quienes realmente son: mercenarios. y traidores. Escandalizados, asistimos a la transición de “ argumentar, obsecra, increpa, insta oportuno importune ” – “ redarguye, suplica , reprende, sé instantáneo a tiempo y a destiempo” (2 Timoteo 4: 2) – a “loquimini nobis placentia ”-“ háblenos cosas agradables ”(Is 30,10).

Por tanto, no es de extrañar que James Martin goce de tal aprecio en las más altas esferas del Vaticano, que según la metodología vigente desde el Vaticano II deja las manos libres a los exponentes más agitados de las corrientes progresistas y luego adopta la dialéctica hegeliana entre las tesis de la moral natural y católica, la antítesis de las desviaciones doctrinales y la síntesis de un nuevo magisterio acorde con los tiempos.

Esta forma de proceder, que a algunos les puede parecer una prudente actualización de la mentalidad secularizada de nuestro tiempo, revela sin embargo una abismal traición a la enseñanza de Cristo y a la ley impresa en el hombre por su Creador. Una mayor licencia en el vicio –en gran medida deseada y promovida por la ideología anticristiana dominante en la actualidad– no legitima en modo alguno esta negación por parte de la Jerarquía del mandato que ha recibido de Nuestro Señor, ni puede autorizar operaciones de adulteración que apuntan únicamente a complacer el espíritu mundano y la corrupción de la moral. Por el contrario, cuanto más presiona la corriente principal para que se cancelen los principios inmutables de la moral católica, más los pastores tienen el deber de alzar la voz para reafirmar sin vacilar lo que Dios les ha mandado predicar.

Por tanto, me parece indignante para Dios, escandaloso para el honor de la Iglesia, grave escándalo para los fieles y desolador abandono para sacerdotes y confesores que se pueda dar voz a un jesuita que no basa su éxito personal en una pastoral adecuada. acción que busca la conversión de los individuos homosexuales con respecto a la Moral, pero sobre la ilusoria promesa de algún cambio en la doctrina católica que legitimaría la conducta pecaminosa de las personas y otorgaría la dignidad de interlocutor a los llamados movimientos LGBTQ +. El mero uso de este acrónimo, que apoya a las personas identificándolas mecánicamente en su perversión sexual específica contra la naturaleza, demuestra una postración de James Martin y sus colaboradores ante las demandas del lobby pan-sexual, que la Iglesia no puede aceptar ni legitimar en la menos.

En cualquier caso, si una gran parte del Clero está tan impaciente por ver las demandas de la ideología LGBTQ + respaldadas por la Jerarquía, esto se debe claramente a un execrable conflicto de intereses y a una profunda crisis moral y disciplinaria.

¿Es posible cambiar la enseñanza de la Iglesia con respecto a las uniones homosexuales, sobre todo teniendo en cuenta que el “Papa” Francisco ha aprobado públicamente las uniones civiles, que en el pasado fueron condenadas por documentos magisteriales del Vaticano?

Es necesario aclarar que las conductas contrarias al Sexto Mandamiento del Decálogo, especialmente las relativas a los desórdenes sexuales que ofenden al Creador en la distinción natural de los sexos mismos y en la finalidad procreadora del acto conyugal, no pueden ser objeto de actualización alguna, no incluso bajo la presión de grupos de poder o leyes inicuas promulgadas por la autoridad civil.

La mentalidad hedonista y pan-sexualista que se encuentra en la base de la ideología dominante en la actualidad, según la cual el ejercicio de la sexualidad no está intrínsecamente ordenado a la procreación sino que puede tener como único fin la satisfacción no regulada del placer, también debe ser denunciada sin vacilación. Esta visión es repugnante al orden natural querido por el Creador, que hace lícito el acto sexual sólo en la unión de los esposos bendecidos por el Sacramento y abiertos a la concepción. Es evidente que, dado que la naturaleza en primer lugar no hace posible la procreación entre dos hombres o dos mujeres, toda forma de sexualidad entre personas del mismo sexo está intrínsecamente desordenada y, como tal, no puede justificarse de ninguna manera.

Las uniones civiles no son más que formas de legitimación pública del concubinato en las que la pareja no asume las responsabilidades y deberes vinculados a la institución natural del matrimonio. Si la autoridad civil aprueba tales uniones, abusa de su propia autoridad, que la Providencia ha instituido dentro de los límites muy precisos del bonum commune y nunca en contradicción directa con la salus animarum que la Iglesia vela con su autoridad materna. Pero si tales uniones son ratificadas por la autoridad eclesiástica, la traición al mandato divino se suma a la perversión del propósito por el cual el Legislador supremo lo quiso, haciendo que toda forma, incluso implícita, de aprobación oficial de las conductas pecaminosas y escandalosas de facto, nula y escandalosa. 

Hay muchos obispos en los Estados Unidos que firman cartas en apoyo de la identificación como LGBT y confirman esta orientación, al igual que otros, como el cardenal Cupich, sugieren que las parejas homosexuales pueden recibir la Sagrada Comunión. ¿Cuál es su mensaje para los católicos que pueden estar desconcertados por tales pronunciamientos?

El pseudo-magisterio de los últimos años, en particular el de Amoris Laetitia con respecto a la admisión a los sacramentos de los concubinarios públicos y divorciados, ha abierto una brecha en esa parte del Magisterio que incluso después del Vaticano II se había preservado de la demolición sistemática por parte de los innovadores. Por tanto, no es de extrañar, incluso en su absoluta gravedad, que una vez admitidas a la Sagrada Comunión las personas que se encuentran en estado de pecado mortal, esta desafortunada decisión se extienda a las personas que no tienen capacidad para contraer matrimonios legítimos, ya que no son una pareja formada por un hombre y una mujer. Pero en una mirada más cercana, esta visión heterodoxa también concierne a los políticos que en su acción de gobierno y compromiso social contradicen públicamente la enseñanza católica y traicionan el compromiso de coherencia que asumieron con su Bautismo y Confirmación. Por otro lado.

¿Cuál es la enseñanza esencial e inmutable de la Iglesia con respecto a la homosexualidad?

La Iglesia, fiel a la enseñanza de su Cabeza, es Madre y no madrastra: no satisface las debilidades y la inclinación al pecado de sus hijos, sino que los amonesta, los exhorta y los castiga con sanciones medicinales para llevar a cada alma a la fe. el propósito para el que ha sido creado, es decir, la bienaventuranza eterna. Toda alma, querida y amada por Dios, ha sido redimida por el Redentor en la Cruz, por quien ha derramado su misma Sangre: Cujus una stilla salvum facere totum mundum quit ab omni scelere. Como leemos en el Adoro te devoto , compuesto por el Doctor Communis , una sola gota de la Preciosísima Sangre de Cristo tiene el poder de salvar a toda la raza humana de todos sus pecados.

La enseñanza inmutable de la Iglesia es simple, cristalina e inspirada por el amor de Dios y el amor al prójimo por Él. No se impone como una castración cruel de las tendencias y orientaciones de la persona humana que defiende irracionalmente como legítimas, sino como un desarrollo amoroso y armonioso del individuo hacia el único fin que puede cumplirlo plenamente y que corresponde a la voluntad, esencia íntima de su naturaleza. El hombre nace para amar, adorar y servir a Dios, y así alcanzar la bienaventuranza eterna en la gloria del Paraíso.

Hacerle creer que complaciendo los instintos corruptos del pecado original y de los pecados personales, de alguna manera puede realizarse lejos de Dios y contra Él, constituye un engaño culpable y una responsabilidad gravísima por parte de quienes abusan de su papel de Pastores en orden para engañar a las ovejas y arrojarlas al abismo.

En cambio, es necesario mostrar, con paciencia pero firme dirección espiritual, que todo ser humano tiene un destino sobrenatural y un camino de sufrimiento y sacrificios que lo templan y lo hacen digno de su recompensa eterna. ¡No hay resurrección sin Calvario, no hay victoria sin lucha! Esto es cierto para cada alma redimida por Nuestro Señor: tanto el casado como el célibe, el sacerdote y el laico, el hombre y la mujer, el niño y el anciano. La batalla contra la propia naturaleza corrompida por el Pecado Original nos une a todos: el que maneja el dinero debe luchar contra la tentación de robar, el casado debe luchar contra la tentación de traicionar a su cónyuge, el que vive en castidad debe luchar contra las tentaciones contra la pureza, el que come buena comida debe luchar contra la tentación de la glotonería,

Así, con humildad y confianza en la Gracia de Dios, y recurriendo a la intercesión de la Virgen Inmaculada, toda persona que el Señor pone a prueba, incluso en la dolorosa situación de la homosexualidad, debe comprender que está en la batalla contra pecado de conquistar su lugar en la eternidad, hacer que la Pasión de Cristo no se vuelva vana, y hacer brillar el esplendor de la Misericordia de Dios hacia sus criaturas, a quienes Él ayuda en el momento de la tentación, no con la aprobación ilusoria de las inclinaciones al mal sino señalando el glorioso destino que nos espera a cada uno de nosotros: ser admitidos a las Bodas del Cordero con el manto real que nos ha preparado.

Que seamos asistidos en esta peregrinación terrena por la Gracia recuperada con la Absolución sacramental y el alimento celestial de la Sagrada Eucaristía, el Pan de los Ángeles y promesa de gloria futura.

Fuente: Tierra Pura

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *